Marín subraya la estabilidad que supone la aprobación de los presupuestos, que garantizan servicios públicos y fomentan la inversión y el empleo

Marín y Moreno, en la votación de los presupuestos. /Efe
Marín y Moreno, en la votación de los presupuestos. / Efe

El vicepresidente de la Junta avanza que ya se trabaja en la elaboración de las cuentas de 2020 para que sean aprobadas en plazo

JOSÉ LUIS PIEDRA

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, puso de relieve la importancia de la aprobación hoy de los primeros presupuestos del gobierno del cambio que conforman PP-A y Cs por la estabilidad que van a conferir a Andalucía y a su desarrollo.

El también líder andaluz de Cs destacó también que estas cuentas son la garantía de mantenimiento de los servicios públicos fundamentales, además de suponer un incremento importantísimo para el estado del bienestar, sanidad, educación y políticas sociales.

Además, el número dos del ejecutivo andaluz aseguró que estas cuentas van a fomentar la inversión y el empleo. Marín explicó que los presupuestos van a ayudar a la inversión, con una reforma fiscal que va a permitir, como ya se está viendo, que Andalucía sea un referente para nuevas empresas que quieran abrir espacios de negocio en esta comunidad. Además, prosiguió, van a ayudar a la creación de empleo, especialmente a las pymes y a los emprendedores y autónomos.

Marín precisó que el Gobierno autonómico no va a parar en su tarea y ya está trabajando en la elaboración de las cuentas autonómicas de 2020 para que se aprueben en plazo.

El vicepresidente andaluz se congratuló también de la aceptación de enmiendas de todos los grupos parlamentarios incluidos lo de la oposición y precisó que «esto no había ocurrido nunca antes con los gobiernos del PSOE-A y que, en cambio, este nuevo Ejecutivo de PP-A y Ciudadanos sí ha considerado que había enmiendas interesantes que enriquecían el texto y, por ello, se han asumido».

Por último, Marín lamentó la actitud de PSOE-A y Adelante Andalucía haya sido «no estar dispuestos ni a oír ni escuchar ni siquiera a leerse los presupuestos para poder buscar puntos de encuentro», pese al esfuerzo del ejecutivo por admitir algunas de sus propuestas.