Andalucía limitará a ocho años el mandato de los presidentes a partir de la próxima legislatura

Elías Bendodo y Juan Marín, ayer tras el Consejo de Gobierno. /Julio Muñoz. EFE
Elías Bendodo y Juan Marín, ayer tras el Consejo de Gobierno. / Julio Muñoz. EFE

Marín desvela que la norma no entrará en vigor esta legislatura, sino la siguiente

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La limitación de mandatos sigue adelante, pero no se hará efectiva hasta la próxima legislatura. El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, acompañado del consejero de Presidencia y portavoz, Elías Bendodo, ha desvelado la hoja de ruta de una de las medidas estrella del acuerdo para el Gobierno del cambio y la regeneración política que este quiere imprimir en la Comunidad. La reforma de la Ley del Gobierno de Andalucía para limitar a ocho años el mandato del presidente y los consejeros de la Junta ha empezado ya a tramitarse, pero Marín ha afirmado que no entrará en vigor hasta la próxima legislatura. Como ejemplo práctico, Marín ha confirmado que tanto en su caso como el del Juanma Moreno la norma les permitiría estar en sus puestos de presidente y vicepresidente, respectivamente, hasta 12 años, si se agotasen tres legislaturas, ya que ninguna norma legal tiene carácter retroactivo.

Más...

El Consejo de Gobierno ha aprobado en su reunión de hoy dar luz verde a la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, que dirige Marín, para que tramite el anteproyecto de ley, que deberá contar con el respaldo de otro grupo de la Cámara, ya que PP y Cs no cuentan con mayoría absoluta, solo suman 47 de los 109 diputados. Marín ha hablado de que la norma echa a andar «con clara vocación de unanimidad» de todos los grupos, dado que ninguno se opone a la limitación de mandatos. Preguntado por qué el Gobierno no hace la misma propuesta de lectura única de la ley como en el caso de la RTVA para que comience a contar el reloj en semanas si hay unanimidad, Marín ha echado mano de una enmienda que presentó la pasada legislatura el PSOE para que los cambios no entren en vigor hasta la legislatura siguiente. Con este argumento, el Gobierno prefiere el trámite habitual en el Parlamento, calculado por Marín en 18 meses pese a que la reforma solo afecta a dos artículos de la ley de 2006.

El vicepresidente ha asegurado que no será necesaria la reforma del Estatuto de Autonomía, según le consta de varios informes jurídicos. Acude además a ejemplos de otras comunidades, como Murcia y Castilla la Mancha, donde se ha aprobado la limitación de mandatos sin la reforma de sus estatutos y sin que el Tribunal Constitucional haya dicho nada en contra. El PP ya presentó la pasada legislatura una propuesta de ley para la acotación de mandatos en los mismos términos, pero se quedó en el cajón y decayó tras un informe del Consejo Consultivo en el que ponía en duda su viabilidad sin reformar el Estatuto. La enmienda socialista a la que alude Marín era a este proyecto de ley.

Tanto Marín como Bendodo han subrayado que la iniciativa garantiza la alternancia política y supone una «regeneración democrática, revitaliza las instituciones públicas y puede contribuir a evitar riesgos de corrupción». Los presidentes solo tendrán ocho años de mandato, pero sus consejeros y vicepresidentes podrán volver a ejercer el cargo pasados cuatro años de excedencia.

El pasado 5 de marzo, el Consejo de Gobierno también dio luz verde a la consejería de Marín para la supresión de los aforamientos de los miembros del Gobierno y diputados autonómicos. Ambas iniciativas legales se incluyen en el paquete del acuerdo de ambos partidos para la regeneración democrática.