El Gobierno tiene un último gesto con la oposición aceptando 8 enmiendas más al presupuesto antes de su aprobación

Rueda de prensa del portavoz del Grupo Parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto./EP
Rueda de prensa del portavoz del Grupo Parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto. / EP

Las propuestas incorporadas elevan a medio centenar el total de las admitidas que suponen una cuantía de 11 millones

JOSÉ LUIS PIEDRA

El Gobierno andaluz quiso tener un último gesto con la oposición en su apuesta por el diálogo para sacar adelante los presupuestos de este año y decidió aceptar a última hora 8 nuevas enmiendas justo en la recta final para la aprobación definitiva de estas cuentas mañana por el Pleno del Parlamento andaluz. Las enmiendas aceptadas son, en concreto, dos por parte del PSOE-A, y otras seis planteadas por Adelante Andalucía.

Estas enmiendas postreras que han sido admitidas en el último momento tienen un importe que se aproxima a los siete millones de euros y van destinadas sobre todo a impulsar actuaciones en las zonas más deprimidas de Andalucía y también en zonas rurales, poniendo el acento especialmente en las mujeres y en los jóvenes. También se incorporan enmiendas relativas al estudio de la viabilidad del servicio de cercanías en las áreas metropolitanas, el impulso de la Ciudad de la Justicia de Sevilla, la mejora de los centros de menores y el desarrollo de actuaciones para la ordenación del territorio y el paisaje.

Estas enmiendas parciales incluidas en las cuentas permitirán facilitar el acceso al mercado laboral de las mujeres y jóvenes de estas zonas, además de promover mecanismos orientados a acabar con la marginalidad de las personas que se encuentran en esta situación. Según el portavoz parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto, estas enmiendas tienen mucho ver con la situación de muchas zonas degradadas que existen en Andalucía, ya que «es lamentable que 10 de los 15 barrios más pobres de España estén en Andalucía y ahí es necesario actuar con urgencia», subrayó.

Con estas 8 enmiendas, que han sido transaccionadas por el Ejecutivo andaluz, se van a incrementar sustancialmente los recursos y partidas para facilitar el emprendimiento y el acceso al mercado laboral en estas zonas marginales y rurales que tanto lo necesitan. Las dos últimas enmiendas admitidas del PSOE-A se refieren a mejora de los centros menores y el impulso de la Ciudad de la Justicia de Sevilla.

El portavoz parlamentario popular, José Antonio Nieto, puso de relieve la voluntad de diálogo y acuerdo del Gobierno que se refleja en la incorporación de estas enmiendas, lo que demuestra a su vez que se ha cambiado la tendencia de rechazar todo lo que viniera de la oposición, por lo que «todos los grupos han aportado algo a los presupuestos», remarcó.

No obstante, el portavoz popular criticó que la gran mayoría de las enmiendas presentadas por la oposición se han planteado para que no pudieran ser aceptadas e iban dirigidas a subir impuestos a los andaluces, justo lo contrario de la prioridad del Gobierno.

En el debate parlamentario, la defensa de estas primeras cuentas del Gobierno en coalición de PP y Cs corrió a cargo del consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, que insistió en que son «los presupuestos más sociales de la historia«, y resaltó la admisión de las enmiendas presentadas por la oposición por suponer »un avance que no se había hecho nunca«.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Cs, Sergio Romero, defendió los beneficios de estos presupuestos por su «coherencia y compromiso» con las necesidades de Andalucía, lo que se refleja con claridad en los 1.000 millones más destinados a sanidad, educación y servicios sociales.

Desde Vox, socio parlamentario y presupuestario del Gobierno, se lanzaron elogios con moderación de estas cuentas y de hecho su portavoz, Alejandro Hernández, aclaró que estas cuentas no son las de su formación y advirtió que el cambio y sus políticas y propuestas se recojan en los presupuestos del próximo año.

Rechazo de la oposición

El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, consideró la aceptación de estas enmiendas a última hora por parte del ejecutivo una maniobra del presidente de la Junta, Juanma Moreno, para intentar «congraciarse» con el grupo Adelante Andalucía, al que ha lanzado «lisonjas y admiraciones» en más de una ocasión.

En el debate fue el diputado Antonio Ramírez de Arellano defendió la posición socialista, que calificó el presupuesto de «muy negativo y falto de rigor», al tiempo que criticó al Gobierno por presumir de haber incorporado enmiendas de la oposición por primera vez cuando el PSOE-A ya hizo lo propio en cuentas pasadas, por lo que «parece que la Junta ha nacido cuando llegaron ustedes«, reprochó a PP-A y Cs. También censuró también el acuerdo parlamentario rubricado con Vox para sacar adelante el Presupuesto y que hace que este gobierno esté condicionado por la ultraderecha».

Por último, Adelante Andalucía calificó de «fraude» este presupuesto por ser «continuista y pisar el acelerador de las políticas de ajuste y austericidio». según su portavoz, Guzmán Ahumada.

52 enmiendas admitidas por un importe de 11 millones

Con la inclusión de las 8 enmiendas aceptadas a última hora, al final serán un total de 52 las propuestas de modificación presupuestaria que han sido admitidas por el Gobierno andaluz de PP y Cs para la aprobación definitiva mañana de sus primeras cuentas en el Parlamento, cambios que tienen un importe que supera los 11 millones.

Vox, como socio parlamentario que sustenta al Gobierno, ha sido el grupo al que más enmiendas se le han aceptado, con un total de 16 propuestas que suman 2,1 millones de euros, destacando especialmente el millón y medio de euros para la dotación de medidas de racionalización del sector público instrumental con el objetivo de impulsar su reestructuración y reordenación para mejorar la eficacia y eficiencia de la Administración. Asimismo, sobresale la enmienda para llevar a cabo un proceso de contratación para la realización de auditorías sobre dicho sector público para evaluar su eficacia, eficiencia y economía, así como las destinadas a incrementar la transparencia en la justificación de las subvenciones para comprobar de forma objetiva sus fines y utilidad pública.

Al grupo Adelante Andalucía se le han aprobado 18 enmiendas, junto a las enmiendas al articulado que solicitaban incorporar a la Ley General de Hacienda mejoras para una mayor transparencia en los anexos de inversiones y de personal, cuestiones en las que ya se estaba trabajando. Al PSOE se le han aceptado 4 enmiendas para la canalización de la presa de Rules y para impulsar ayudas a la ganadería extensiva, entre otras. A los grupos de PP y Ciudadanos, que han presentado también enmiendas conjuntas, se le han admitido 14 enmiendas que suman casi 600.000 euros.

Destacando aquellas que permitirán traer ante el Parlamento para su autorización procedimientos de resolución ágiles de casos que generen o puedan generar indemnizaciones patrimoniales millonarias, debido a la alta cuantía de las que ha tenido que asumir la Junta entre 2015 y 2019 con el pago por sentencias de más de 760 millones en procesos judiciales. Los grupos de la oposición, PSOE y Adelante Andalucía, han sido los grupos que han presentado el mayor número de enmiendas con más de 500 -275 y 268 respectivamente-, de las que han sido admitidas finalmente solo 22.