La Junta estudia un buzón anónimo para denunciar casos de desigualdad laboral

Rocío Blanco, ayer. :: efe/
Rocío Blanco, ayer. :: efe

La consejera de Empleo, Rocío Blanco, anuncia la reforma del SAE y un plan bienal de seguridad laboral

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La Junta de Andalucía está estudiando la implantación de un buzón anónimo para denunciar los casos de desigualdad laboral como una de las medidas encaminadas a lograr la igualdad de género en el mercado laboral. Así lo avanzó ayer la consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, durante su intervención en la comisión parlamentaria

Blanco explicó que se desarrollará una Ley de Igualdad que recogerá aspectos como la creación de un registro de planes de igualdad en las empresas y, paralelamente, se pondrán en marcha medidas como un plan para este año con casi un millar de inspecciones para vigilar que no haya discriminación en el acceso de las mujeres al empleo en cuanto a condiciones de trabajo o acoso laboral por cuestión de género.

A ello, según añadió la consejera, se unirán programas de incentivos para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar destinado a empresas y corporaciones locales que no están obligadas por ley a contar con planes de igualdad.

En otro orden de cosas, Blanco anunció que de manera inminente se iniciará, en el seno del Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales, la elaboración del II Plan de Acción Bienal de la Estrategia Andaluza de Seguridad y Salud en el Trabajo, que se extenderá durante los años 2019 y 2020. Un plan cuyo ámbito temporal se extiende de 2017 a 2022, es el marco de planificación de las políticas del Gobierno Andaluz en materia de seguridad laboral y control de la siniestralidad y que cuenta para su aplicación con una inversión de 59 millones de euros.

En el mismo se incluyen visitas a empresas -este año 3.400- para verificar las condiciones de seguridad y salud laboral, el programa Alerta Accidentes y el fomento de la inversión en prevención de riesgos laborales a través de líneas de ayudas.

La consejera también avanzó una reforma «en profundidad» del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) porque «no cumple su función de ayudar a los parados a encontrar trabajo».