La Junta elabora un plan para coordinar las políticas migratorias con el nuevo Gobierno

Inmigrantes de una patera rescatados en la costa gaditana. :: efe/
Inmigrantes de una patera rescatados en la costa gaditana. :: efe

Denuncia carencias como no tener datos sobre temporeros con contrato en origen pese a tener que facilitarles servicios sanitarios y sociales

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

La Junta elabora un plan para la mejora de la coordinación de las políticas migratorias en Andalucía con el Gobierno que salga de las urnas de ayer domingo. El Consejo de Gobierno andaluz aprobó este pasado martes dar comienzo a dicho plan por parte de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local. La necesidad de impulsar una nueva planificación de relaciones proviene de la identificación de carencias en este ámbito, apuntan fuentes de dicha consejería. Además de las dificultades económicas y de espacio en la atención a los menores inmigrantes no acompañados (los llamados MENA), la Junta apunta descoordinación con la atención a inmigrantes rescatados en pateras y desconocimiento de inmigrantes contratados en origen para las campañas agrícolas como la de la fresa.

La Constitución Española establece que corresponde al Gobierno del Estado la definición, planificación, regulación y desarrollo de la política de inmigración, sin perjuicio de las competencias que pueden ser asumidas por las comunidades autónomas y por las entidades locales. En la actualidad hay dos instancias de coordinación entre el Estado y las CC AA en materia migratoria, la Conferencia Sectorial de Inmigración y el Foro de la Integración Social de los Inmigrantes.

El bipartito PP-Cs considera insuficiente ambos marcos como entiende que pasó cuando el pasado marzo hubo una reunión en Málaga de coordinación de la inmigración en el Estrecho y Mar de Alborán organizada por el Ministerio del Interior y no se citó a representantes de la administración autonómica. El vicepresidente y titular de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, criticó que el ministro del Interior, hoy en funciones, Fernando Grande-Marlaska, no hubiera hecho partícipe a la Junta de la reunión.

Si bien la afluencia de inmigrantes en patera a las costas andaluzas ha descendido en el primer trimestre de este año de forma considerable, un 37% menos respecto a 2018, en el que se contabilizaron más de 51.000 personas, el goteo sigue sin cesar. La Junta colabora en estos casos con la prestación de servicios médicos y sociales, entre otros. Mientras que en de los MENA, más de cuatro mil el pasado año, tiene la obligación de acogerlos y garantizar su cuidado.

La Junta lleva años elaborando planes de inmigración, si bien el actual gobierno hace ver que no existe un protocolo o un plan específico para coordinar esta materia entre las administraciones, incluidos los ayuntamientos. «Se echa en falta un instrumento más ágil que permita una colaboración y una cooperación más eficaz entre las administraciones», aseguran fuentes de la consejería.

De las cuestiones en las que Turismo, Renegeración y Justicia echa en falta coordinación está la migración circular de trabajadores temporeros a la campaña de la fresa en Huelva. «No se conoce el cupo, no se conocen las fechas de acceso y no existe un protocolo que dé papel a la Junta de Andalucía teniendo que intervenir sobre el terreno en la atención social y sanitaria a estos trabajadores y trabajadoras», informan desde la consejería.

Sobre los menores no acompañados, la Junta lleva años quejándose al Gobierno de la falta de recursos no solo para la atención, sino también para la colaboración en tareas de determinación de la edad y de la posterior documentación de los chicos y chicas.

También se subrayan carencias en la frontera sur: «Los puertos de Almería, Algeciras y Motril reciben flujos migratorios de carácter irregular constantemente. Cuando el volumen es importante y no puede articularse el retorno de todas las personas, recae sobre la comunidad autónoma la responsabilidad de atenderlas con sus recursos propios, incluso en algún caso, poniendo en marcha dispositivos de emergencia».

El plan, que se pretende elaborar con participación de todos los agentes y entidades relacionados con la inmigración, profundizará en la integración para que «la riqueza de la incorporación de personas migrantes a la sociedad y economía andaluza incida en toda la población».

El Plan se hará de manera participada creando grupos de trabajo tanto con la Administración Central como con los agentes económicos y sociales y las diferentes fuerzas políticas.