La Junta de Andalucía prepara un plan contra la siniestralidad en carreteras autonómicas

La mayor parte de los accidentes se producen en vías convencionales./
La mayor parte de los accidentes se producen en vías convencionales.

Los accidentes en la comunidad registran un repunte en lo que va de año con 84 víctimas mortales en 72 accidentes de tráfico

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA

Los accidentes de tráfico en Andalucía siguen arrojando cifras trágicas que hacen siempre insuficiente la titánica tarea de las administraciones por reducir estas estadísticas, que suponen todo un drama para las familias golpeadas por este fatal destino en las carreteras. Coincidiendo con esta época estival en la que el flujo de desplazamientos en las carreteras aumenta sobremanera, desde el nuevo Gobierno andaluz se han marcado como prioridad en la gestión de las infraestructuras viarias afrontar este grave problema en la red autonómica, con más de 10.000 kilómetros de extensión de los que cerca de un millar son autovías o vías de alta capacidad.

Con este objetivo, en la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio se está trabajando ya en el diseño de un plan estratégico para la mejora de la seguridad vial en el que se va a contar con la participación de expertos en la materia para realizar un análisis exhaustivo de la siniestralidad y elaborar un mapa detallado de los tramos de concentración de accidentes, además de abordar las causas más frecuentes de los mismos para poder así impulsar medidas preventivas y aportar soluciones que rebajan los números negros que sigue arrojando el asfalto andaluz.

El departamento que dirige Marifrán Carazo va a crear para ello una mesa de expertos en la que estarán presentes la Fiscalía de Seguridad Vial, la Dirección General de Tráfico, la Federación Andaluz de Municipios y Provincias (FAMP), la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y otras organizaciones profesionales, económicas y sociales comprometidas con la seguridad vial. Se trata de escuchar y recoger las propuestas de todas las partes implicadas y que tienen una visión y un conocimiento profundo de esta realidad para intentar de esta forma hacer el mejor diagnóstico y poder elaborar las recetas más adecaudas para combatir esta trágica lacra.

Una mesa de expertos, con fiscales y guardias civiles, ayudará a elaborar el proyecto

Esta mesa, que estará presidida por la consejera del ramo y tendrá un eminente carácter técnico, será la que alumbre la redacción de un documento estratégico de planificación que servirá de soporte a las iniciativas que el Gobierno autonómico impulsará para fomentar la prevención de esta siniestralidad y que estarán contenidas en el futuro Plan de infraestructuras de transporte y movilidad de Andalucía (PITMA) que va a elaborar la Consejería para su entrada en vigor a partir de 2021.

La Consejería ya se ha marcado los primeros objetivos, que pasan por la progresiva eliminación de los tramos de concentración de accidentes, la mejora de la seguridad vial de los motoristas, cuyos siniestros han aumentado, la adaptación de los elementos de contención de vehículos en caso de salidas de vías y la mejora de la ordenación de accesos y cruces en las carreteras.

El impulso de este plan contra la siniestralidad vial arranca ya desde un análisis previo realizado por la Junta que pone de relieve que la mayoría de los accidentes se producen en vías convencionales, con un tráfico moderado y cuya causa principal es la salida de vía de los vehículos. Además de las medidas a implementar, desde la Junta se pide la implicación fundamental de los conductores y se recomienda de este modo que se extremen las precauciones al volante, se respete la velocidad regulada en cada vía y se tenga en cuenta también las condiciones climatológicas, al tiempo que no se relaje la concentración en la conducción aunque sean vías muy conocidas y transitadas con frecuencia.

Actualmente, desde la Dirección General de Infraestructuras se realizan también tareas vinculadas a la seguridad vial como el análisis y seguimiento de la accidentalidad, la identificación y análisis de los puntos negros y también la de aquellos tramos de alto potencial de mejora de la seguridad. Además, se desarrollan labores de evaluación de la eficacia de las medidas adoptadas para la seguridad vial, con un seguimiento e inspección de las mismas. Los trabajos de esta nueva mesa de expertos serán complementarios a los que ya se vienen realizando desde hace tiempo en la Comisión de tráfico y seguridad de la circulación vial en Andalucía, que coordina la Delegación del Gobierno estatal y en la que también está representada la Junta a través de la Consejería que gestiona Marifrán Carazo.

Conservación de carreteras

La consejera destacó la importancia de este plan y también la necesidad de mejorar en la gestión en la conservación de carreteras, aspecto fundamental para la seguridad vial. En este sentido, Carazo explicó que «ya se ha procedido a la adjudicación de contratos de conservación de carreteras que devuelven la normalidad a la gestión en esta materia y que acabarán de manera progresiva con la situación de contratos caducados que había hasta ahora, garantizando así la correcta conservación de la red viaria andaluza».

La titular de Fomento criticó «el panorama heredado de la gestión anterior en la Consejería con 32 de los 35 contratos de conservación caducados y que han tenido que ser renovados con contratos de emergencia, a los que se ha destinado 3,6 millones». Estos 3,6 millones corresponden a cinco contratos de emergencia para la conservación de carreteras en la zona este de la provincia de Almería (409.957 euros); la aglomeración urbana de Granada-Sierra Nevada (831.060); la zona sur-oeste de la provincia de Huelva (767.463 euros); la zona norte de la provincia de Málaga (900.567 euros), y la zona oeste de la aglomeración urbana de Sevilla (773.162 euros).

Junto a estas emergencias, se han adjudicado ya diversos lotes de conservación de carreteras por un montante de 65 millones que cubrirán durante cuatro años el mantenimiento de la red viaria en diversas zonas de la comunidad. A la adjudicación de estos cuatro contratos se sumarán los restantes durante los próximos meses para completar la puesta al día para la cobertura de conservación de toda la red viaria de Andalucía.

La consejera ha hecho hincapié en que el nuevo Gobierno andaluz apuesta por la recuperación de la inversión en conservación de carreteras, con una gran repercusión económica y social, después de que en la última década se redujese el presupuesto a casi la mitad, pasando de 200 millones a algo más de 100. Así, en los presupuestos de este año se destinan 133 millones de euros, 22 millones más que en 2018.

Más