La Ley de Igualdad andaluza blindará la subida de las pensiones asistenciales

Susana Díaz saluda a mujeres en un acto en Isla Mayor./EP
Susana Díaz saluda a mujeres en un acto en Isla Mayor. / EP

Susana Díaz destaca en un vídeo la inclusión de la medida en la norma que se votará este miércoles en el Parlamento

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La Junta de Andalucía quiere establecer por ley la concesión de complementos a las pensiones asistenciales mínimas y no contributivas, incluyendo un incremento según la subida de los precios (IPC) anuales. Lo hará no por una ley propia, sino como disposición adicional de la reforma de la Ley de Igualdad cuyo debate final se aprueba este próximo miércoles. Susana Díaz destacó este apartado de una norma de la que ha hecho bandera en el último tramo de la legislatura.

El Parlamento someterá a debate final no solo la reforma de la Ley de Igualdad de Género de 2007, sino también la Ley Audiovisual autonómica y la de Medidas frente al Cambio Climático. Las leyes saldrán adelante pese a la minoría del PSOE en la Cámara dado el compromiso de Cs a votarlas por estar dentro del cupo de acuerdos del pacto de investidura, según informó la pasada semana Juan Marín.

Los grupos de la oposición acuden al Pleno con la sospecha de que será el último de la legislatura si se confirma que las elecciones andaluzas se celebrarán el último domingo de noviembre o el primero de diciembre, ya que para ello habrían de convocarse antes de los ocho primeros días de octubre. Pasado este tiempo, las elecciones se irían a febrero. Susana Díaz no ha aclarado todavía si agotará la legislatura o convocará meses antes. La pasada semana volvió a insistir en que solo piensa en la gestión diaria y restó importancia a que los comicios sean tres meses antes o después, manteniendo el misterio.

Lo que es obvio es que si el Pleno de esta semana aprueba las leyes con el respaldo de algunos de los grupos de la oposición, el relato de la inestabilidad política a la que Susana Díaz alude con frecuencia para instar a que «los andaluces hablen» cuanto antes no tendría coartada. Sí resulta evidente que todos los partidos, incluido el PSOE, viven en un clima preelectoral muy tenso.

Este clima no es nuevo en la Cámara andaluza, la primera con cinco partidos y la primera en España con Podemos y Cs a la vez en sus escaños. Otras veces se ha dejado a un lado la bronca para consensuar leyes o decretos. En esta ocasión, la oposición se abstuvo en la votación de los dictámenes de las tres leyes a debate último a su paso por las comisiones correspondientes, lo que puso al PSOE en alerta.

Para el Gobierno de Susana Díaz las tres leyes son relevantes, pero sobre todo lo es la de Igualdad para la presidenta. La reforma de la ley de 2007 introduce por primera vez sanciones para aquellas empresas, personas o entidades que discriminen a la mujer o utilicen su cuerpo con fines publicitarios, que van desde los 6.000 a los 120.000 euros. También amplía el permiso de paternidad a los funcionarios de la Junta hasta igualarlos con las madres.

Además de sus 86 artículos, la ley introduce como novedad lo remarcado ayer por Susana Díaz de la subida de las pensiones asistenciales como disposición adicional segunda. Textualmente dice: «Las ayudas sociales de carácter extraordinario concedidas a favor de personas perceptoras de las pensiones de jubilación e invalidez en su modalidad no contributiva, de las prestaciones del Fondo de Asistencia Social y del Subsidio de Garantía de Ingresos Mínimos serán objeto de revalorización en una cuantía igual o superior a la variación que presente el IPC del año anterior».

Susana Díaz justificó la inclusión de esta disposición en la Ley de Igualdad –a modo de 'caballo de Troya' como la de Pedro Sánchez sobre el Senado en la de ley estatal de Violencia de Género– porque la mayoría de los 107.000 beneficiarios andaluces de los complementos asistenciales son mujeres. «Muchas de ellas no cotizaron lo suficiente durante una etapa importante de sus vidas y se han visto con pensiones más bajas que no garantizan esa igualdad de oportunidades», sostiene en el vídeo.

La Junta de Andalucía comenzó a complementar las pensiones asistenciales en 1999 y desde entonces se incluye en la Ley de Presupuestos de cada año como una gratificación. A partir de ahora será un derecho.

Más de tres mil mujeres víctimas de trata recibieron ayudas

La nueva Ley de Igualdad de Género aborda también la lucha contra la trata de blancas y la prostitución en la Comunidad a la espera de una ley propia sobre ello. Al respecto, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, destacó ayer que más de 3.000 mujeres prostituidas y víctimas de trata recibieron el pasado año en Andalucía ayuda de distinto tipo mediante programas financiados por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), con una inversión de más de 343.000 euros.

Se trata, según una nota de la consejería, de una serie de 21 programas de ayuda psicológica, sanitaria, acogida, orientación laboral o formación, destinados a estas mujeres en situación de especial vulnerabilidad y desarrollados por entidades sin ánimo de lucro.

La consejera señala este dato coincidiendo con el 23 de septiembre, Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, para recordar el compromiso del Gobierno andaluz con la «protección de las víctimas de este tipo de violencia de género, reconocidas ya como tales en la legislación andaluza». Junto a ello, Sánchez Rubio señala la importancia de la concienciación social «para poder erradicar la trata y la prostitución, ya que mientras haya demanda habrá mercancía sexual, y con ella víctimas».

Así, la consejera recordó que la prostitución es el principal destino de las víctimas de trata con fines de explotación sexual, y que, más allá de ese estrecho vínculo, la prostitución aúna en sí dos formas de poder social, el sexo y el dinero, en las que el hombre ostenta sobre la mujer «un gran poder de forma sistemática». Sánchez Rubio defiende la necesidad de «romper con la cultura sexual hegemónica, basada en la masculinidad como sinónimo de dominación sexual», a través de una adecuada educación afectivo-sexual, tal y como contempla la reforma de la Ley.

 

Fotos

Vídeos