La Junta de Andalucía pone en marcha un teléfono de «violencia intrafamiliar»

La Junta de Andalucía pone en marcha un teléfono de «violencia intrafamiliar»

Atenderá cualquier violencia doméstica que quede incluida dentro del concepto del Código Penal

EFE

La Junta de Andalucía ha aprobado este miércoles la puesta en marcha de un servicio de atención telefónica a las «víctimas de violencia intrafamiliar», una medida muy criticada por la oposición, que la ve como el pago de un peaje a Vox y considera que «ningunea» y «blanquea» la violencia machista.

El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha hecho hincapié en rueda de prensa en que será un número distinto al teléfono de atención a las víctimas de violencia machista y ha defendido que era un tema «necesario», porque el Código Penal «recoge tanto la violencia de género como la intrafamiliar».

«El número no va a sustituir al de violencia de género, que se encuentra operativo y que va a seguir», ha insistido Bendodo, quien no ha podido cuantificar todavía lo que costará la nueva línea.

La oposición ha sido muy crítica con el nuevo teléfono. El PSOE considera que se pone «en cuestión» y «se blanquea» la violencia de género con la inclusión de este término, mientras que Adelante Andalucía opina que esta nueva línea «ningunea» la violencia machista y es «producto del equilibrio del Gobierno con la ultraderecha para mantener la mayoría numérica».

La medida figura en el documento firmado con Vox para los presupuestos del 2019 y del 2020, ya que, en concreto en el noveno punto, se establece que las cuentas del año que viene tendrán las dotaciones necesarias para poner en marcha «un teléfono de atención debidamente gestionado por personal cualificado para la protección de víctimas de la violencia intrafamiliar, en un sentido amplio».

El acuerdo incluye que se dote a este servicio de los medios técnicos necesarios para la atención de las víctimas de violencia intrafamiliar y para su derivación, en su caso, a los servicios sociales y a las fuerzas de seguridad del Estado.

Bendodo ha detallado que el teléfono atenderá casos de violencia «como puede ser la ejercida de un hijo hacia sus padres o abuelos» y ha lamentado que es «una triste realidad en nuestra sociedad».

Ha considerado que es «importante» que se adoptara esta medida y ha resaltado que en el 2018 se produjeron 2.926 denuncias de este tipo en la comunidad y 14.972 e el conjunto nacional.

«No se va a dar ningún paso atrás, son temas compatibles, nos estamos adaptando a una realidad«, ha respondido al ser preguntado sobre cómo afectaría a la violencia machista. Una vez que se fije el número de teléfono de esta línea, la Junta hará una campaña de difusión, ha indicado Bendodo.

Este nuevo teléfono atenderá cualquier violencia doméstica que quede incluida dentro del concepto del Código Penal, con independencia de la persona que ejerza o reciba esa violencia, «que se base en una razón criminológica y cultural y que no tenga relación con la violencia de género».

La introducción del término «violencia intrafamiliar» es uno de los aspectos que resalta Vox cuando presume de haber llevado al debate político andaluz «asuntos que estigmatizaban».

Para Vox, la puesta en marcha de este servicio de atención telefónica es «un punto de partida», según ha dicho su portavoz en el Parlamento andaluz, Alejando Hernández, quien ha dicho que hay que esperar a «desarrollarlo y ver el alcance que finalmente se le va a dar».