Andalucía contará por fin con una sede para su memoria documental que albergará el archivo histórico de la Junta

Andalucía contará por fin con una sede para su memoria documental que albergará el archivo histórico de la Junta

Se ubicará en el antiguo pabellón del futuro de la Expo-92 de Sevilla, donde ya se realizan las obras para su apertura antes de final de año para convertirlo en un centro de difusión cultural

JOSÉ LUIS PIEDRA

Andalucía contará por fin con una sede única donde se recopilará toda su historia y memoria documental, se trata del nuevo edificio del Archivo General de la comunidad que se ubicará en el antiguo pabellón del futuro de la Exposición Universal de Sevilla de 1992 en la Isla de la Cartuja. El nuevo Gobierno andaluz, a través de Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, ha iniciado ya las obras de remodelación y adaptación de este gran edificio para convertirlo en el museo documental autonómico y centralizar en un solo espacio todo este patrimonio de la reciente historia de Andalucía.

El propósito de la Junta es conferir al nuevo centro una proyección divulgadora y dinamizadora de la cultura andaluza vinculada a su historia reflejada en su devenir documental, por lo que los planes de la Consejería de Cultura es impulsar una amplia actividad como centro cultural y de difusión al poner a disposición de los investigadores una biblioteca con más de 12.000 títulos, por lo que se convertirá en el centro de referencia especializado en archivística e historia de Andalucía. Además, para potenciar dicha vertiente divulgativa y cultural contará también con un auditorio con aforo para 150 personas. El objetivo es que este centro sea un instrumento difusor de la historia andaluza y para ello albergará el desarrollo de jornadas, visitas guiadas, exposiciones presenciales o virtuales y otras iniciativas.

Actualmente la Junta está ejecutando ya las labores de equipamiento de estanterías y dotación de mobiliario en esta futura sede con una inversión de tres millones de euros. Las obras marchan a buen ritmo y las previsiones del departamento que dirige Patricia del Pozo es que el nuevo Archivo General de Andalucía (AGA) abra sus puertas en su nueva ubicación antes de final de año. La remodelación del antiguo pabellón del futuro de la Expo-92 se está llevando a cabo con la colaboración también de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, que ha aportado 2,2 millones de euros de inversión a través de la Empresa Pública de Gestión de Activos, S.A., responsable de acometer los trabajos de adaptación previos.

La nueva sede del Archivo General de Andalucía estará ubicada en una parcela de 22.751 metros cuadrados en la Isla de la Cartuja y sus dimensiones se adaptan al volumen de material que tendrá que acoger, ya que cuenta con depósitos para custodiar de forma correcta 35 kilómetros lineales de documentos, es decir, unas 350.000 cajas de archivo en papel. Asimismo, el nuevo edificio contará con depósitos especiales para acoger contenidos en otros formatos como fotografías, soportes magnéticos o microfilmes, así como otros documentos en formato electrónico.

La capacidad de la nueva sede permitirá albergar con amplitud las 85.000 cajas de archivos que componen el fondo propio autonómico junto a los más de 100.000 pendientes de recepcionar que están colapsando actualmente los archivos centrales de las consejerías y los entes instrumentales de la Junta de Andalucía. La falta de espacio para el almacenamiento ha provocado que desde hace una década no se proceda a traslado alguno de documentación, por lo que ésta sigue inundando las sedes administrativas de la Junta.

El nuevo inmueble estará dotado de una sala de consulta con 72 puestos y otra de trabajo en grupo, además de contar con un servicio de reprografía, un taller de restauración, un espacio administrativo y de dirección y las áreas más extensas que se destinarán a los depósitos de documentos en papel, con cajas normalizadas y planos junto a otros elementos. El resto está conformado por materiales especiales de tratamiento técnico como fotografías, microfilmes o soportes magnéticos y electrónicos.

Este archivo que estrenará nueva sede este año recoge documentos de gran valor histórico y que forman parte de la memoria democrática de Andalucía desde la propia constitución de la autonomía, con interesantes fondos documentales que se complementan también con otros archivos históricos de procedencia privada, como los aportados por las casas de Alba y Medinaceli.

El antiguo pabellón del futuro, que se reconvertirá en este espacio centralizado y moderno para el nuevo archivo documental andaluz, fue diseñado para el evento de 1992 por los arquitectos Josep Martorell, Oriol Bohigas, David MacKay y Jaume Freixa en colaboración con el ingeniero Peter Rice, con un diseño vanguardista que se conjuga perfectamente ahora con el uso y contenido de esta nueva sede que tendrá una vocación cultural y abierta a la ciencia y ciudadanía. Además, la nueva sede también mirará a sus orígenes con un área expositiva permanente dedicada a la Exposición Universal de Sevilla de 1992.

Patricia del Pozo: «Pondremos al servicio de la ciudadanía un equipamiento cultural de primer nivel»

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, visitó ayer los trabajos que se están ejecutando en la que será la nueva sede del Archivo General de Andalucía y destacó que con este edificio «se va a poner al servicio de la ciudadanía un equipamiento cultural de primer nivel que estará abierto antes de final de año».

Patricia del Pozo puso de relieve la importancia de este proyecto por lo esperado y necesario para dotar a todo el acervo documental de Andalucía de unas instalaciones a la altura de su valor e importancia. «Después de treinta años de iniciativas y proyectos en falso, el Archivo General de Andalucía contará al fin con una sede digna y definitiva, radicada en un edificio representativo y con una entidad arquitectónica acorde con la importancia del centro», subrayó la consejera.

La titular de Cultura afirmó que «será un magnífico espacio cultural que se convertirá en el corazón de la historia documental y administrativa de Andalucía y que no solo servirá para custodiar este gran patrimonio, sino que servirá también para fomentar su divulgación, investigación y su disfrute cultural»