El 28,5% de los andaluces deja la universidad sin acabar la carrera

El 28,5% de los andaluces deja la universidad sin acabar la carrera
F. Palacios

Un estudio del IVIE y la Fundación BBVA revela además que casi el 15% de los estudiantes en la comunidad deja el grado que inicia

SUR SEVILLA.

El 28,5 por ciento de los estudiantes abandonan el sistema universitario en Andalucía sin haber terminado sus estudios. Según el U-Ránking 2019 del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y la Fundación BBVA, presentado ayer, además el 14,9 % alumnos en Andalucía no acaba el grado que inicia. A nivel nacional, dos de cada de diez estudiantes, el 21,4 por ciento, abandonan el sistema universitario sin haber terminado sus estudios, un problema que es más elevado en las universidades a distancia que en las presenciales y en las públicas que en las privadas. Además, tres de cada diez (33,3 %) no acaban el grado que empieza y un 11,9 % cambia de carrera en la misma o en otra universidad. Dichos abandonos provocan unas pérdidas anuales de 974 millones (el 12 % del gasto universitario anual).

Por ramas de la enseñanza, existen grandes diferencias de tasas de abandono, siendo Ingeniería y Arquitectura (36 %) y Artes y Humanidades (33,4 %) las que registran datos más altos. Mientras que Ciencias de la Salud (15,5 %) tiene la tasa más baja de abandono del grado.

Por todo ello, el director de investigación del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, Francisco Pérez, destacó ayer la importancia de «orientarse bien» al elegir una carrera y que se mejore el seguimiento «antes y durante» de los estudios de un alumno. «Las cifras son preocupantes», alertó.

En las universidades no presenciales el abandono se eleva al 62 % para los alumnos que dejan un grado y al 51 % para quienes abandonan el sistema. Por su lado, las universidades privadas tienen, en promedio, ocho puntos menos de abandono del grado y cuatro menos de abandono del sistema que las universidades públicas.

Abandono en las públicas

El investigador del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, Joaquín Aldás, explicó que el abandono mayor en las públicas se puede deber a las rentas familiares pero también a que hay un menor «acompañamiento» del alumno en las privadas. En cuanto a que haya un abandono más elevado en las universidades a distancia, las razones pasarían por la dificultad de mantener la motivación y organización del alumno pese a las tutoriales a distancia o que se suele compatibilizar trabajo y estudios.

Además, disminuye el abandono de un grado «la calidad de entrada de los alumnos o su nivel de formación, su nota de admisión, la titularidad privada del centro, el cursar estudios sobre Salud y la cierta vocacionalidad», afirmó Aldás con las variables analizadas en el estudio.

Castilla y León, la comunidad cuyos estudiantes obtienen mejores resultados en PISA, es la que presenta las menores tasas de abandono, es decir, el informe concluye que las competencias adquiridas en la formación obligatoria mejoran el rendimiento en etapas posteriores y reducen el abandono. La séptima edición de esta clasificación ha analizado la trayectoria durante cuatro años de las matrículas de los estudiantes que ingresaron en la Universidad en el curso 2012-13, cifra que ascendía a 376.794 alumnos.