Vox exige a Cs que se siente a negociar para retirar el veto al Presupuesto

El portavoz del grupo parlamentario, Alejandro Hernández, junto al presidente del grupo parlamentario de Vox, Francisco Serrano, muestra el documento. /EP
El portavoz del grupo parlamentario, Alejandro Hernández, junto al presidente del grupo parlamentario de Vox, Francisco Serrano, muestra el documento. / EP

«¿Qué va a pretender Ciudadanos, estar cuatro años sacando unos presupuestos sin contar con el apoyo de Vox, sin vincularse a Vox? Eso es imposible», espeta el partido de Abascal tras registrar la enmienda a la totalidad de las cuentas andaluzas - «No se puede canjear 26.500 millones de euros por una foto», responde el portavoz naranja

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

En medio de una gran expectación, Vox ha presentado esta mañana en el registro del Parlamento la enmienda a la totalidad al Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para 2019. Con ello formaliza el veto anunciado este lunes a las primeras cuentas del Gobierno del cambio de PP y Cs, una alternancia a 37 años de presidencias socialistas posible gracias a los 12 diputados de Vox. Este partido ha escenificado que tiene la llave de ese cambio en Andalucía y de su estabilidad. Vox, sin embargo, sigue abierto a la negociación y no ha descartado dar marcha atrás a la enmienda antes de la votación el próximo miércoles día 12. «Sería irresponsable no estar abiertos a la negociación», ha manifestado el portavoz del grupo parlamentario, Alejandro Hernández. Reitera la exigencia de una modificación «sustancial» del documento con recortes al sector empresarial público y la retirada de programas socialistas en materia social de «adoctrinamiento ideológico», pero añade otra: Por primera vez condiciona sentarse a negociar con el Ejecutivo andaluz a que en las conversaciones esté presente Ciudadanos.

«Ese es el punto clave, no podemos aprobar los presupuestos de una parte del Gobierno», ha aclarado Hernández. Hasta ahora la interlocución ha sido con el consejero de Hacienda, Juan Bravo, del PP. Vox exige un acuerdo con el compromiso de cambios en las cuentas en el trámite parlamentario, pero que también sea suscrito por Ciudadanos y que este partido salga en la foto. El partido naranja no rechaza la interlocución con Vox, pero se resiste a sentarse en una mesa con el partido de Abascal. Considera que es misión del titular de Hacienda. Cs pide responsabilidad a Vox y que piense en los ocho millones de andaluces antes que en la Alcaldía de Madrid, en alusión a los pactos del 26M. «No se puede canjear 26.500 millones de euros (montante de las cuentas) por una foto. Si alguien quiere una foto, que se vaya a un estudio de fotografía», ha respondido el portavoz de Cs, Sergio Romero. Pero Vox tiene claro que no quiere que se reproduzca las negociaciones tras el 2 de diciembre para la constitución del Parlamento andaluz y la investidura de Juanma Moreno.

Entonces el PP selló un documento de gobierno con Cs y otro de investidura con Vox porque el partido de Albert Rivera rehuía de que se le vinculara al partido ultraconservador. «¿Qué va a pretender Ciudadanos, estar cuatro años sacando unos presupuestos sin contar con el apoyo de Vox, sin vincularse a Vox? Eso es imposible», ha dicho Manuel Gavira. Un tercer diputado de Vox, Rodrigo Alonso, ha añadido: «Hay una parte del Gobierno que recela a hablar con nosotros y así es difícil llegar a un acuerdo» Preguntado el portavoz del PP, José Antonio Nieto, sobre si Cs debería acceder a las peticiones de Vox, ha respondido: «No me corresponde decirlo a mí, sino a Cs, pero creo que el Gobierno tiene que hacer todo el esfuerzo posible para sacar el Presupuesto». Desde Cs se apunta una fórmula, la de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, convoque una reunión del Gobierno con representantes de sus dos partidos y Vox.

Las fórmulas pueden ser varias, pero a Vox no parecen impresionarle las llamadas de atención de Moreno advirtiéndoles de que votarán junto a PSOE y Adelante Andalucía contra el Presupuesto de su gobierno. «Nuestros votantes lo entenderán. No dejamos de recibir mensajes de apoyo», ha manifestado Hernández. Los dos partidos de la izquierda del Parlamento también registraron las enmiendas a la totalidad después de Vox. Tanto el portavoz socialista, Mario Jiménez, como el de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, consideran que Vox juega a la «comedia» y que al final respaldará las cuentas. «Si al final de esta comedia la enmienda se retira, habrá que preguntarse a qué precio», ha afirmado Jiménez. El portavoz socialista considera que el órdago en sí de Vox supone una «espada de Damocles» que «evidencia la debilidad de un Gobierno incapaz de aprobar unos presupuestos sin evitar que uno de sus socios presente una enmienda y arrastre a la Comunidad a una inestabilidad inaudita».

«En solo cinco meses el presidente de la Junta se ha convertido en un pato cojo», ha apostillado. «El dragón es insaciable, nunca van a ser concesiones suficientes», ha avisado Maíllo al bipartito en alusión a Vox. También ha criticado la enmienda a la totalidad del PSOE. «Tendrá que hacer un sudoku para justificarla», ha dicho al coincidir con Vox en que se trata de un presupuesto parecido al último socialista. En cualquier caso, PP y Cs no cuentan con mayoría para salvar las cuentas si los tres grupos de la oposición votan la enmienda a la totalidad. El Gobierno tiene menos de una semana para disuadir a Vox. La votación para la admisión a trámite de las cuentas se celebra el próximo miércoles día 12.

Marín: «Si quieren nos sentamos esta tarde»

sevilla. Ante la petición de Vox, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, respondió horas después de la presentación de la enmienda a la totalidad que «si el único problema que tiene para apoyar estos Presupuestos es sentarse con el Gobierno de PP-Cs, si quieren nos sentamos esta tarde, ese no es ningún inconveniente». Si bien, considera que «el problema es si hay una postura que está condicionando otras negociaciones en otras comunidades autónomas o capitales de provincia; entonces, por muchas veces que nos sentemos, no vamos a llegar a ningún punto de encuentro», agregó.

Marín calificó de «error grave» que Vox haya presentado una enmienda a la totalidad y ha advertido de que esta iniciativa no paralizará al gobierno autonómico. El bipartito ya ha avisado de que las cuentas de 2018 están prorrogadas, por lo que el veto de Vox a las de 2019 no impedirá que el ejecutivo siga funcionando con normalidad.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha dado muestras de confiar en un acuerdo antes del día 12. Dijo que seguirá negociando con el partido de Abascal «para intentar con generosidad incorporar cuestiones que ellos plantean».