Las comparecencias de Díaz y Moreno en la comisión de la Faffe enfrentan a los partidos en el Parlamento

Susana Díaz y Rogelio Velasco, en el Parlamento de Andalucía. /EP
Susana Díaz y Rogelio Velasco, en el Parlamento de Andalucía. / EP

El PP-A y Cs rechazan la presencia del presidente de la Junta mientras que el PSOE critica el uso electoral de la comparecencia de Díaz y Vox cuestiona lo resultados de la comisión

JOSÉ LUIS PIEDRA

La petición de las comparecencias de Susana Díaz y Juanma Moreno en la comisión de investigación para aclarar la gestión e irregularidades en la desaparecida Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) ha abierto un nuevo frente político en el Parlamento entre los diferentes grupos en un ambiente en el que se respira ya con intensidad la precampaña electoral del 10-N.

PP-A y Cs arremetieron contra el PSOE-A por solicitar la presencia del presidente de la Junta, Juanma Moreno, una petición que causó estupor en ambas formaciones y que no tiene ningún argumento que la sostenga porque el líder de los populares no estaba en el Gobierno cuando ocurrieron los hechos investigados en esta fundación. Por su parte, el PSOE-A sostiene que Susana Díaz tampoco estaba en el Gobierno, ni siquiera como consejera, cuando se liquidó este organismo en 2011 y por ese mismo criterio exigen que declare Juanma Moreno, cuya presencia en la comisión no descarta apoyar Adelante Andalucía. A toda esta polémica se suma el escepticismo mostrado por Vox, que con estos enfrentamientos y estrategias de los grupos cuestiona los resultados finales de la comisión.

El portavoz parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto, expresó no entender qué busca el PSOE-A con la petición de comparecencia del presidente andaluz y añadió que «parece que quiere taparlo todo y no les interesa esclarecer cómo se han utilizado estos recursos públicos de manera tan espuria«.

Sobre la presencia de Susana Díaz en la comisión, explicó que está basada en que «fue la persona que asumió la liquidación de la Faffe y curiosamente no extrajo ninguna conclusión negativa, no se tomaron medidas en contra de los directivos ni para recuperar los recursos perdidos«.

En la misma línea se pronunció el portavoz parlamentario de Cs, Sergio Romero, que consideró que «no es lógico ni oportuno» que Moreno tenga que comparecer en esta comisión porque se al que se está investigando al PSOE-A. «Ni Moreno ni Ciudadanos estaban en el gobierno cuando se desarrolló esté escándalo», subrayó Romero, que agregó que «lo único que podrá explicar es lo que se ha encontrado cuando llegó al Gobierno».

A su juicio, «el PSOE-A ha sido nefasto para el buen nombre de Andalucía y ahora le tiemblan las piernas cuando se habla de la Oficina anticorrupción y fraude».«Los que se iban a un prostíbulo a cuestiones inmorales, a la feria y con el beneplácito del PSOE-A se gastaban el dinero en comilonas y los que pagaban multas. Esos tienen que explicarlo», denunció el diputado de Cs.

Uso electoralista

El PSOE-A replicó a estas críticas de PP-A y Cs argumentando que se hace un «uso electoralista» de las comparecencias y se utilizar una «doble vara de medir» por parte de ambas formaciones, argumentando que «cuando llegó Susana Díaz al Gobierno andaluz como consejera ya se había disuelto la fundación en 2011».

«Tendrán que explicar por qué Susana Díaz sí tiene que comparecer y Juanma Moreno no«, al tiempo que afirmó que «esta petición es un clásico del PP durante las campañas electorales para hacer que Susana Díaz comparezca en una comisión de investigación, sea donde sea».

«Les da exactamente igual la verdad, lo único que le mueve a la derecha es hacer daño político y erosionar al PSOE-A en plena campaña electoral», aseguró Fiscal, que criticó además que la Junta no está enviando toda la información a este órgano lo que consideró «una vergüenza y una utilización muy grave» del Parlamento andaluz en este asunto.

La petición socialista de comparecencia del presidente andaluz será valorada por el grupo parlamentario de Adelante Andalucía, que no descarta apoyar que Moreno se explique en esta comisión de la Cámara autonómica si es que puede «arrojar luz» sobre los hechos que se investigan, según indicó el diputado de la confluencia de izquierdas y representante en esta comisión, Nacho Molina.

En medio de esta polémica por las comparecencias, el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, mostró el «escéptico» de su grupo ante los resultados que pueda obtener finalmente esta que, a su juicio, «ya empezó mal con un pacto entre el PSOE, PP y Cs, con lo que se puso al lobo a guardar las ovejas», además de censurar al PSOE de usar «prácticas dilatorias y pedir información a destajo cuando la comisión de investigación debe centrarse en su objetivo, que es pedir responsabilidades políticas», apostilló.