Juanma Moreno: «El socialismo quitaría las urnas directamente»

El presidente del PP-A, Juanma Moreno (i), en la clausura de un acto de Nuevas Generaciones de Andalucía este domingo en Sevilla /EFE
El presidente del PP-A, Juanma Moreno (i), en la clausura de un acto de Nuevas Generaciones de Andalucía este domingo en Sevilla / EFE

«Susana Díaz está hablando de pactos, vendiendo la piel del oso antes de cazarlo», advierte el presidente del PP andaluz

EFE / P. DE LAS HERAS SEVILLA.

«El socialismo quitaría las urnas directamente», consideró ayer el presidente del PP-A, Juanma Moreno, al asegurar que ante las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, la presidenta y candidata del PSOE «Susana Díaz está hablando de pactos, vendiendo la piel del oso antes de cazarlo». Durante la clausura de un acto de Nuevas Generaciones del PP en Sevilla, Moreno se preguntó, «para qué vamos a hacer las urnas, si hay un ganador, que dice que este es nuestro cortijo», acusando al PSOE de tener «esa mentalidad en Andalucía». Advirtió a Susana Díaz de que tenga «cuidado», porque «en las primarias -el PSOE- hace un año hiciste exactamente lo mismo, y todos sabemos lo que pasó, que perdiste por adelantar acontecimientos y no respetar a los ciudadanos en las urnas».

El presidente del PP-A precisó ayer que faltan cuatro semanas justas para las elecciones «que algunos dan por ganadas, que hablan ya directamente de pactar con no sé quien y reunirse con no sé cuántos, pero quedan cuatro semanas todavía». Asimismo, criticó que partidos como Podemos «ahora sí dicen que quieren gobernar con el Partido Socialista», para criticar además a Ciudadanos, del que dijo que «me he quedado alucinado, porque dicen que el cambio ahora sí, y entonces la pregunta que nos hacemos todo es, ¿quieren decir que en mayo del 15 el cambio no era posible?». Además, acusó a Susana Díaz de permitir a su partido que realice «concesiones a personas que quieren romper nuestro marco de convivencia», y de lanzar un único mensaje en la campaña electoral, «que es que no ataquen a Andalucía, ese es su único lema, la única idea, el único proyecto, sin una sola idea sobre el futuro de Andalucía, sobre si está de acuerdo en la actuación de su partido a través del presidente Sánchez».

Mismos lemas que Chaves

«Qué antigua es usted», dijo Moreno a la presidenta andaluza, añadiendo que «sigue con los mismos lemas que usaba el señor Chaves hace mas de 20 años, pero a aquí nadie se mete con Andalucía, los que se meten de verdad son aquellos que desde la gestión condenan a 60.000 personas a estar en listas de espera, y quien gestiona los 83.000 mayores que están esperando la Ley de Dependencia».

Moreno hizo varios llamamientos a los jóvenes de su partido para defender que realicen «revueltas cívicas democráticas», frente «a un partido antiguo, que ya no representa la frescura, las ideas, la modernidad», y reclaman que les ayuden «a despertar a Andalucía, a mover y zarandear conciencias de los andaluces».

«Vamos a por ellos, a ganar las elecciones, a salir adelante, que no haya complejos a la hora de defender las ideas del Partido Popular, moveos en las universidades, por las calles», apuntó Moreno, que les pidió a los jóvenes «que toméis las calles de Andalucía desde el optimismo y la capacidad de que somos la única garantía de cambio» y concluyó con «qué lecciones nos pueden dar si tenemos un presidente nacional que tiene 37 años, que representa el ímpetu, la juventud, la fortaleza del partido, porque somos el partido de los jóvenes».

Precisamente, Pablo Casado se volcó ayer en minimizar el avance de Ciudadanos en Andalucía, sacudido por las grabaciones de Cospedal y Villarejo. La publicación de las conversaciones entre la exsecretaria general del PP y valedora de la victoria de Pablo Casado en las primarias del pasado julio, María Dolores de Cospedal, y el excomisario encarcelado por delitos de corrupción, José Villarejo, no podía haber cogido al presidente de los populares en peor momento. Casado se enfrenta el 2 de diciembre en Andalucía a la primera prueba de fuego de su recién estrenado liderazgo. El objetivo no es ya vencer al PSOE de Susana Díaz, muy lejos en las encuestas, sino mantener una distancia de seguridad con Ciudadanos que aleje la amenaza de un sorpaso.

Contra Rivera

El líder del PP -que se volcará personalmente en los comicios autonómicos con una caravana paralela a la de su candidato, Juan Manuel Moreno- cargó ayer contra Albert Rivera y se esforzó en socavar su imagen de alternativa al PSOE, no ya en Andalucía sino en toda España. «Aquellos que han estado haciendo sobrevivir a Susana Díaz o que pedían el voto para la investidura de Pedro Sánchez en 2016 difícilmente pueden representar ahora un cambio», dijo durante un acto en Sevilla.

El éxito de convocatoria del presidente de Ciudadanos en el acto organizado ayer en Alsasua, al que también acudieron representantes del PP y de Vox, no es, desde luego, buena señal para el principal partido de la oposición y Casado lo demostró en su esfuerzo por minimizarlo. El líder del PP reivindicó que él ya fue a la localidad navarra hace cuatro meses para apoyar a la Guardia Civil y condenar las agresiones sufridas allí por dos agentes en 2016 «sin necesidad de hacer tanto ruido» y poco menos que acusó a Rivera de subirse tarde pero con alharacas a su mismo carro.

Los populares sostienen que las posibilidades de que la formación que lidera Rivera les adelante en Andalucía son muy remotas y que, según sus sondeos, se encuentran a más de cinco puntos de ventaja. Sin embargo, no ocultan su preocupación por el daño que pueda hacer a su discurso la resistencia de Cospedal a dar un paso al lado y dejar el escaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos