Elías Bendodo: «Cada vez que el PSOE suba un impuesto, en la Junta bajaremos otro»

Casero, Bendodo y Del Cid, esta mañana en Torremolinos. /Salvador Salas
Casero, Bendodo y Del Cid, esta mañana en Torremolinos. / Salvador Salas

El presidente provincial del PP advierte de que el Gobierno autonómico «hará de contrapeso» a la política fiscal de Pedro Sánchez

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Continúa el fuego electoral cruzado en la batalla de los impuestos. El presidente del PP en Málaga y consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, acusó este lunes al PSOE de pretender «pegar un sablazo de 26.000 millones de euros a los españoles», en referencia a las medidas tributarias previstas por el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Los socialistas aplicarán un incremento de dos puntos, del 45 al 47 por ciento, del tramo máximo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para los contribuyentes que ganen más de 130.000 euros anuales y de cuatro puntos, del 45 al 49 por ciento, para quienes declaren más de 300.000 euros al año. Frente a este escenario, Bendodo reivindica la práctica eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones y la bajada del impuesto de transmisiones patrimoniales para familias numerosas y del IRPF aprobadas por el nuevo Ejecutivo autonómico liderado por Juanma Moreno: «Cada vez que el PSOE suba un impuesto en España, la Junta bajará otro».

«Mientras el Gobierno del cambio en Andalucía baja los impuestos, el previsible Gobierno de España ya anuncia que aumentará los impuestos a todos los españoles», critica el presidente popular, que defiende que «bajando los impuestos, se consume más, se gasta más, se recauda más, se genera actividad económica y empleo y se mejoran los servicios públicos». Bendodo considera que «las cosas se están haciendo bien» en San Telmo tras 37 años de socialismo que «ya fueron suficientes». En declaraciones a los medios durante un acto electoral celebrado en Torremolinos, el consejero de Presidencia advirtió al PSOE de que «desde Andalucía estaremos muy atentos» a las modificaciones fiscales que introduzca el Ejecutivo de Sánchez y sacó pecho por la gestión autonómica alegando que «en cien días hemos hecho cosas que los socialistas habían sido incapaces de hacer» mientras estuvieron casi cuatro décadas en el Gobierno andaluz.

«Queremos ser contrapeso de la subida indiscriminada que plantea el PSOE, un auténtico sablazo al bolsillo de los españoles», sostiene el presidente de los populares malagueños, que valora especialmente que en Andalucía se haya eliminado el impuesto de sucesiones y donaciones y se haya rebajado el tramo autonómico del IRPF. Las herencias de más de un millón de euros por persona serán bonificadas casi al 99 por ciento, pero la principal novedad del decreto ley aprobado por el Ejecutivo de Juanma Moreno radica en la aplicación de esta misma bonificación a las donaciones, hasta ahora fuera de las exenciones salvo casos puntuales. Así, una donación entre familiares directos valorada en 10.000 euros, por la que antes debía pagarse 782 euros, pasará a tributar a 7,82 euros.

La bajada del IRPF se aplicará de forma progresiva hasta 2023 y según tramos de renta, que disminuyen de ocho a cinco. Por debajo de 14.000 euros anuales no se tributa, de modo que el tramo más bajo corresponde hasta 20.200 euros, que pasará del 10 al 9,5 por ciento. El nuevo decreto unifica los tramos entre 20.200 y 28.000 (que tributa al 15 por ciento) y entre 28.000 y 35.000 euros (16,5 por ciento), de forma que ambos lo harán al 15 por ciento, reduciéndose punto y medio al segundo. El siguiente tramo comprende rentas de entre 35.200 y 60.000 euros, que pasan de cotizar del 19 al 18,5 por ciento. A partir de los 60.000 euros todos los contribuyentes tributarán igual en el tramo autonómico, pasando del 23,5 al 22,5 por ciento, pero al eliminarse el tramo para rentas a partir de 120.000 euros, que tributaba al 25,5 por ciento, la reducción para estos contribuyentes será de tres puntos, una bajada más pronunciada que la que beneficiará a las rentas más pequeñas.

Desde la Junta consideran que estas medidas propiciarán el regreso de empresas que en el pasado trasladaron su sede fiscal a otras comunidades con impuestos más bajos y la instalación de nuevas compañías en Andalucía, que pasa a situarse entre las comunidades con menos peso impositivo, sólo por detrás de Madrid y Castilla y León en materia de IRPF y con tasas similares a Canarias, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja y Castilla la Mancha en el caso del impuesto de sucesiones y donaciones.