La Manada seguirá libre hasta que dictamine el Supremo

La Audiencia de Pamplona rechazó ayer el último recurso posible contra la libertad de los cinco condenados por el ataque grupal a una joven

PABLO OJER

Pamplona. Los cinco sevillanos condenados por abusar sexualmente de una joven madrileña en los Sanfermines de 2016 seguirán en libertad hasta que el Supremo dicte la sentencia firme. La Manada no tendrá que preocuparse por su reingreso en prisión, salvo que cometan nuevos delitos, hasta que el Supremo decida sobre los recursos presentados contra la condena de la Audiencia de Navarra, que les impuso nueve años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales con prevalimiento.

La Sala Segunda de la Audiencia de Navarra, la misma que los condenó en abril, decidió ayer desestimar los recursos de súplica presentados por las acusaciones contra la decisión de mantener la libertad provisional a los cinco miembros de La Manada, que el propio tribunal ratificó el 3 de enero. Este es el último recurso posible contra su libertad bajo fianza salvo que los cinco condenados infrinjan alguna de las condiciones que se les impuso el tribunal sentenciador -presentaciones tres veces por semana ante el juez, prohibición de salir del país, y alejamiento de la víctima-, lo que permitiría presentar una nueva petición de encarcelamiento.

Tribunal dividido

El tribunal rechazó el recurso con los mismos apoyos que en la primera ocasión, dos votos contra uno, el del presidente de la sala, José Francisco Cobo, que considera que se dan elementos suficientes para el ingreso en prisión de los encausados. Los jueces que se impusieron en la votación, Ricardo González y Raquel Fernandino, se remitieron a su anterior resolución, en la que afirmaron que si bien la confirmación de la pena por el tribunal superior de Navarra «supone confirmación temporal de los indicios de culpabilidad inicialmente apreciados» y «que los hechos por los que han resultado condenados son graves, por afectar a la libertad sexual», «no implica que de ello se derive, indefectiblemente, un incremento del riesgo de fuga, que justifique la modificación de la situación personal de los encausados». Al contrario, destacaron que han cumplido las medidas cautelares, tienen arraigo familiar en Sevilla y no disponen de capacidad económica para huir.

El abogado de los jóvenes sevillanos, Agustín Martínez Becerra, se mostró de acuerdo con la nueva resolución porque «no hay ningún elemento, no hay ningún motivo para que se pudiese modificar la resolución». Uno de los abogados de la víctima, Carlos Bacaicoa, por su parte, lo achacó a «un recurso mal concebido» puesto que, en su opinión, los recursos deberían ser resueltos por un tribunal superior, no por el sentenciador.

 

Fotos

Vídeos