El Gobierno andaluz minimiza la dimisión de dos viceconsejeros y niega que haya crisis

Bendodo intenta minimizar la polvareda levantada. /Efe
Bendodo intenta minimizar la polvareda levantada. / Efe

Pese a que suman nueve ceses en seis meses, Bendodo considera que «entra dentro de lo razonable» en una administración de 270.000 empleados

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La dimisión este lunes de los viceconsejeros de Igualdad y Empleo, dos de los departamentos gestionados por Cs de mayor empaque en la Junta, resulta un rasgón en un Gobierno de coalición que esta semana saca pecho por la aprobación de su primer Presupuesto y los seis meses de andadura con los índices económicos a favor. Sobre todo porque al menos uno de ellos, el ya ex viceconsejero de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación Francisco José Martínez ha admitido que la decisión es fruto de la presión recibida y sus desavenencias en la gestión con la titular del área, Rocío Ruiz (Cs).

El portavoz del Gobierno, Elías Bendodo,intenta minimizar la polvareda levantada no solo por los dos ceses, sino porque suman ya nueve, siete en las consejerías bajo la tutela de Cs. «Es fruto de la casualidad», respondió el también consejero de Presidencia sobre la fuga de cargos en el partido naranja. «Los nuevos serán mejores que los cesados», añadió tras advertir al PSOE que si alardea de crisis de Gobierno «pincha en hueso».

La marcha de Martínez se venía barruntando en la consejería según varias fuentes, ya que el viceconsejero, exrector de la Universidad de Huelva, no se hablaba desde hace semanas con la consejera según él mismo ha reconocido, algo complicado de sostener largo tiempo en un Gobierno. El viceconsejero suele llevar el peso de la política de cada departamento y es el que acude a las reuniones de los consejillos que preparan el Consejo de Gobierno del martes.

El cese de Isabel Balbín como viceconsejera de Empleo ha causado mayor sorpresa. Formaba un tándem con la consejera, Rocío Blanco (Cs), desde que ambas destaparon como altas funcionarias de la Tesorería de la Seguridad Social en Málaga las irregularidades en los cursos de formación gestionados por la Junta que dieron lugar al 'caso Edu' primero y a otros en varias provincias. Ahora están archivados casi todos desde el punto de vista penal, pero no el administrativo para recuperar el dinero. Ambas recibieron la cruz al mérito policial por aquella operación. Balbín ha alegado motivos personales y ocupará un cargo en la Diputación de Málaga, donde Cs gobierna en coalición con el PP.

La marcha de los dos viceconsejeros suman nueve bajas de cargos y varios asesores más en el Gobierno desde que este arrancó el 22 de enero. La primera fue la de Alberto García Valera, un independiente con brillante trayectoria profesional en la Agencia Tributaria fichado por el PP para consejero de Hacienda. Dejó el cargo apenas una semana después tras sufrir un desmayo por problemas cardíacos. Ha sido el único cargo del PP que ha dejado el puesto hasta el cese de Concepción Cobo a principios de junio como secretaria general de Fondos Europeos al Desarrollo Sostenible. Procedía de la administración socialista y su cambio coincidió con la polémica por la pérdida de las subvenciones europeas para la conservación del lince.

La mayor fuga en Cs

La mayor fuga de cargos se ha producido en las áreas de Cs. Fueron sonadas las de Economía, Conocimiento y Empresas, que dirige Rogelio Velasco. Este prescindió de Isabel Álvarez Carmona por no ajustarse su perfil al de directora general de Fondos Europeos. La secretaria general de Universidades de esta consejería Pilar Ariza, también dimitió en mayo horas después de la polémica generada por las matrículas gratuitas, cuyo futuro precarizó, lo que obligó a Rogelio Velasco a desmentirla.

Otros tres delegados provinciales de Cs también cesaron en diferentes momentos, entre ellos la de Turismo y Regeneración en Granada Isabel Fernández-Vivancos al día siguiente de ser nombrada y al desvelarse que había sido letrada de la Junta cuando el 'caso Nevada' de la etapa socialista, que ha costado a la Administración 168 millones de euros; y el que fuera responsable de Economía y Empleo en Málaga Miguel Guijarro, tras destaparse sus sociedades pantalla en Panamá. A estos se suman los asesores de Empleo Luis Escribano y Antonio Barreda, conocidos por el 'comando antifraude' y de los que presumió Albert Rivera en un tuit. Los dos fueron destituidos en febrero.

El departamento con más bajas ha sido la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, en el ojo del huracán por el cerco a sus políticas de Vox, aliado necesario del bipartito en el Parlamento para sacar adelante el Presupuesto. La pasada semana se conoció la renuncia de la directora general del Instituto Andaluz de la Mujer, Mercedes Vico, por enfermedad, según la consejera de Igualdad. El pasado junio fue cesada Inmaculada Jiménez como secretaria general técnica. Tanto esta como Concepción Cobo habían sido cargos de la Administración socialista. El último en marcharse ha sido el viceconsejero Francisco José Martínez, el primero en destapar desavenencias internas en la consejería con la dirección política al afirmar en declaraciones a 'Abc' que llevaba semanas sin hablarse con Rocío Ruiz.

Estas declaraciones han dado pie al PSOE a calibrar las dimisiones como una crisis de Gobierno. «El presidente de la Junta debería comparecer para dar explicaciones porque lo que tiene sobre la mesa es una auténtica crisis de gobierno», ha reclamado el portavoz socialista de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano. El PSOE relaciona la fuga de cargos con la presión que reciben para sacar de los cajones la herencia recibida de la gestión de Susana Díaz. «Dicen que llegan a la Junta para mirar en los cajones y levantar las alfombras y es evidente que cualquier persona de bien no puede aguantar eso durante mucho tiempo porque están todos los días buscando material para generar mentiras y relatos falsos, lo que finalmente tiene un coste psicológico», apunta Arellano.

Cambios para mejorar

Desde el Ejecutivo se resta importancia a las bajas y se advierte al PSOE que «pincha en hueso» si cree que hay crisis. «En un Gobierno activo como este, que tiene 270.000 trabajadores, que se produzcan nombramientos y ceses es algo que entra dentro de lo razonable», explica Bendodo.

El número tres del Gobierno corrigió la pasada semana a la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, por su afirmación de que no hay brecha salarial en la Junta. Bendodo ha rechazado que este asunto haya sido el motivo de la dimisión del viceconsejero de Igualdad. Su explicación es que este es un Gobierno que se ha estado haciendo durante un semestre y son normales los cambios. «Estar en permanente alerta, renovación y cambios para mejorar es bueno», ha dicho para añadir que los nuevos nombramientos serán «mejores que los cesados».

Las bajas

Hacienda
Alberto García Valera, dimite por enfermedad como consejero,
Economía.
Isabel Álvarez, destituida como directora general de Fondos Europeos. Pilar Ariza, secretaria general de Universidades.
Empleo.
Isabel Balbín, viceconsejera, dimite por motivos personales. Destituidos los asesores Luis Escribano y Antonio Barreda.
Igualdad.
Dimiten Francisco José Martínez, viceconsejero; y Mercedes Vico, directora del IAM; Destituida Inmaculada Jiménez, secretaria general técnica.
Agricultura.
Concepción Cobo, secretaria general de Fondos Europeos al Desarrollo Sostenible.
Delegados.
Isabel Fernández-Vivancos (Turismo y Regeneración en Granada); Miguel Guijarro (Economía y Empleo en Málaga); y Antonia Morales (Educación en Almería).