Los jueces de instrucción de Sevilla cierran filas con Núñez Bolaños, denunciada por la Fiscalía

La jueza instructora del número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños. :: efe/
La jueza instructora del número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños. :: efe

Solicitan tras una reunión que se respete a la jueza de varias macrocausas como la de los ERE «tanto en el ámbito personal como en el profesional»

M. D. T.SEVILLA.

Los jueces de instrucción de Sevilla han cerrado filas con su compañera del número 6 de esta provincia, María Núñez Bolaños, tras la denuncia de Anticorrupción contra ella. La Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada presentó este pasado miércoles una denuncia ante el promotor de la acción disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial contra Núñez por «la desatención y el retraso injustificado» de varias macrocausas, entre ellas las distintas piezas del 'caso ERE'.

Tres días después, la junta sectorial de los jueces de instrucción de Sevilla, con 14 magistrados y su decano, Francisco Guerrero, se reunieron ayer con el objetivo de analizar la situación de la instructora, también denunciada numerosas veces por el Partido Popular, acusación en varias de las causas que investiga.

Los jueces acordaron por unanimidad expresar su «apoyo y afecto» a la compañera ante «las informaciones vertidas con referencia a su actividad jurisdiccional». En un comunicado sucinto remitido a este periódico, la junta de jueces de instrucción pide que Núñez Bolaños «sea respetada tanto en el ámbito personal como en el profesional». Bolaños se dio de baja médica en el fragor de las acusaciones de la Fiscalía. El juez que le sustituye de forma provisional, José Ignacio Villaplana, estaba entre los firmantes y asistentes a la reunión.

La denuncia ante el Poder Judicial está firmada por el fiscal jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, quien atribuye a la magistrada una falta muy grave o grave, de acuerdo con los artículos 417.9 y 418.11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), respectivamente. Alude a las causas que investiga Núñez heredadas de su antecesora, la jueza Mercedes Alaya. Entre ellas la del 'caso de los ERE' o expedientes de regulación de empleo con subvenciones concedidas por la Consejería de Empleo de la Junta supuestamente de forma irregular en la primera década de este siglo. Núñez instruye doce piezas separadas de la macrocausa, cuyo juicio principal, el que afecta a los políticos como los expresidentes Chaves y Griñán, ya se ha celebrado y está a punto de salir su sentencia. La instrucción de esta pieza no la dirigió Núñez pese a ser la titular, sino un juez de refuerzo, Álvaro Martín.

Núñez también instruye otras macrocausas relacionadas con supuestas denuncias de corrupción en la administración socialista, como la de los avales o préstamos de la agencia IDEA a empresas. La jueza archivó esta causa al entender que se habían desvanecido los indicios de que por parte de responsables políticos de la agencia hubieran favorecido de forma arbitraria a varias empresas.

La denuncia de Luzón parte del escrito que los seis fiscales de Anticorrupción delegados en Sevilla elevaron contra el modo de proceder de la magistrada. Tanto los personados en el 'caso ERE' como en otras causas han recurrido numerosas veces sus decisiones; también la del archivo de la causa de los avales.

Multas y traslado forzoso

Luzón se hace eco de estas quejas y denuncia al Poder Judicial que el proceder de la jueza hace que «la situación procesal de estas causas se ve afectada por la desatención y retraso injustificado en su tramitación y resolución, con evidente perjuicio de los fines del proceso penal y de la Administración de Justicia».

El CGPJ castiga las faltas graves con una multa de 501 a 6.000 euros, mientras que las muy graves pueden acarrear una suspensión de hasta tres años, el traslado forzoso «a juzgado o tribunal con sede separada al menos en cien kilómetros de aquella en que estuviera destinado» o la separación de la carrera judicial. Hasta ahora el Poder Judicial siempre ha defendido a Núñez.