Entrevista Carmen Sánchez, delegada provincial de Economía y Empleo

«Había dejadez en la delegación; hemos contratado a 25 personas para liquidar deudas pendientes»

Carmen Sánchez, delegada provincial de Economía y Empleo./Germán Pozo
Carmen Sánchez, delegada provincial de Economía y Empleo. / Germán Pozo

«Hay 6.000 becas sin pagar, algunas de 2010; 300 expedientes de formación arrastrados desde 2017 y mucho dinero adeudado en subvenciones a los centros especiales de empleo»

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El paro, los cursos de formación, los planes de empleo, La Cónsula, CIO Mijas... No son pocos los asuntos que ocupan y preocupan a la nueva delegada territorial de Economía y Empleo en Málaga, Carmen Sánchez (Málaga, 1959). Psicóloga de formación, ha desarrollado su carrera en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), donde ha sido docente, coordinadora provincial de Programas de Formación y Empleo y directora del Centro Nacional de Formación Hotel Escuela Bellamar de Marbella. Defensora de la función pública y «obsesionada» con tener una Administración «ágil», se ha marcado como objetivo urgente liquidar las deudas pendientes de la delegación.

Usted es funcionaria de carrera y sin afiliación política. ¿Cómo le llegó la propuesta de ser delegada provincial de Economía y Empleo?

Rocío [Blanco, la consejera de Empleo] me llamó porque sabía de la gestión que yo había realizado en el SEPE. Consideró que tenía el perfil ideal para lo que necesitaba. Así que me contó cuál era su idea y yo le conté todos los proyectos que tenía en mente. Y me dijo: «Te lo compro». 

¿Qué objetivos se plantea en su nuevo cargo?

Para mí es una oportunidad, porque llevo muchos años trabajando en esto y he visto todo lo que ha funcionado y lo que no. A veces, es cuestión de rescatar las cosas que han ido funcionando y adaptarlas a los nuevos tiempos. Por ejemplo, las mesas sectoriales: el 3 de junio hicimos una enfocada al binomio formación y empleo. Citamos a representantes que pudieran darnos información sobre las ocupaciones que más se demandan en cada sector. Por ejemplo, la mesa de hostelería decía: no encontramos cocteleros y faltan también muchos camareros y cocineros. En la construcción resaltaban la falta de especialistas en pladur. Otra conclusión interesante es que se necesitan expertos en ciberseguridad no universitarios. 

¿Van a organizarse cursos para formar a profesionales en estas ocupaciones altamente demandadas? 

Sí, en noviembre vamos a ofertar cursos con medios propios en hostelería, turismo, ciberseguridad, albañilería… Necesitamos alumnos. El problema es cómo atraer a esos chicos que no están estudiando ni trabajando, lo que se llama vulgarmente 'ninis'. Necesitamos que estos jóvenes se incorporen al mercado laboral, pero que lo hagan formados.

¿Cómo han pensado atraer a esos 'ninis'? Porque el SAE no tiene muy buena fama… La gente piensa que sirve para sellar el paro y poco más.

Tenemos que redefinir el SAE y potenciar su actividad; que intermedie mucho mejor en el mercado laboral. Pero además hay que darle más visibilidad a nuestros servicios, que son muy buenos. Este año, de hecho, hay un 5% más de presupuesto para el servicio de orientación. Hay que conseguir que la persona que llegue al SAE, en un año sea empleable. Queremos evitar que los parados se acostumbren a ser parados de larga duración.

¿Eso se puede hacer con la situación actual del SAE, en la que hay trabajadores de primera y trabajadores de segunda, que no pueden acceder al programa informático?

Hemos heredado un problema importante con el personal del SAE porque entre los 412 trabajadores que tiene en Málaga, hay 16 convenios colectivos diferentes. Cada uno ha ingresado en la Administración Pública de una forma distinta. Mi punto de vista es que no podemos prescindir de estas personas porque ya están formadas y las necesitamos. Se debería crear un proceso para que al final, con un concurso oposición, se terminen funcionarizando.

En términos de empleo y formación, ¿qué traen los nuevos presupuestos de la Junta a Málaga?

1.130 millones de euros es el montante de la Consejería de Empleo, del cual el 68% va destinado a políticas activas de empleo. Se va a reactivar la formación. Vamos a intentar ser más ágiles a la hora de pagar becas. Tenemos más de 6.000 becas por pagar de personas que hicieron cursos en 2010, 2011 ó 2016. Eso es inaceptable. Por lo pronto, este mes ya tenemos en Málaga 4 millones de euros para formar a ocupados. Y en septiembre empezarán los cursos con compromiso de contratación para desempleados, con 20 millones de euros a nivel andaluz.  

«Hay que conseguir que la persona que acuda al SAE, en el plazo de un año sea empleable» Carmen Sánchez

En comparación con el presupuesto de este año, ¿qué partidas aumentan y cuáles disminuyen? 

Nuestro presupuesto en todas y cada una de las partidas es superior a las ejecutadas el año pasado. El papel lo aguanta todo, pero es que en Empleo se ha quedado sin ejecutar un 46% del presupuesto del año pasado. Por ejemplo, los ayuntamientos no cobraron los planes especiales de empleo; se les están abonando ahora. A los centros especiales de empleo, que hay 95 en la provincia, se les debía muchísimo dinero. Han sido muchas las oportunidades de crear empleo que se han perdido este año por falta de ejecución de presupuesto. Ya he mencionado las 6.000 becas pendientes de pago, Y respecto a los centros de formación, hay 300 expedientes de 2017 sin abonar.

Vamos, que cuando llegó el despacho se encontró una cola de gente exigiendo cobrar…

Había cola, sí [se ríe]. El primer objetivo que nos propusimos fue liquidar todo. De hecho ahora se ha contratado a 25 personas para hacer un plan de choque y liquidar todo lo pendiente. Se va a empezar por abonar todas las becas y los expedientes de formación pendientes y cuando acaben con eso, pasarán al resto.

¿Cómo se explica que haya ocurrido eso?

Por la inercia de trabajo que ha habido. En la Delegación se tardaba seis meses en tramitar expedientes. Le doy más ejemplos: la agencia IDEA ha dejado de ejecutar su presupuesto desde 2017. El año pasado hay una línea de subvención de la que se ejecutó sólo un 5%. En otra de las líneas se ejecutó un 26%.

Y mientras tanto, la Junta publicitaba una y otra vez nuevos fondos dirigidos a la creación de empleo y la modernización de empresas.

Y había fondos, pero no se ejecutaron. Ocurría una cosa tan tonta como que no se reunía el consejo provincial de la Agencia IDEA donde se analizaban los proyectos para aprobarlos o denegarlos. Es una dejadez, una forma de trabajar que no entiendo.

¿Qué va a ocurrir con los cursos de formación para parados?

Se van a mantener; lo que va a cambiar es el sistema de contratación. En vez de por subvención se van a hacer por licitación, que es la mejor forma de garantizar la transparencia y de agilizar la Administración.

¿Qué futuro se plantea para las escuelas taller y talleres de empleo? 

Las escuelas taller necesitan encontrar otra vez su norte. Fueron creadas para un objetivo concreto, que era cuidar nuestro patrimonio cultural o arqueológico. Y eso se ha perdido por completo. Ahora los únicos talleres de empleo que están funcionando son de algunos pueblos que dan cursos de administrativos, que por cierto muchos de sus alumnos están bastante desmotivados. Esa forma de utilizar mal los recursos públicos que con tanto trabajo pagamos los andaluces… Nuestra obligación es hacer una buena gestión de los recursos públicos y eso implica evaluar muy bien en qué medida tendría más sentido utilizarlos.

«La fecha límite para reabrir CIO Mijas es el 18 de noviembre»

¿Qué objetivos se plantea para La Cónsula?

Después de haber ha estado cuatro años cerrada, La Cónsula tiene un toque decadente. Los jardines son del Ayuntamiento y tenemos que llegar a un acuerdo para que haga un plan de choque. ¿Nosotros qué estamos haciendo? Pues licitar la parte de pintura, el ajardinamiento del principio, cambiar los carteles, cambiar proyectores que ya no funcionan...

¿Y el CIO Mijas? Juan Marín anunció que abrirá a finales de año, ¿puede dar más detalle?

Nos hemos puesto la fecha límite de 18 de noviembre para volver a abrirlo. La reapertura va a ser en tres fases. En la primera va a abrir el aulario y la zona de administración, y vamos a dar cinco cursos. En una segunda fase se abrirá la residencia de estudiantes. Y en una tercera fase abrirá el hotel, que se licitará a una empresa, y queremos fomentar que los alumnos hagan las prácticas allí. El horizonte temporal de estas tres fases sería noviembre de 2019, primavera de 2020 y finales de 2020, respectivamente.