El hermano del cura detenido en Venezuela afirma que es inocente y que teme por su vida

SUR MOTRIL.

José Raúl Merino, hermano del cura detenido en Maracaibo (Venezuela) acusado de abusar sexualmente de una menor, defendió ayer su inocencia y afirmó también que teme por su vida por las circunstancias en las que se ha producido su arresto y por el aislamiento total al que está sometido. En declaraciones a Efe, el hermano del religioso Iván Merino, que ejerce como abogado penalista, denunció que no se hayan respetado ningún tipo de garantías procesales y que tuviera que declarar sin contar con la presencia de un letrado y de forma «coactiva».

El abogado censuró que, después de que se produjera el arresto, su hermano fuera llevado directamente para hacer una rueda de prensa y mostrado por la policía «como si fuera un trofeo», sin ningún tipo de respeto a su presunción de inocencia. «Eso no es lógico en ningún país civilizado», añadió, al tiempo que advirtió que los sacerdotes en Venezuela «están un poco perseguidos».

Lo niega en una grabación

Tanto él como el resto de su familia, que se encuentran «psicológicamente destrozados», confían en la inocencia del religioso Iván Merino, con el que no han podido hablar directamente hasta el momento pero del que tienen una grabación en la que «lo niega absolutamente todo».

La familia está además en contacto con el abogado que tiene el sacerdote en Maracaibo y con las autoridades consulares españolas en la zona, y va a enviar un certificado de antecedentes y de delitos sexuales de España, donde trabajó como docente de Religión en un colegio agustino de la provincia de Granada, en el que no consta «absolutamente nada» a pesar de que, añadió, se ha querido «falsear» en ese sentido.

El sacerdote, natural de Motril (Granada), fue detenido la noche del pasado sábado en el estado de Zulia, cuando una patrulla policial vio el vehículo del cura y, en el interior, a Merino y a una menor de 12 años que pertenecía a su feligresía, que «habría manifestado que el hombre abusaba de ella desde hacía tres años», según la Fiscalía venezolana.

La Orden de Agustinos Recoletos, a la que pertenece el arrestado, reiteró ayer su condena a la conducta del religioso, le ha suspendido del ejercicio de su ministerio y ha iniciado la instrucción de una causa canónica independiente a la penal.

 

Fotos

Vídeos