Cuenta atrás en busca del voto municipal más disputado

Cuenta atrás en busca del voto municipal más disputado

PSOE-A, Cs y Vox piensan en consolidar sus buenos resultados de las generales, PP-A confía en la remontada y Adelante Andalucía, en conservar su poder localLos líderes políticos se vuelcan con la campaña en la semana decisiva de las elecciones municipales del día 26

JOSÉ LUIS PIEDRA SEVILLA.

La campaña electoral de las municipales del próximo 26 de mayo -también europeas aunque estén en un segundo plano- ha sobrepasado su ecuador y se dispone ya a enfilar la decisiva recta final en la búsqueda del voto más disputado y fragmentado que nunca en unos comicios locales. Los líderes políticos andaluces se preparan para volcarse en la semana decisiva en esta campaña, en la que el despliegue territorial de todos los representantes de los partidos alcanza su punto álgido para intentar estar presente en cada rincón de Andalucía arropando a sus candidatos a las alcaldías.

Las distintas formaciones pondrán al máximo estos días su maquinaria electoral y sus líderes se disponen a echar el resto hasta el próximo viernes. La referencia de los últimos resultados electorales en las generales del 28 de abril marcan, sin duda, el devenir y la expectativas de esta campaña, aunque es cierto que las municipales son diferentes por la cercanía de la ciudadanía a los candidatos y a su gestión, cobrando gran valor la persona por encima incluso de las siglas.

Todos los partidos salen a ganar, un verbo que en el actual panorama político ha reducido la dimensión de su significado y solo supone aspirar a ser la lista más votada, después de que las mayorías absolutas hayan pasado ya a formar parte de la historia en los últimos años con el adiós a la hegemonía del bipartidismo.

El protagonismo emergente de Ciudadanos, que avanza en su presencia en las urnas de muchos pueblos y ciudades andaluzas, y la aparición de Vox en estas municipales abren el abanico de la disputa política en numerosos ayuntamientos, aunque ambas formaciones no se presentan en todos los municipios andaluces, cerca de 800. En eso parten con ventaja PSOE-A y PP-A, que sí están en la listas de todas esas poblaciones aprovechando su gran implantación territorial.

Con estas premisas, los socialistas, Ciudadanos y Vox aspiran a consolidar y mejorar los resultados cosechados en las últimas generales y potenciar así la tendencia en la evolución de sus apoyos. Por su parte, el PP sueña con la remontada y trabaja por resurgir aprovechando el tirón local de sus candidatos y la proyección de su presidente andaluz, Juanma Moreno, y su gestión en la Junta, mientras que Adelante Andalucía confía en mantener su poder en sus feudos tradicionales, donde gobiernan o tienen una alta representación.

PSOE

Los socialistas liderados por Susana Díaz van lanzados tras el gran resultado de las generales, en las que obtuvieron medio millón de votos más que en las autonómicas del 2 de diciembre. El reto ahora, como viene resaltando la líder de los socialistas, es «rematar la faena» y consolidar y superar incluso esos resultados. Susana Díaz está volcada en esta campaña consciente de lo mucho que se juega en esta cita electoral para que su partido recupere el terreno perdido en diciembre. Hasta ahora se ha prodigado con intensidad con varios actos cada día, especialmente en muchos pueblos y poblaciones medianas, apoyando a sus candidatos. Además de poner en valor el programa y gestión local de dichos candidatos, el mensaje troncal en la campaña es frenar a las tres derechas por sus consecuencias negativas para el avance social y evitar que se hagan con el poder municipal, como así ha ocurrido en el Gobierno andaluz. También consideran fundamental movilizar a la gente ya que una participación masiva es siempre sinónimo de un buen resultado, como pasó en las generales. Pedro Sánchez tiene previsto aterrizar en Andalucía en la recta final de la campaña para dar un espaldarazo a los suyos y estará presente el próximo miércoles en Córdoba y Málaga. El líder socialista pondrá en la escena el ejemplo a seguir de su victoria a nivel nacional para frenar a la derecha y conseguir en las municipales un gobierno de progreso y comprometido con lo social.

Partido Popular

El Partido Popular está realizando también una gran movilización con el despliegue territorial de todos sus dirigentes para dar un empuje a sus candidatos, después del mazazo de las generales. Los populares son conscientes de que estas elecciones son diferentes y que los electores miran más a las personas y su gestión, por encima de una siglas en horas bajas a nivel nacional. Desde sus filas se confía en remontar y resurgir para ser la lista de centro-derecha más votada en la mayoría de los municipios.

