La llegada del AVE a Granada une a los políticos en el viaje inaugural

Sánchez estrecha la mano con Moreno, después de descubrir una placa, con Barón de testigo. / Antonio J. Guerrero

Juanma Moreno coincide con Pedro Sánchez y la alta velocidad sirve como elemento de cohesión entre los dirigentes de distinto signo

MATÍAS STUBERMÁLAGA

La llegada del AVE a Granada ejerció este martes como un elemento de cohesión para políticos de distinto signo y representantes institucionales. Casi 20 años desde que se trazó la idea de traer la alta velocidad a la capital nazarí y un sinfín de retrasos acumulados después, la ocasión exigía dejar de lado las rencillas políticas y poner el foco en un mensaje: los diferentes gobiernos hacen cosas. En este caso, poner en marcha una infraestructura que vuelve a conectar Granada con Madrid, sumando un paso más en la siempre ansiada vertebración territorial. José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. El proyecto del AVE a Granada ha visto pasar ante sí a tres presidentes de gobierno, lo que sirve para poner todo en su contexto.

Ayer se volvió a aludir al AVE como ejemplo de la mejor ingeniería española. Puntual, a las 9:15 horas, el tren efectuó su salida desde Atocha con Sánchez a bordo. Unas horas más tarde, entró en la estación de Antequera, donde se unió el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y ambos mandatarios completaron el trayecto hasta la ciudad de la Alhambra. A partir de mañana, la línea ya está operativa para todo el público.

La comitiva de autoridades y representantes que partió desde la capital fue amplia. A Sánchez se le unieron varios representantes de su Ejecutivo. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ocupó gran parte del viaje en el asiento colindante a Sánchez. No hubo declaraciones previas por parte del presidente del Gobierno, que sí compareció antes los medios al finalizar el viaje. «Granada le gana una batalla al tiempo», destacó Sánchez, además de asegurar que por esas vías llegarán también más empleo, más turismo, más desarrollo económico para Granada, Andalucía y España».

Por ahora, no es posible hacer el viaje de Madrid hacia Granada de forma directa. El trayecto exige una parada técnica en Antequera, donde el tren accede al ramal de Loja, que es el que mayores dolores de cabeza ha dado en los últimos años. A su paso por el municipio lojeño, el concepto de alta velocidad se relativiza bastante. En determinados tramos, el maquinista se ve forzado a reducir la potencia hasta por debajo de los 70 km/h para sortear un trazado en el que se suceden numerosas curvas cerradas y un prolongado túnel.

A su llegada a Antequera, la comitiva fue recibida por Moreno y el alcalde de Antequera, Manuel Barón. El presidente de la Junta estuvo acompañado por miembros de su Ejecutivo, entre ellos el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, además del parlamentario antequerano del PP, José Ramón Carmona. Al saludo oficial se le añadió un pequeño acto conmemorativo que culminó con Sánchez descubriendo una placa para el recuerdo. Mención aparte, para la presidenta del PSOE-A, Susana Díaz, que también se unió en Antequera. Ante una multitud de cámaras, saludó de manera muy efusiva a Sánchez. La consigna de trasladar paz entre ambos, al menos de puertas para fuera, tuvo su reflejo en la foto. Reanudado el viaje, Sánchez y Moreno compartieron parte del trayecto que quedaba hasta llegar a Granada en la cabina del maquinista. La última vez que ambos coincidieron fue en abril en Sevilla, durante la visita la ciudad de Barack Obama. Desde su investidura, Moreno lleva reclamando a Sánchez una reunión para abordar un plus de financiación para Andalucía. Era una jornada de corte de cintas, por lo que este asunto tendrá que ser abordado más adelante. También estuvo presente ayer el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, que hizo parte del viaje junto a Moreno.

En Granada, se unió el flamante alcalde de Ciudadanos, Luis Salvador, que no hizo el trayecto en AVE. Sí lo hizo su antecesor en el cargo, el socialista Francisco Cuenca.

Moreno ve en el AVE un «revulsivo económico»

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, se unió ayer al viaje inaugural del AVE Madrid-Granada. Al finalizar el trayecto, al que el mandatario andaluz se sumó desde Antequera, hizo una primera valoración halagüeña sobre esta infraestructura, asegurando que la llegada del AVE a Granada supone un «revulsivo económico» para el conjunto de Andalucía.

También resaltó el importante papel que tendrá el AVE en el objetivo «irrenunciable» de acercarse a la ansiada vertebración del territorio. Para Moreno, la llegada de la alta velocidad también pone a Andalucía más cerca de ser la locomotora económica de España.

«Los proyectos colectivos que han sido impulsados de manera transversal siempre han generado éxito para nuestra democracia», manifestó Moreno sobre las ventajas de actutar con lealtad institucional. Durante su intervención, Moreno solicitó, además, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, presentes en el acto, que continúen por la senda de la inversión y el «esfuerzo colectivo» para que provincias como Almería puedan pronto disfrutar del AVE o para que el puerto de Algeciras (Cádiz) esté conectado con el corredor ferroviario mediterráneo y el central.

«Queremos evitar esa brecha que nos separa de las regiones más ricas de España y Europa. Tenemos talento y potencialidades, pero sobre todo la firme determinación de conseguir ese objetivo», afirmó,además de señalar los beneficios para el turismo en Granada: «Desde hoy, el mundo tiene más cerca la Alhambra, el Albaicín, Sierra Nevada y la Alpujarra».