La Junta aboga por mejorar la atención temprana con un nuevo modelo de concierto social

La Junta aboga por mejorar la atención temprana con un nuevo modelo de concierto social

El consejero de Salud y Familia comparece en la comisión de discapacidad del Parlamento y anuncia la futura elaboración de una ley en esta materia

JOSÉ LUIS PIEDRA

La Junta aboga por mejorar la atención temprana de los menores con trastornos en el desarrollo o en riesgo de padecerlos mediante un nuevo modelo de concierto social que permite una gestión de más calidad a este colectivo que demanda un tratamiento especializado. Así lo puso de relieve en su comparecencia en la Comisión de Discapacidad del Parlamento andaluz el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, que subrayó la prioridad de su departamento para garantizar una atención adecuada estos menores menores de 6 años que sufren este tipo de trastornos.

El consejero explicó que actualmente esta la atención infantil se presta mediante una diversidad de contratos y esta situación hay que regularla, como así se exige legalmente para la gestión de los servicios públicos, a través de una figura jurídica que debe ser el concierto social como modelo de esa nueva gestión. Todo ello, apuntó, necesita de la elaboración, tramitación y aprobación de un decreto que plasme esta nueva regulación para que este concierto social sea un instrumento para la prestación de servicios sociales de responsabilidad pública a través de entidades cuya financiación, acceso y control sean también públicos y que contribuyan a dotar al sistema de más calidad.

El consejero señaló que para configurar este nuevo modelo su departamento elaborará un pliego de condiciones que regirán los correspondientes conciertos sociales. Una vez aprobado el decreto, se iniciará el expediente de licitación de los conciertos que se estima que estén adjudicados en el primer semestre del año 2020. Jesús Aguirre anunció también que la Consejería trabaja en un modelo de atención infantil temprana que se está construyendo a partir de las aportaciones, necesidades y expectativas de las familias y los profesionales con la meta de impulsar una nueva Ley de Atención Infantil Temprana para Andalucía que nazca de la escucha de todos los colectivos y profesionales y del consenso.

En este sentido, puso de relieve la necesidad de mejorar la coordinación entre los centros y también con las consejerías de Educación e Igualdad, además de garantizar que esa coordinación se aborde desde la optimización de la interconexión entre los distintos niveles y sectores involucrados en la atención al menor. Dentro de las necesidades detectadas, es necesario trabajar conjuntamente en protocolos de coordinación en el espacio educativo y en el social e, incluso, con los propios servicios sanitarios, facilitando la conexión con los centros de atención infantil temprana y la disponibilidad de información sobre la atención percibida, incorporándola a la historia de estos niños y niñas.

Con todo esto se pretende reducir los tiempos de demora y agilizar los pagos, optimizar los servicios públicos de atención infantil temprana, dar un marco normativo actualizado con la Ley, reforzar el apoyo y trabajo con las familias, garantizar la coordinación de la atención con pediatras de atención primaria a mayores de 6 años, proteger a las familias y dar formación específica de profesionales para facilitar la detección precoz, entre otras cosas.