La ministra de Sanidad denuncia fallos en la gestión de crisis con el brote de la listeria

Juanma Moreno preside la reunión del gabinete de seguimiento del brote de listeriosis./EP
Juanma Moreno preside la reunión del gabinete de seguimiento del brote de listeriosis. / EP

El número de afectados asciende a las 132 personas en Andalucía y la infección empieza a extenderse a otras comunidades

josé luis piedra
JOSÉ LUIS PIEDRA

El brote de listeria por consumo de carne mechada en mal estado continúa contabilizando más casos y la previsión es que sigan creciendo aunque la situación tiende a estabilizarse, según la Consejería de Salud y Familias que ha confirmado hasta ahora 132 casos de esta infección por Listeria monocytogenes desde el inicio de la alerta activada el pasado 15 de agosto. El gabinete de crisis para el seguimiento de este brote contó ayer en Sevilla con la presencia del presidente andaluz, Juanma Moreno. La extensión de los casos ha sobrepasado ya las fronteras andaluzas aunque el foco del consumo sigue teniendo su origen en la comunidad y en la empresa cárnica sevillana, Magrudis. Actualmente ya se estudian casos también en Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha y Aragón.

La gestión por parte de la Junta de esta crisis ha sido cuestionada por el Gobierno del Estado, cuya ministra ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, denunció la existencia de fallos en el procedimiento de actuación y que toda esta crisis haya tenido su origen en Andalucía. En este sentido, dijo que «todos los casos del brote de listeriosis tienen relación directa con Andalucía al haberse consumido o comprado allí la carne mechada afectada» y añadió que «evidentemente, ha fallado algún procedimiento de los establecidos». Según la ministra, «alguna cuestión falló y ahora se trata de hacer inspecciones e indagaciones, que determinarán exactamente dónde se ha producido el fallo, pero evidentemente se ha producido, porque los procedimientos están pensados para que no suceda esto y haya una garantía de protección de los consumidores que en estos casos no ha ocurrido».

La polémica por la gestión de la crisis alimentaria también ha enfrentado a la Junta de Andalucía con el Ayuntamiento de Sevilla, cuyos laboratorios han sido los encargados de analizar las muestras de carne afectada remitidas por el Gobierno andaluz. Desde el departamento de Salud que dirige Jesús Aguirre se criticó la tardanza en realizar dichos análisis, lo que retrasó en unos días la decisión de decretar la alerta alimentaria, mientras que desde el consistorio hispalense se argumenta que la carne le fue enviada con fallos en el etiquetado por parte del personal de la Junta, lo que provocó dicha dilación en el conocimiento de sus resultados.

El número de pacientes hospitalizados por este brote se ha estabilizado y sigue siendo de 53 personas, de las que 23 son mujeres embarazadas, cinco más. En estado crítico se encuentran tres pacientes que permanecen ingresos en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla. En cuanto a los dos recién nacidos que estaban en seguimiento, se ha descartado la presencia de la bacteria en ambos. La distribución de personas ingresadas por provincias es la siguiente: Sevilla, 36; Huelva, 7; Cádiz, 3; Málaga, 6, Granada, 1; en el resto de provincias andaluzas no hay ingresados. A estos afectados hay que sumar el fallecimiento el pasado marte de la primer víctima mortal de este brote en Sevilla, una anciana de 90 años que llevaba ingresada varias semanas.

La Consejería de Salud y Familias, que está trasladando toda la información disponible a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EASAN), sigue haciendo intervenciones para la retirada efectiva de todos los productos de los establecimientos en los que se identifica que ha habido distribución de la empresa afectada, Magrudis. La Junta ha ampliado su análisis y muestreo a todos los productos de esta firma más allá de la carne mechada para determinar si existe también alguna afección en los mismos.