Casado reclama en Algeciras un «plan Marshall» en África para frenar la inmigración

Casado, ayer junto a un grupo de migrantes durante su visita al puerto de Algeciras. /Jon Nazca. Reuters
Casado, ayer junto a un grupo de migrantes durante su visita al puerto de Algeciras. / Jon Nazca. Reuters

El presidente del PP insiste en el efecto «llamada» de las políticas del PSOE, aunque mantiene que «no hay papeles para todos»

CECILIA CUERDO SEVILLA.

Un programa especial de ayudas a África, al estilo del Plan Marshall que reconstruyó Europa occidental en los años 50 del siglo pasado, y con cupos de trabajadores que regresen a sus países. Es la apuesta del presidente del PP Pablo Casado para frenar la presión migratoria en el litoral andaluz, que ayer achacó de nuevo al efecto «llamada» por las políticas del gobierno socialista. Un día antes de su reunión con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, dejó clara cuál será su posición. «No valen ni el buenismo ni el populismo, ni decir que hay papeles para todos y que el estado de bienestar en España es ilimitado, o señalar que la ruta ilegal de entrada en Europa por España es mucho más fácil que en otros países europeos», dijo.

Acompañado del alcalde de Algeciras, el 'popular' José Ignacio Landaluce, Casado visitó el puerto gaditano, uno de los más congestionados en las últimas semanas. Debido a las escasas llegadas desde el lunes, no encontró inmigrantes durmiendo en los barcos de rescate, pero sí a un grupo de medio centenar esperando en el puerto a ser reubicadas en algunos de los polideportivos de la zona para iniciar los trámites de identificación. En medio de una nube de cámaras, les dio la mano, tiró de inglés y francés para preguntarles cómo se encontraban y de dónde procedían e incluso recibió algún «eres el mejor» por inmigrante. Nada más terminar, insistió en que la solidaridad y la ayuda no es «patrimonio de la izquierda». «Yo también soy persona y me parece dramático que en África haya pobreza y en Europa haya países que no muestren sensibilidad hacia ellos», añadió.

No obstante, su discurso no cambió un ápice y mantuvo que «no hay papeles para todos», pidiendo al ejecutivo socialista actuar «responsabilidad y sin demagogia». Pese a que el gobierno del PP fue el más duro con los recortes en políticas de cooperación, Casado alabó que se trabara contacto con Senegal o Mauritania, porque «además de controlar controlar los flujos de inmigración también se podía formar a esas personas, darles oportunidades para tener un futuro mejor». Unas políticas, reprochó, más eficaces que «ir a Valencia a hacerse una foto el mismo día que en Algeciras estaba llegando más inmigrantes que en el Aquarius», aunque ese día ningún miembro del ejecutivo se fotografió con los desembarcados.

Los socialistas critican que Casado «se haga fotos» pese a los recortes en cooperación

Reunión con Sánchez

El presidente del PP, que insistió en que la cuestión de la inmigración pasa también por la defensa de los cuerpos de seguridad del Estado y de unas fronteras «que son españolas y europeas», avanzó además que en su reunión con Sánchez abogará por retomar esas políticas de cooperación. Y propondrá que la UE implante un plan de ayudas «que no vayan a parar a gobiernos corruptos sino a proyectos de institucionalización, educación, inserción de empleo u oficina de empleos», que permitirían a estas personas «venir a trabar con todas las garantías en las campañas agrícolas o turísticas. Eso sí, dejándoles claro que «cuando acaben vuelvan a sus países con la posibilidad de repetir al año siguiente». Una fórmula, dijo, que permitiría evitar que los inmigrantes «que son extorsionados y esclavizados por las mafias de trata de personas, se vean abocados a la muerte o a una travesía tan arriesgada como estas personas han tenido que sufrir». Casado se trasladó por la tarde a visitar la valla de Ceuta.

La reacción socialista no tardó en trascender. La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, criticó que Casado visitara Ceuta y Algeciras para «hacerse fotos» y reclamara un «Plan Marshall para África» cuando el Gobierno del PP «desmanteló» las partidas de cooperación. En declaraciones a Efe, Narbona expresó su confianza en que Casado, durante la reunión que mantendrá hoy en la Moncloa con Pedro Sánchez, apoye al Ejecutivo en su objetivo de recuperar las políticas de cooperación internacional con los países de origen de la inmigración.

«En los últimos siete años se han desmantelado las partidas para África. Si Casado, además de hacerse fotos, piensa que España debe impulsar un mayor apoyo al desarrollo de África será un gran noticia», remarcó. Narbona negó que exista un «efecto llamada» en la inmigración y culpó del «efecto huida» de la pobreza la última oleada de personas que llegan a las costas españolas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos