Díaz habló con Sánchez y este le aseguró que el contrato se mantendrá

M. D. T. SEVILLA

El Gobierno andaluz ha mediado con el de la Nación desde las polémicas declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, para recomponer la situación y frenar el descontento en una provincia con tantos problemas de empleo como la de Cádiz a poco tiempo de convocar unas elecciones. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, reveló ayer en una entrevista radiofónica haber hablado con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado viernes y que este le transmitió «tranquilidad» y el compromiso de que el contrato con Arabia Saudí para la construcción de las corbetas se mantendrá.

«No sólo estaba comprometido, sino que me mandó un mensaje de tranquilidad, me dijo que no me preocupara porque el contrato se va a mantener y yo confío en la palabra de Pedro. No podía ser de otra manera porque estamos hablando de 6.000 familias», dijo la presidenta en Canal Sur Radio.

Díaz enfatizó que su gobierno se ha implicado en este asunto ante la mínima posibilidad de que el contrato se perdiese. Desde el primer momento en que Robles dijo que suspendería la venta de 400 bombas de precisión a Arabia Saudí, en Andalucía se dieron cuenta del efecto colateral negativo que la decisión podía tener en el contrato con Navantia. El vicepresidente, Manuel Jiménez Barrios, de acuerdo con el delegado del Gobierno, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, dieron la alarma al ejecutivo central vía Carmen Calvo.

Díaz recordó a Margarita Robles sus palabras de que el Gobierno central «no va a dejar en la estacada a los trabajadores de Navantia». El PP pidió ayer su dimisión por la metedura de pata de la ministra de Defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos