El curso escolar en Andalucía arranca con 21 alumnos por aula, la ratio más baja de la última década

El curso escolar en Andalucía arranca con 21 alumnos por aula, la ratio más baja de la última década
SUR

Javier Imbroda destaca la incorporación de 750 profesores y el aumento de 166 nuevas líneas en secundario, educación especial y FP pese al descenso de la natalidad

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA

El curso escolar arrancará este año con la mejor ratio de alumnos por aula de la última década, con una media de 21 escolares por clase de media. En concreto, esta ratio será de 20,76 alumnos por aula para la Educación Infantil y 21,33 para la Educación Primaria. Así lo puso de relieve el consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, que defendió el esfuerzo de su departamento por incrementar los recursos para este nuevo curso 2019/2020 en el que se contará con más de 203 millones adicionales de euros destinados al sistema educativo dentro del presupuesto autonómico para este año.

Esta ratio se sitúa tanto en Educación Infantil como en Primaria en más de cuatro puntos menos del límite establecido por ley, que fija en 25 el máximo de alumnos por aula. Imbroda rechazó las críticas por los supuestos recortes sin fundamentos planteadas por oposición y sindicatos en los últimos meses que, a su juicio, «no se ajustan a la realidad y confunden a las familias y a los andaluces en general«.

El consejero aseguró que en Educación suben los recursos y presupuestos y destacó la incorporación de 750 profesores más para el curso que comenzará en breve, lo que eleva a 102.105 el número total de maestros, junto al aumento de las líneas públicas pese al descenso de más de 13.000 escolares que se va a registrar debido fundamentalmente a la fuerte disminución de la natalidad.

Imbroda presentó en el Consejo de Gobierno el informe sobre la planificación educativa del curso 2019/20 que pretende dar respuesta a las nuevas necesidades que se detecten en aquellos lugares y enseñanzas donde hay un aumento del alumnado y para evitar también el mantenimiento de unidades innecesarias en los que se produzca una disminución de estudiantes«.

Con la bajada drástica de escolares, Imbroda planteó que teniendo en cuenta que la ratio máxima legalmente permitida es de 25 alumnos, se podrían haber suprimido 520 unidades públicas, pero sin embargo «no solo se van a reducir muchas menos, sino que en algunos casos se van a aumentar», remarcó.

Los 4.586 centros docentes públicos de Andalucía acogerán a 1.401.083 estudiantes, 13.515 menos que en el anterior curso, según la tendencia de los últimos años, como consecuencia del fuerte retroceso de la natalidad. Educación Primaria es la enseñanza que más alumnos pierde con 10.886 menos, seguida por Infantil con 1.944 estudiantes menos. Por el contrario, en Educación Secundaria Obligatoria se incrementa el alumnado en más de 5.700 y la ratio se sitúa en 26,42 menos de cuatro por debajo del límite máximo que se sitúa en 30.

En Andalucía, en este curso que comienza en septiembre se incorporarán a las aulas 1.813.006 estudiantes y 127.422 docentes repartidos en un total de 7.144 centros, tanto públicos como concertados y privados.

Aumento de líneas educativas

El titular de Educación y Deportes subrayó el aumento de líneas públicas pese al descenso del volumen global de escolares, lo que ha motivo el incremento de personal y también por esa demanda mayor de alumnado en las enseñanzas de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), así como por la implantación de nuevos ciclos formativos como una de las grandes apuestas del Gobierno andaluz.

Así, Imbroda detalló que en Secundaria se abren algo más de 200 unidades públicas y en educación especial serán 130 unidades nuevas, junto a la apertura de 125 ciclos formativos públicos en FP, lo que equivale a la puesta en marcha en total de 166 unidades públicas y más de 4.000 plazas.

Frente a ello, el consejero recordó el cierre de más de 500 unidades públicas durante la época de gestión socialista y aseveró que era por un intento de desmantelar la educación pública, sino que se estaba sufriendo la bajada de la natalidad.

Y ha añadido frente a quienes dicen que se cierran unidades públicas para dárselas a la concertada, que en este curso «se han abierto cero unidades en la concertada», pero «están en un estado de bucle, porque son opiniones no son hechos», a la par que ha destacado que «nunca ha habido una apuesta tan grande por la educación pública» y que el sistema «está preparado para dar respuesta a la demanda».

Imbroda descartó que se estén cerrando unidades públicas para impulsar la enseñanza concertada y en este sentido aseguró que se han abierto cero unidades de la concertada en este curso, al mismo tiempo que despejó cualquier duda sobre el posible concierto de los estudios de Bachillerato, algo que de momento no se plantea aunque precisó que «lo valorarán a lo largo de la legislatura».