La Junta aumenta el apoyo a las víctimas de violencia de género un 11,73%, con 1.409 personas atendidas

La directora del IAM, Mercedes Sánchez Vico, durante una visita a una casa de acogida. /SUR
La directora del IAM, Mercedes Sánchez Vico, durante una visita a una casa de acogida. / SUR

En lo que va de año han sido asesinadas siete mujeres en Andalucía, lo que eleva a 201 las víctimas mortales desde que comenzaron a contabilzarse en 2003

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA.

La violencia de género es, lamentablemente, un drama que no cesa y su aumento se sigue reflejando en las estadísticas de la Junta sobre las mujeres que sufren este tipo de agresiones y a las que presta su atención y apoyo. En el primer semestre de este año se ha incrementado en un 11,73 por ciento el número de víctimas atendidas por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM). En total y hasta el pasado junio fueron 1.409 las personas atendidas, entre mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo, 148 víctimas más que las registradas en el mismo periodo del año 2018, cuando fueron 1.261 las personas a las que se prestó apoyo, según se pone de relieve en el balance de los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género.

Además, los datos más dramáticos son los referidos a las víctimas mortales y es que en lo que va de año han fallecido ya en Andalucía siete mujeres, asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, lo que eleva a 201 el número de mujeres muertas en la comunidad desde que se inició el registro oficial de víctimas en el año 2003. Especialmente fatídico ha sido el último mes y medio, periodo en el que la violencia de género se ha cobrado la vida de cuatro mujeres en Andalucía, tres de ellas en Córdoba.

El incremento en la atención del IAM a estos casos de maltrato se refleja especialmente en el último trimestre, donde su red de apoyo integral, que cuenta con centros en las ocho provincias andaluzas, ha dado cobertura a cien mujeres más que el pasado año, 753 víctimas de la violencia machista frente a 653 en 2018, lo que supone un incremento del 15,31 por ciento. Además, se ha atendido a 656 menores frente a 608 de 2018, con un aumento del 7,8 por ciento.

La subida en el número de mujeres se produce principalmente en los centros de emergencia, 61 mujeres más que en 2018, ya que en lo que va de año se ha asistido en estos centros a 536 mujeres frente a las 475 de hace un año. También se ha producido un aumento con respecto a las personas dependientes al cargo de estas mujeres, principalmente hijas e hijos. De esta forma, hasta junio se dio cobertura a 405 menores, un 5,46 por ciento más que el pasado año.

Casas de acogida

El apoyo de las casas de acogida es el recurso que más crece y en este semestre ha acogido a un 18,63 por ciento más de personas, 433 este año frente a las 365 de 2018. Entre enero y junio ha habido 38 mujeres más, lo que supone una subida del 23,6 por ciento; así como 30 menores más (+16,66%). Asimismo, las mujeres alojadas en los pisos tutelados han aumentado un 5,8 por ciento.

Dentro de los recursos que el IAM presta a través del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género se encuentran 34 centros, de los que nueve son centros de emergencia, ocho son casas de acogida compuestas por 52 pisos y 17 pisos tutelados, con los que este servicio presta una atención urgente e inmediata las 24 horas al día durante los 365 días del año.

La directora del IAM, Mercedes Sánchez, ha puesto de manifiesto su preocupación por este incremento en el volumen de víctimas atendidas en este primer semestre lo que, a su juicio, «demuestra claramente que todavía queda mucho por hacer en esta lucha». Además, añadió que «estos datos deben llevarnos a hacer una reflexión a toda la sociedad para la erradicación de esta terrible lacra social en la que tenemos que seguir reforzando todas las medidas que estén a nuestro alcance para poner fin a la violencia machista».

Este servicio integral responde a un sistema coordinado de recursos cuya finalidad es ofrecer y garantizar una atención urgente e inmediata a cualquier víctima de la violencia machista en Andalucía, independientemente de su origen, procedencia, situación legal o circunstancias personales y culturales. En estos centros se ofrece una intervención integral a nivel social, psicológico, jurídico y socioeducativo tanto a las mujeres como a sus hijos.

Aumento del presupuesto

Con el objetivo de reforzar este recurso asistencial, desde la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación se va a incrementar su dotación económica este año con una subida del 1,2 por ciento hasta alcanzar los 6,12 millones de euros. Este servicio busca favorecer el restablecimiento de los derechos vulnerados por los actos de violencia contra las mujeres y cuenta con el apoyo de los Centros Provinciales de la Mujer y del Teléfono 900 200 999, que es anónimo y confidencial.

En concreto, los centros de emergencia prestan protección a las mujeres maltratadas y menores que les acompañan, garantizándoles una acogida inmediata y una atención de emergencia las 24 horas del día todos los días del año. Aquí, además, el personal especializado se encarga de realizar un diagnóstico y pronóstico personalizado y procede a la derivación hacia el destino más apropiado de cada caso, ya sea un recurso propio o externo al servicio integral, o a un domicilio normalizado. Por su parte, las casas de acogida son centros residenciales que garantizan una atención integral, programándose aquellas intervenciones sociales, psicológicas y jurídicas necesarias para que las mujeres sean capaces de superar la violencia padecida. Mientras que los pisos tutelados son viviendas independientes para uso familiar ubicadas en edificios y zonas normalizadas, en ambos centros las especialistas establecen un plan individual de actuación en el que se recojan los objetivos personalizados a conseguir por la mujer durante su estancia en el servicio integral del IAM. Además, se programan y realizan actividades lúdico-culturales dirigidas las usuarias de las casas de acogida y los pisos tutelados.