Andalucía suprimirá el impuesto a las bolsas de plástico a las empresas que firmen un convenio para eliminarlas en 2020

Andalucía suprimirá el impuesto a las bolsas de plástico a las empresas que firmen un convenio para eliminarlas en 2020

El Gobierno andaluz pretende con ello adelantar un año el fin de su uso según la normativa estatal

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El Gobierno PP-Cs suprimirá el impuesto a las bolsas de plástico a las empresas que firmen un convenio de buenas prácticas en el que se comprometan a no entregarlas al consumidor en 2020, un año antes de lo dispuesto por la normativa estatal. El objetivo del impuesto a las bolsas de plástico por el Gobierno andaluz en 2012, entonces gobernado por el PSOE, no era recaudatorio, sino disuadir a los comerciantes y consumidores de que dejaran de utilizar uno de los productos más contaminantes de los manufacturados por el ser humano. Ahora el Ejecutivo del centro derecha pretende bonificar la tasa con el mismo fin, según ha explicado la consejera de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible. La iniciativa, acordada hoy en Consejo de Gobierno, deberá desarrollarse mediante una estrategia aún por concretar, admite la consejera. Entre los aspectos por definir es si los comercios deberán dejar o no de cobrar por las bolsas si estas no son de plástico. En la actualidad cobran entre cinco y diez céntimos por bolsa.

La normativa europea ha apremiado a los estados a poner fecha de caducidad a los plásticos, que en el caso de España será la del año 2021. El Gobierno de la Junta quiere adelantar un año esta fecha, por lo que el Presupuesto de 2020, cuyo anteproyecto se aprueba este viernes, incluirá bonificaciones a las empresas que decidan acogerse a un código de buenas prácticas. Para evitar trampas, la Junta inspeccionará su cumplimiento, ha explicado Carmen Crespo. La Consejería de Hacienda no ha puesto pegas a la bonificación de la tasa dado que la recaudación de esta no es muy grande, 321.000 euros en 2018.

El Gobierno plantea la supresión del impuesto como «un acicate» para frenar la entrega de bolsas de plástico ligeras o muy ligeras (de menos de 50 micras de espesor) a los consumidores en cualquier punto de venta de Andalucía, excepto si son de plástico compostable. Este material es el que cumple los estándares europeos o nacionales de biodegradación.

La Consejería de Agricultura y Desarrollo Sostenible incluye en la estrategia una campaña de sensibilización e información a la ciudadanía sobre las consecuencias negativas para el medio ambiente de la utilización excesiva de este tipo de bolsas, así como los beneficios que conlleva su reducción y erradicación. La contaminación de océanos, restos de microplásticos en la cadena alimentaria, impactos y usos en la agricultura son algunas de las consecuencias negativas, recuerda la consejera. Crespo ha explicado que además de esta medida, el programa de su departamento incluye otras medidas como el fomento de la separación de residuos domésticos en los hogares mediante el uso de bolsas compostables. «Se trata de medidas que responden al compromiso decidido del Gobierno andaluz por desarrollar políticas dirigidas a la sostenibilidad», ha aseverado.