Antonio Maíllo deja la política y vuelve a sus clases de profesor

Antonio Maíllo en su última intervención en el Parlamento. :: efe/
Antonio Maíllo en su última intervención en el Parlamento. :: efe

El líder de IU Andalucía, que superó un cáncer, argumenta razones personales «y de necesario descanso» para una decisión tomada «hace meses»

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA.

Antonio Maíllo deja la política y vuelve a sus clases de profesor de latín. El coordinador general de Izquierda Unida Andalucía y promotor de la alianza de esta formación con Podemos en lo que se llama Adelante Andalucía , de la que es portavoz, dejará todos sus cargos a partir de hoy, tanto los orgánicos como su escaño en el Parlamento autonómico. La decisión, que solo conocían personas cercanas al dirigente andaluz, entre ellas el coordinador nacional de IU, Alberto Garzón, fue tomada «hace meses» y comunicada ayer tarde.

Maíllo, que en 2015 se enfrentó a un cáncer de estómago que felizmente superó, dará explicaciones hoy de su abandono de la política, pero ayer tarde avanzó a Europa Press que responde a razones «profundamente personales y de necesario descanso». Añade que es una determinación de hace meses y que ha formalizado «una vez que ha acabado el ciclo electoral y que se han constituido todos los ayuntamientos».

La noticia, no obstante, ha sido una sorpresa para la clase política andaluza. Nada hacía prever que diera este paso después de habérsele visto volcado en la vorágine política de los últimos meses, sobre todo tras la ausencia de Teresa Rodríguez como presidenta del grupo Adelante Andalucía por su baja maternal en febrero.

El entorno de Maíllo comunica que la decisión la tomó justo el mes del parto de Rodríguez, cuando se esperaba que él asumiera un protagonismo mayor. No fue así del todo. Podemos decidió que el lugar de Teresa Rodríguez como presidenta del grupo lo asumiera otra diputada de esta formación, Ángela Aguilera. Maíllo, portavoz de Adelante, ha compartido con Aguilera la portavocía en las sesiones de control al presidente de la Junta.

Aún pensando en dar el paso atrás, Maíllo se volcó en la campaña de las generales con mítines y actos cada día por la candidatura de Unidas Podemos, supliendo la ausencia de Teresa Rodríguez en ella. Lo mismo hizo en las municipales. En su última intervención en el Pleno del Parlamento en la sesión de control al presidente Juanma Moreno nada de su discurso sonó a despedida. Esa misma semana cerró un acuerdo con PP y Cs para sumar a su formación al pacto de renovación de la RTVA logrando que el nombre del Defensor del Pueblo andaluz sea sugerencia de Adelante Andalucía, que ya ha acordado que sea una mujer. Maíllo se vio animado por este logro para el grupo que representa. Este sábado acudió a la toma de posesión del alcalde de Los Palacios, de su formación política. Nada hacía prever con esta agenda tan ajetreada que su deseo era dejar la política.

Sucesor

Hoy comunicará al Parlamento su baja como diputado y también pondrá en marcha en Izquierda Unida el proceso de sucesión. El secretario general del PCA y desde hace varios meses portavoz de IU, Ernesto Alba, podría asumir el relevo. Maíllo ha hecho coincidir su renuncia con el sexto aniversario de su elección como coordinador de IU Andalucía en sustitución de Diego Valderas.

Ha sido un dirigente muy arropado por las bases de IU, aunque con un sector crítico por el proceso de confluencia con Podemos para las elecciones andaluzas y municipales. Los resultados no fueron los esperados el 2 de diciembre después de una apuesta personal por un proyecto que llegó a ilusionarle de verdad. Adelante sacó 17 diputados, tres menos de lo que sumaban Podemos e IU en la pasada legislatura.

La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, respondió ayer con palabras de afecto y comprensión hacia Maíllo. También Garzón apeló a las razones humanas de su decisión para expresar comprensión. Maíllo volverá a sus clases como profesor de lenguas clásicas en un instituto de secundaria de Aracena, en la sierra de Huelva.