Montero promete a Arellano un incremento de 300 millones en las inversiones estatales en Andalucía

El consejero andaluz, Antonio Ramirez de Arellano, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero./SUR
El consejero andaluz, Antonio Ramirez de Arellano, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / SUR

La ministra de Hacienda confirma al consejero que el Estado movilizará 1.680 millones de euros adicionales para la Junta si logra aprobar las cuentas y la flexibilización del déficit

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se comprometió ayer con el consejero de la Junta de Economía y Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, a tener en cuenta el peso poblacional de Andalucía en el Estado, casi el 18%, para destinar ese mismo porcentaje de las inversiones de infraestructuras regionalizadas a esta comunidad. Se trata de repescar la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía, que dispuso que durante siete años el Ejecutivo central invirtiera ese porcentaje en Andalucía, aunque ninguno de los gobiernos, hasta concluir su vigencia en 2014, lo cumplió. El compromiso implicaría sumar unos 300 millones de euros más a la cantidad que el Gobierno de Mariano Rajoy dibujó en las cuentas estatales de este año (1.486,75 millones de euros, el 14,4% del total regionalizable) y que Pedro Sánchez hizo suyas.

Esta es la principal novedad de la entrevista ayer tarde de la ministra con el consejero y antecesor suyo al frente de Hacienda en la Junta, quien solicitó la reunión. Montero le hizo un hueco pese a lo apretado de su agenda, centrada ahora en negociar con varios grupos del Congreso un borrador de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Sin esos presupuestos aprobados ninguna promesa podrá cumplirse, ni el compromiso de las inversiones estatales como tampoco la confirmación de 1.680 millones de euros adicionales por diferentes conceptos para la financiación de la Junta en el próximo ejercicio.

Arellano pidió la entrevista cuando no se había anunciado la convocatoria de elecciones en Andalucía, pero ya estaba en la mente de la presidenta que serían el día 2 de diciembre. El PSOE andaluz presionó para que de la reunión saliera un compromiso de calendario para saldar deudas pendientes del anterior Gobierno del PP tanto en financiación autonómica como en inversiones estatales, algo más de 5.400 millones de euros, según la misma Montero calculó en su día. La Moncloa hizo saber su malestar por estas presiones a la ministra, enfrascada en llevar a buen puerto los primeros Presupuestos del Gobierno de Sánchez para lo que tiene que ponerse de acuerdo con Podemos e independentistas catalanes. La reunión con Arellano se produjo mientras Montero cerraba flecos con Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, se reunió anoche con Pedro Sánchez para dar el broche definitivo.

La presión andaluza bajó el diapasón y Ramírez de Arellano dijo que la reunión tendría carácter «preparatorio» y «explotario» sobre lo que podría venir a Andalucía de las cuentas del Estado. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, circunscribió el éxito del encuentro a que Montero confirmara que los PGE incluirían el compromiso que le hizo Pedro Sánchez en la entrevista de ambos en La Moncloa en julio. «Queremos analizar con la ministra las inversiones prioritarias, a las que ya se ha comprometido el presidente del Gobierno conmigo en la reunión de junio y en las distintas conversiones», dijo la presidenta en alusión a las partidas para proyectos ferroviarios como el AVE de Granada y la línea Algeciras-Bobadilla.

Montero no concretó nada de proyectos, pero sí admitió que los PGE incluirán 300 millones de euros más que este año, según informó el consejero tras la reunión. Este aludió al corredor ferroviario, al que se le podría añadir alguna novedad más en el Consejo de Ministros que se celebrará en Sevilla el próximo día 26, como algo sobre el prometido plan de empleo, que tampoco Montero quiso concretar. Lo más probable es que Pedro Sánchez lo anuncie como un gesto suyo hacia Andalucía a las puertas de la campaña de las que serán sus primeras elecciones como presidente del Gobierno.

Arellano también informó tras la reunión la confirmación de que Andalucía contará con al menos mil millones de euros adicionales de financiación para sus Presupuestos de 2019. El Gobierno ya anunció 730 millones de euros de las entregas a cuenta y de 350 millones de euros si logra que el Congreso apruebe la flexibilización del objetivo del déficit autorizada por Bruselas. El delegado del Gobierno, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, anunció el pasado 17 de septiembre otros 400 millones de euros más por una nueva liquidación del IVA (impuesto en parte cedido a las comunidades) más favorable que la que hacía el anterior ministro Cristóbal Montoro. La ministra Montero confirmó esta cantidad a Arellano y le añadió otros 200 millones de euros por la revisión igualmente de la liquidación de otros impuestos.

Los más de mil millones

En total serían 1.680 millones de euros más de financiación, pero todos ellos están sujetos a la aprobación de los PGE.

En cualquier caso, tampoco Arellano puede hacer nada con estas perspectivas de ingresos adicionales hasta que no pasen las elecciones. Disuelto el Parlamento el actual Gobierno no podrá elaborar ni aprobar el Presupuesto. Será el Gobierno que salga de las urnas el 2 de diciembre el que pueda hacerlo. La reunión ayer no tenía justificación, según la oposición, salvo para reclamar a Montero lo que ella exigió a Montoro, un nuevo modelo de financiación y el compromiso de acordar en una comisión mixta lo que el Estado adeuda a Andalucía. Pero de eso nada se habló.

 

Fotos

Vídeos