Ciudadanos abre la puerta a que Moreno presida el Gobierno andaluz

Juan Manuel Moreno, el pasado día 4 en la reunión del comité ejecutivo regional del PP./José Manuel Vidal. EFE
Juan Manuel Moreno, el pasado día 4 en la reunión del comité ejecutivo regional del PP. / José Manuel Vidal. EFE

La formación de Rivera rebaja sus exigencias y facilita el camino hacia el acuerdo con el PP horas antes de sentarse hoy a negociar

M. E. ALONSO | N. VEGA

PP y Ciudadanos abren hoy las negociaciones para forjar un cambio de gobierno en Andalucía y dar la vuelta a 36 años de socialismo. El acuerdo debería estar cerrado antes del 27 de diciembre, día que se constituye el Parlamento autonómico, y el partido liberal ya no considera «irrenunciable» que su candidato, Juan Marín, sea el próximo inquilino de San Telmo.

La formación que preside Albert Rivera rebajó ayer sus exigencias y abrió la puerta a que el aspirante popular, Juan Manuel Moreno, sea investido presidente de la Junta. «Para nosotros la línea roja que hay es el compromiso con los andaluces de que el PSOE no va a formar parte del Gobierno», reconoció el secretario general, José Manuel Villegas.

Pese a ser la tercera fuerza, Ciudadanos se había arrogado hasta ahora el derecho a encabezar un nuevo ejecutivo en Andalucía porque, argumentaba, ha sido el único partido de los cuatro principales que ha crecido –los socialistas pasan de 47 a 33 escaños y los populares de 33 a 26– y, además, no tiene lastres de corrupción, a diferencia del PP, que cuenta con varios procesos judiciales abiertos. «La prioridad es que haya cambio. Y que ese Gobierno esté encabezado por Juan Marín para no cambiar los ERE por la Gürtel», arguyó incluso ayer Villegas. Pero este último punto ya no es condición 'sine qua non'.

El matiz no sólo allana el camino del pacto, sino que ha disparado los niveles de optimismo en las filas populares, donde avisaban que de ninguna manera estaban dispuestos a negociar la presidencia del Gobierno andaluz. «Es absolutamente irrenunciable, Juanma Moreno tiene que ser el presidente», advirtió este lunes la vicesecretaria de Comunicación del PP tras el encuentro del comité de dirección en la sede nacional de Génova.

Marta González recomendó dejar, en todo caso, el debate sobre los cargos para el final y trabajar, de momento, en los puntos del programa electoral que comparten las dos formaciones del centro derecha. La primera ocasión de intercambiar impresiones, al menos de manera oficial, la tendrán hoy a las cuatro de la tarde en Sevilla los equipos negociadores. Al encuentro acudirán, además de Moreno y Marín, el secretario general del PP y el de Ciudadanos.

Teodoro García Egea y Villegas han mantenido estos días numerosos contactos telefónicos para establecer el marco de la negociación, que, según los populares, deberá ocuparse también de la composición de la Mesa del Parlamento andaluz. En el PP confían en diseñar un gobierno de coalición en el que la «responsabilidad sea compartida» y, aunque insisten en que aún no se ha entrado en el detalle, sí consideran razonable que Marín se convierta en el número dos de la Junta y los populares gestionen, como mínimo, la mitad de las consejerías.

¿Y Vox?

PP y Ciudadanos necesitarán, sin embargo, o bien el apoyo de Vox o la abstención del PSOE en la Cámara autonómica para culminar con éxito su proyecto. En las filas naranjas prefieren el segundo escenario para no enredarse con el partido de Santiago Abascal. «Vamos a pedir a los socialistas que sean responsables y que no entreguen la llave a los extremos», reiteró Villegas.

De momento, la dirección de Ciudadanos no se ha puesto en contacto con Susana Díaz y su equipo, pero confía en hacerlo en cuanto el acuerdo con el PP esté encauzado. Los conservadores, sin embargo, no creen que sea posible contar con la complicidad del PSOE. Los socialistas lo descartan por completo.

Pese a las manifestaciones de Villegas, Juan Marín siguió insistiendo horas después en una entrevista en la Ser que también es línea roja su candidatura a la Presidencia. «Voy a invitar al señor Moreno a que sea mi vicepresidente porque ha perdido el 50 % de su electorado y está mirando a los juzgados», afirmó Marín en alusión a que un imputado de la trama Gürtel le haya señalado como receptor de información sobre las actuaciones de Bárcenas. Marín reiteró, sin embargo, su certeza de que habrá acuerdo con el PPy no habrá repetición de elecciones.

Moreno pide a Díaz que cierre «con dignidad» la etapa socialista

M. D. T. Juanma Moreno eligió ayer Sevilla –víspera de la reunión clave hoy con Ciudadanos– para su ronda por las juntas directivas provinciales del PP para celebrar que pueda convertirse en el primer presidente de Andalucía de este partido. En tono presidencial, Moreno exhortó a Susana Díaz, actual inquilina de San Telmo, que cierre «con dignidad y de la mejor manera posible la etapa del socialismo en Andalucía».

Moreno instó a la presidenta en funciones de la Junta que no ponga «palos en la rueda», en alusión a que la socialista reclama su derecho a presentarse a la investidura e intentar recabar los apoyos necesarios por ser el partido más votado. «Tiene todo el derecho del mundo a quedarse en la oposición, algo que tendrá que decidir ella y su partido, pero no vamos a permitir que se vaya del Gobierno poniendo palos en la rueda a una transición tranquila y serena», espetó. «Todo empieza y todo acaba, y los andaluces han decidido que se acabe esa etapa», dijo Moreno ante un salón abarrotado y entusiasmado con el dirigente popular. El ambiente era de optimismo ante la buena marcha de las negociaciones con Ciudadanos para que Moreno sea investido presidente. «La fe mueve montañas», dijo para añadir que está «muy cerquita de alcanzar la cima de la montaña». «Escuchadme, que suelo acertar». «El cambio está aquí y viene para quedarse», fueron algunas frases pronunciadas.