Maíllo llama «jetas» a diputados de Vox por seguir con actividades privadas

Antonio Maíllo y el bombero malagueño Miguel Roldán, investigado por la justicia italiana. :: sur/
Antonio Maíllo y el bombero malagueño Miguel Roldán, investigado por la justicia italiana. :: sur

El líder de Adelante y también el portavoz del PSOE arremeten con dureza contra Vox por comparar Salvamento Marítimo con un taxi para inmigrantes

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El coordinador de Izquierda Unida en Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, desplegó ayer una dura crítica hacia el grupo parlamentario de Vox por varias de sus iniciativas, entre ellas por la pretensión de algunos de sus diputados de seguir con actividades privadas al tiempo que mantienen el sueldo de la Cámara, tras lograr de la Comisión del Estatuto del Diputado el visto bueno para ello.

«Estos de Vox son unos jetas, tienen la patria en el bolsillo», aseveró Maíllo al comparecer en rueda de prensa en el Parlamento. La citada comisión parlamentaria, que delibera a puerta cerrada, ha concedido la compatibilidad solicitada por 15 diputados, entre ellos ocho de Vox, en la mayoría de los casos para seguir ejerciendo una actividad privada. Son los casos del portavoz y del presidente del grupo, Alejandro Hernández y Francisco Serrano, respectivamente, quienes han obtenido el visto bueno para seguir trabajando en sus despachos de abogados para terminar casos pendientes antes de las elecciones del 2 de diciembre y sin cobrar minutas, según explicó Hernández.

Tanto PSOE como Adelante votaron en contra de estas compatibilidades, según pudo saber este periódico. Maíllo expresó su malestar porque de las peticiones solo una, la del diputado de Podemos (Adelante Andalucía) David Moscoso ha sido rechazada. Este pidió la compatibilidad de diputado y profesor universitario, pero ha sido rechazada por la mayoría PP, Cs y Vox. Moscoso denunció en un comunicado la «vulneración de derechos» y la «quiebra de la democracia» en la Cámara autonómica por el rechazo a su petición.

Maíllo reclama una reforma de la Ley Electoral ya que considera que es laxa con la compatibilidad de la actividad privada y muy dura con una pública tan transparente como la docencia. El portavoz del PP, José Antonio Nieto, partido que respaldó las compatibilidades, admitió que algunas de las peticiones de Maíllo «son razonables».

El líder de Adelante fue muy crítico con Serrano, al considerar que este se puede aprovechar de su proyección como diputado en beneficio de su despacho y sacar un lucro indirecto. «El caso del señor Serrano es muy evidente, un misógino que se dedica a defender a padres maltratados». «Aquí hay gente que ha venido a lo que ha venido, han venido a forrarse», argumentó.

Esta polémica se mezcló con dos iniciativas de Vox. Una de ellas es una proposición no de ley para debatir en el próximo Pleno en la que se solicita la regulación del operativo de Salvamento Marítimo porque, en opinión de este grupo, con sus actuaciones en auxilio de las pateras se consigue lo contrario de lo deseado y mueren más personas en el Estrecho. En la exposición de motivos, Vox compara Salvamento Marítimo con «taxis con puntos de recogida» de inmigrantes. Aunque el portavoz de Hernández explicó que la iniciativa no pretende criticar a Salvamento Marítimo, su portavoz adjunta, Luz Belinda Rodríguez, incidió en que este servicio «no hace rescates, sino que sirve de autobús a las mafias».

Maíllo, que en la mañana mantuvo un encuentro con el bombero malagueño Miguel Roldán, que está siendo investigado por la justicia italiana por una presunta cooperación en el tráfico de personas cuando auxiliaba a inmigrantes frente a Libia, recriminó a Vox su actitud frente a quienes hacen «una labor humanitaria salvando vidas».

No solo Maíllo. El portavoz del PSOE, Mario Jiménez, se mostró en contra de que la PNL prosperase en el orden del día del Pleno que votó la junta de portavoces al considerar que va «contra los principios democráticos y contra los derechos humanos». «Esto sobrepasa cualquier límite y un Parlamento democrático tiene que plantarse ante estos hechos y tendría que haber una actitud responsable de la derecha impidiendo calificar este tipo de iniciativas», aseveró. En la junta de portavoces mantuvo un rifirrafe con su homólogo de Vox, Alejandro Hernández, quien acabó saliendo de la reunión. El orden del día prosperó con la iniciativa de Vox incluida. La presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, rogó a los diputados que guardasen sus opiniones sobre el contenido de la iniciativa al debate en el Pleno. El portavoz del PP, José Antonio Nieto, defendió con anterioridad a la junta el trabajo de Salvamento Marítimo asegurando que no comparte las críticas de Vox al servicio.

La otra iniciativa de Vox que también ha sido objeto de debate por los distintos partidos es la que propone reducir en un 50% las subvenciones a los grupos por parte del Parlamento andaluz; mientras tanto no renunciará a las que le corresponde, 1,17 millones de euros para el funcionamiento del grupo parlamentario y 2,8 millones de euros en subvenciones para gastos electorales. El portavoz del PP, José Antonio Nieto, respondió que en España se apostó por una financiación de los partidos «pública, transparente, controlada y fiscalizada». Opina que a Vox le puede gustar más las ayudas privadas, pero que estas muchas veces «no quedan claras».

El portavoz adjunto de Cs, Francisco Carrillo, considera electoralista la idea y recuerda que Vox « no dijo nada cuando se enteró de la cuantía que recibía como partido cuando entró en el Parlamento». Maíllo criticó la paradoja de Vox de renunciar a las ayudas y pretender seguir cobrando el sueldo de parlamentario con actividad privada.