El mensaje estelar de su campaña, además de los logros de sus 183 alcaldes que gobiernan actualmente en municipios andaluces, es la proyección y gestión de su nuevo presidente en el Ejecutivo andaluz, Juanma Moreno, un espejo en el que deben mirarse para el desarrollo de esas políticas en los ayuntamientos. Los primeros resultados de su meses de gestión -bajada de impuestos, mejora de la economía y el empleo, regeneración y los nuevos presupuestos más sociales de la historia- son argumento principal en el epílogo de campaña para los populares, que esperan superar a Ciudadanos aprovechando que se presentan en más municipios. El líder de los populares andaluces está realizando un esfuerzo suplementario para estar presente en la campaña, ya que está conjugando su agenda electoral con su responsabilidad de gobierno, pero está previsto que incremente su presencia en esta última semana porque es todo un activo para revolucionar el voto local con su imagen y logros como presidente.

Los populares aspiran a que la fragmentación del voto del centro-derecha se reduzca y que vuelva a aglutinar esos apoyos, algo que está seguro que conseguirá en gran parte de los municipios donde no se presentan sus rivales por ese espacio, C,s y Vox. En cualquier caso, el objetivo prioritario es lograr ser la lista más votada del centro-derecha y sumar los apoyos suficientes para poder gobernar en muchos municipios.

Ciudadanos

Por su parte, Ciudadanos se está empleando a fondo en esta campaña con su líder y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, presente en todas las provincias y con la ambición de seguir creciendo ahora en los ayuntamientos, presentando listas ya en 323 consistorios (un 41% más en 2015), lo que les permite estar en las ciudades y pueblos más poblados y llegar así al 80% del electorado andaluz.

La formación espera aprovechar su ola de crecimiento continuo que se confirmó en las pasadas generales como la opción del voto útil y aspiran también a ser decisivos en muchos consistorios para cambiar los gobiernos como han conseguido en la Junta. No en vano, los positivos resultados de su gestión y la regeneración impulsada por el ejecutivo autonómico también son estandartes destacados de sus dirigentes en esta campaña, que está contando con el respaldo especialmente de la mujer con más tirón de los naranjas, Inés Arrimadas, aprovechando sus raíces andaluzas. De hecho ha estado en su ciudad natal, Jerez, y ayer en Granada, Málaga y La Línea. Su líder nacional aún no ha pisado Andalucía al estar también acaparado por las campañas de las autonómicas en el resto de comunidades.

Ciudadanos

La campaña de la izquierda conformada por IU y Podemos en la confluencia Adelante Andalucía tiene todo el protagonismo en Antonio Maíllo, debido la ausencia de de Teresa Rodríguez. Su baja maternal la tiene fuera del escaparate electoral. La singularidad de la confluencia, que se presenta de forma conjunta en solo 208 municipios, ha llevado a las dos formaciones a estar realizando una doble campaña, la más fuerte de manera conjunta y otro por separado, ya que en 83 municipios concurren por separado con sus respectivas marcas.

Además, la privilegiada implantación territorial de IU le permite presentarse en otros 228 municipios. La campaña de la confluencia de izquierdas está siendo de cercanía y de contacto directo y con pequeños actos, con una presencia de especial en los pueblos donde gobiernan y tienen mayor implantación. El objetivo es afianzar los feudos donde gozan de mayoría, como son los 80 municipios donde gobiernan con las siglas de IU. La confluencia también con el apoyo de sus estrellas nacionales, como el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ayer en Sevilla, y la aparición de Alberto Garzón, que volverá a Andalucía en esta semana decisiva. Los de izquierdas se trazan como meta parar a la derecha y que no sea determinante en los municipios la ultraderecha de Vox, formación que sueña con seguir su ascenso imparable que le ha llevado a estrenar su representación en el Congreso, Senado y en el Parlamento andaluz.

Vox

Vox trabaja ahora en Andalucía para el asalto al municipalismo, donde también esperan irrumpir con fuerza presentando candidaturas en todas las capitales y en grandes poblaciones. La formación de Santiago Abascal, que mantiene una campaña con contados actos públicos, confía en crecer en todas las ciudades pero sobre todo en Almería, su feudo fuerte en las generales, con epicentro en El Ejido, donde fue la lista más votada.