PP y Ciudadanos exigen a Vox una actitud constructiva y anteponer el interés general al partidista

Loles López, ayer, durante su comparecencia en la sede regional de los populares./SUR
Loles López, ayer, durante su comparecencia en la sede regional de los populares. / SUR

Para el PSOE ha quedado constatada «la debilidad» del Gobierno tras anunciar Vox que no apoyará el presupuesto de 2019 si no se deroga la ley de Memoria Histórica

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Cuando se acaba de cumplir un mes de la toma de posesión del popular Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, Vox sigue marcando la agenda política autonómica. El anuncio por parte de Santiago Abascal, líder de la formación ultraconservadora, de que el apoyo a los presupuestos regionales de 2019 está condicionado a que se derogue la ley de Memoria Histórica y se cumpla el acuerdo de investidura firmado con los populares para poner en marcha una ley de Concordia provocó ayer una catarata de reacciones. El PP y Ciudadanos, socios de gobierno, exigieron a Vox una actitud constructiva que contribuya a garantizar la gobernabilidad en la región y que para ello anteponga el interés general al partidista en un clima marcado por el ciclo electoral. Para el PSOE esta advertencia constata «la debilidad» del bipartito de centro-derecha, mientras que Podemos acusó de «facha y sinvergüenza» a Abascal.

Juanma Moreno sostuvo que el gobierno autonómico «no se dejará arrastrar» ante los próximos procesos electorales y que la prioridad es «la gestión diaria» para afrontar los «problemas» de los andaluces. Ante la advertencia de Vox, el presidente de la Junta, aseguró que el ejecutivo autonómico «no va a parar, no va a cerrar por la campaña».

«El gobierno autonómico no va a parar, no va a cerrar por la campaña» Juanma Moreno. Presidente de la Junta

Loles López, secretaria general del PP-A, exigió «altura de miras» a Vox anteponiendo el interés general de los ciudadanos a la estrategia partidista y subrayó que su partido cumplirá los compromisos suscritos. En este punto el punto 33 del acuerdo suscrito el 9 de enero entre el PP y Vox para que este partido votara la investidura de Moreno estipula que se promoverá una ley de Concordia que sustituya a la ley de Memoria Histórica.

«Eso es lo que vamos a hacer para cumplir ese compromiso. Se ha creado la figura del comisionado de la Concordia para llegar a una ley de Concordia, una ley que tenga en cuenta todas las sensibilidades», dijo la número dos de los populares andaluces.

Ciudadanos, que no se siente vinculado al acuerdo bilateral entre PP y Vox, instó a la formación de Santiago Abascal a aclarar si quiere ser un partido «constructivo o destructivo». Sergio Romero, portavoz parlamentario de la formación naranja, sostuvo que en la nueva etapa política abierta en Andalucía, Vox tiene la oportunidad de demostrar a los andaluces que «se puede y se debe gobernar de una manera diferente» a como lo ha hecho el PSOE.

«Vox tiene que aclarar si quiere ser un partido constructivo o destructivo» Sergio Romero. Portavoz de Cs en el Parlamento

Desde la oposición de izquierdas, la portavoz del PSOE de Andalucía, Ángeles Férriz, sostuvo que ha quedado constatada la «dramática debilidad» del bipartito de PP y Ciudadanos y pronosticó que este gobierno «durará lo que quiera (Santiago) Abascal». «En la práctica hay dos gobiernos (de PP y Ciudadanos), cada uno va por un lado, se miran de reojo y su supervivencia depende directamente de Vox, que es quien marca el ritmo», afirmó.

Férriz recordó que sin los votos de Vox no se podrían aprobar los presupuestos autonómicos para este año y criticó las «contradicciones e incoherencias» del gobierno de coalición, al que acusó de estar «batiendo el récord de los incumplimientos», en referencia a algunas de la promesas lanzadas durante la campaña electoral.

Desde Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, responsable de la secretaría Política y de Comunicación, arremetió con dureza contra el líder nacional de Vox. «El último tuit de Abascal decía que la memoria histórica tiene que derogarse, no tiene vergüenza, es un sinvergüenza, facha, se lo diremos todas las veces que haga falta», aseveró.

Pérez Ganfornina anunció que su partido plantará cara «a la derecha de siempre». «No vamos a dejar ni un sólo resquicio a defender sus políticas porque nos parecen de total intolerancia, de injusticia y no merecen nuestra valoración», destacó.

Por su parte, la secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, manifestó ayer que «si los que quieren derogar la Ley de Memoria Histórica tuvieran a su madre y a su padre en una fosa común, lucharían por darle una sepultura digna».