Marín promete a Moreno no exigir más en la Junta por el sorpasso de Cs al PP

Imagen de archivo de Juanma Moreno y Juan Marín. /
Imagen de archivo de Juanma Moreno y Juan Marín.

Los dos dirigentes hablan largo y tendido sobre las consecuencias de las elecciones y conciertan dejar fuera a estas para salvar el Gobierno

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSASevilla

Una de los interrogantes que el resultado de las elecciones generales de este domingo ha dejado en Andalucía es cómo va a afectar al Gobierno de coalición del PP y Cs en la Junta. Las urnas no solo han reflejado una enmienda a la totalidad a la alianza de las derechas que el pasado enero desalojaron a los socialistas de la Junta con la victoria rotunda de este partido. El principal argumento del PP para la investidura de Juanma Moreno como presidente fue que el suyo fue el partido más votado de los tres del cambio, pese a que había sufrido un gran descenso al pasar de 33 a 26 diputados frente a la escalada de Ciudadanos, que subió de 9 a 21 escaños en el Parlamento andaluz. Pues bien, en las generales de este pasado domingo, Cs ha corroborado ese ascenso rebasando al PP en casi 24.000 votos y empatando en diputados, 11.

El partido naranja se coloca como primera fuerza de las tres que sustentan el Gobierno de la Junta y como segunda de las seis con representantes andaluces en las Cortes Generales. El varapalo de las urnas al PP, al que el PSOE le arrebata feudos como Almería, ha dejado en estado de 'shock' al partido del presidente. De tal forma que Moreno no ha salido a valorar los resultados como jefe del Ejecutivo andaluz y tampoco como presidente de su partido en esta comunidad. Su único comentario ha sido esta mañana en Twitter para felicitar a Pedro Sánchez. Fuentes del PP admitieron la noche electoral de la preocupación de Moreno por cómo iba a responder su socio tras el 'sorpasso' unido a la evidente pugna por el liderazgo de la oposición a Sánchez de los dos líderes nacionales, Pablo Casado y Albert Rivera.

El encargado de responder a las cuitas del presidente de la Junta ha sido Juan Marín. En una comparecencia ante los periodistas, el vicepresidente ha afirmado que el resultado «no influye absolutamente nada» en el Gobierno. «No va a haber ningún cambio dentro del Gobierno ni vamos a pedir absolutamente nada más de lo que se firmó en el programa de 90 medidas con el que se dirige Andalucía», zanjó Marín, para quien «el escenario es cristalino y los que quieran ir en otra dirección y plantear otros fantasmas que se vayan olvidando«.

Las declaraciones de Marín se produjeron después de una larga conversación telefónica con Juanma Moreno en la mañana de hoy, una vez masticados los resultados electorales, en los que el PP pasa de 23 a 11 diputados en Andalucía y de 18 a 8 senadores. Ambos se han comprometido a dejar fuera al Gobierno andaluz de las consecuencias electorales de las generales y también de lo que ocurra en las municipales y europeas del 26 de mayo. Marín ha utilizado una expresión, la de «encapsular» las elecciones generales y municipales porque son de «ámbitos distintos» al de las autonómicas. Moreno y Marín parecen haber consensuado quedarse a salvo de la vorágine de sus respectivos partidos en la zona de confort de la Junta.

La estabilidad del Gobierno andaluz no depende solo del PP y Cs, sino también de Vox, con quien deben contar para sacar adelante las iniciativas legislativas y la más importante de todas, la del Presupuesto de la Junta. Marín defiende ahora como de «extrema normalidad» las relaciones con el grupo parlamentario de Vox, al que, no obstante, envió un aviso: «Si no eres útil para los ciudadanos, te castigan».

PP y Cs confían en que constituidas las Cortes Generales y pasados los comicios municipales y europeos del 26 de mayo, el partido de Abascal pierda foco en Andalucía y se convierta en un socio de apoyo parlamentario menos incómodo que hasta ahora. El presidente del grupo Vox en el Parlamento, Francisco Serrano, parece estar de acuerdo cuando al ser preguntado sobre si afectarán los resultados del 28A en la estabilidad del Gobierno de la Junta, respondió que, «de momento, no», pero que habrá que plantearse esa pregunta tras las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo.

El bipartito ha aplazado la presentación del proyecto de ley de Presupuestos al 1 de junio, después de estos comicios por lo que hasta entonces no se sabrá qué pedirá a cambio Vox. Marín ya avisó a este grupo que se olviden de reducir partidas a la violencia machista o la memoria histórica.

En la estabilidad también cuenta el papel de un PSOE ya restablecido del duelo de la pérdida de la Junta con el buen resultado de este domingo en Andalucía. Los socialistas no dejarán de meter cizaña en la coalición PP-Cs, a la que dan poco más de un año de vida. «Si yo fuera (Juanma) Moreno y me levanto siendo la tercera fuerza política, teniendo de socio a alguien que me ha adelantado, y sacando once escaños, la verdad es que es para mirárselo», ha respondido el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, al ser preguntado por los periodistas.