Díaz a Rivera: «El tiempo dirá si merecía la pena pactar con el demonio»

Susana Díaz durante el encuentro con mujeres celebrado ayer en Sevilla. :: efe/
Susana Díaz durante el encuentro con mujeres celebrado ayer en Sevilla. :: efe

La expresidenta critica a los líderes de C's por no asistir a la toma de posesión de Moreno porque «les avergüenza el pacto con Vox

AGENCIAS SEVILLA.

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, llamó ayer la atención sobre la ausencia de líderes nacionales de Ciudadanos (Cs) en el acto de toma de posesión del presidente, Juanma Moreno, y advirtió al presidente nacional del partido naranja, Albert Rivera, de que «el tiempo nos pondrá a cada uno en su sitio, y le dirá si para los sillones» de la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet, y del futuro vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ambos de Cs, «merecía la pena pactar con el demonio». En un encuentro con mujeres en Sevilla, Susana Díaz se refirió así al apoyo de Vox a la investidura del líder del PP-A, Juanma Moreno, como presidente de la Junta, donde gobernará en coalición con Cs.

Díaz comentó que en el acto de toma de posesión de Moreno de este viernes había destacadas «ausencias», no por parte de los socialistas, que estuvieron «reconociendo la legitimidad del Parlamento», según ha subrayado, sino por parte de Cs. «¿Dónde estaban Albert Rivera o Inés Arrimadas?», se preguntó la expresidenta, que recordó que ambos líderes naranjas pasaron buena parte de la campaña electoral de los comicios del 2 de diciembre en Andalucía. «Les avergonzaba el pacto» con Vox, según abundó Susana Díaz, que señaló que «desde el 2 de diciembre no he visto a Rivera por aquí», por Andalucía, e indicó que por parte de los líderes de Cs «no quieren que la gente los asocie con los amigos de sus amigos», en alusión a Vox, con «los que defienden el legado de la extrema derecha, los herederos del franquismo en nuestro país».

Sin embargo, Díaz quiso dejar claro que Rivera «ha optado por la extrema derecha», y afirmó que «uno tiene que saber dar la cara y decir que ha optado» por ello. Además, advirtió que «les vamos a recordar cada día con quién están, a quién se deben», porque, según remachó, «a partir de ahora no podrán tomar ninguna decisión» en el Gobierno andaluz «si no van de la mano de la extrema derecha», desde donde «se habla de deportaciones» y «de la involución, de devolver nuestra autonomía».

«Les vamos a recordar cada día con quién están, a quién se deben»

En esa línea, la secretaria general del PSOE-A criticó que «la autonomía de Andalucía se ha decidido en Madrid, desde Madrid y sin contar con los andaluces», y lamentó que «ese es el nuevo tiempo para nuestra tierra». Avisó de que «te puedes envolver en la bandera blanca y verde, pero si no se cree en el 28 de febrero, en el 4 de diciembre, en la igualdad, eso se nota, se ve en el primer minuto».

Díaz subrayó que, frente a eso, los socialistas «tenemos una responsabilidad», y resaltó las manifestaciones feministas celebradas el pasado martes «en todos los rincones» de Andalucía y también en el conjunto de España, señalando que, «en una semana que no ha sido fácil, sino dura para todos», constituyeron «un fogonazo de esperanza para todos». Díaz argumentó que las movilizaciones se convocaron «antes de que se supiese que iba a haber una sesión de investidura» ese día, y obedecieron al anuncio de «la extrema derecha» de que «no va a parar hasta que se deroguen todas las leyes de igualdad», y a la calle salieron sindicatos y organizaciones sociales que «estaban defendiendo firme la bandera de las mujeres».