Vox alerta a PP y Cs de que «habrá que ver si pueden renovar por otros cien días»

Imagen de archivo de Alejandro Hernández./
Imagen de archivo de Alejandro Hernández.

La formación de Abascal reitera que no se dan las circunstancias para respaldar los Presupuestos

ADRIÁN GONZÁLEZSevilla

Vox ha vuelto a alertar este miércoles a PP y Ciudadanos de que piensa poner un precio muy alto al decisivo apoyo que brinda a ambas formaciones para sostener al nuevo Gobierno andaluz. Apenas 24 horas después de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, y su número dos en el Ejecutivo autonómico, Juan Marín, trazaran un balance triunfal de los primeros cien días en el Palacio de San Telmo el partido de Santiago Abascal ha levantado la voz para advertir de que «habrá que ver si pueden renovar por otros cien días».

Más...

El portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Alejandro Hernández, ha tirado de ironía para adornar su advertencia. «Igual dentro de poco nos encontramos con que nieva», ha enfatizado dando una vuelta de tuerca al «habrá Gobierno aunque llueve, granice o haga viento» que había deslizado Marín este martes como metáfora de la solidez del bipartito que desalojó al PSOE del poder. «A partir de ahora no hay plazos de cortesía. Las exigencias van a ser firmes y severas», ha añadido.

Los 12 diputados de Vox en la Cámara autonómica son vitales para la supervivencia del Gobierno andaluz. La primera gran prueba de fuego a la que se someterá éste será la aprobación de los Presupuestos de la Comunidad, la norma más importante de cada ejercicio pero cuya tramitación no comenzará en ningún caso antes del verano. Hernández ha vuelto a insistir, como ya ha hecho a lo largo de las últimas semanas, en que de momento no se dan los condicionantes necesarios que permitan a su partido pulsar el botón del sí.

Y no es así, ha argumentado, por cuestiones como las dotaciones que sufragan las actuaciones vinculadas a la ley de atención a las víctimas de la violencia de género, todo un caballo de batalla para su partido al entender que en realidad esconden un sesgo ideológico. «Si se van a destinar partidas a la Memoria Histórica o a asociaciones que tienen más carácter político que social», en alusión a los colectivos que respaldan a las mujeres maltratadas, ese apoyo quedará en el aire.

Desde Vox entienden que se está «incumpliendo gran parte de los acuerdos» firmados en su día con el PP para garantizar la investidura de Moreno Bonilla. A juicio de Hernández tan sólo hay «esbozos, anuncios y globos sonda» que no se concretan en proyectos, y ha puesto como ejemplos la escasez de medidas para combatir la corrupción, la despolitización de la Administración, la creación de una Consejería específica de Familia, la eliminación de más entes instrumentales o una reforma integral de Canal Sur, otra de sus grandes exigencias. Tampoco ve avances en la redacción de una ley que proteja e incentive la tauromaquia, algo que ya les hizo votar hace dos semanas incluso en contra de una proposición no de ley en ese sentido al entender que era una «mera pantomima».

Tampoco se sienten cómodos en esa formación con el tratamiento que dicen recibir de la radio televisión pública andaluza. Vox, que se ha quejado amargamente en Madrid por su exclusión de los debates televisados en los que han participado los cuatro grandes líderes nacionales, ha rechazado sin embargo sentarse en los platós de Canal Sur para contrastar sus programas con los cabezas de cartel de las ocho provincias andaluzas . Hernández ha alegado que si Santiago Abascal no puede acudir a los debates nacionales «parecería un contrasentido que lo hicieran los candidatos provinciales», pero ha ido más allá al reconocer que tampoco les «apetece» acudir a una televisión en la que, asegura, se les tacha de «ultraderecha, extrema derecha y populistas».

Réplica de Ciudadanos

A Vox le ha dado la réplica apenas unos minutos después uno de los dos partidos que integran el Gobierno andaluz. Fran Carrillo, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Parlamento regional, ha recordado a Hernández que el Ejecutivo lo conforman «Cs y PP, nadie más» y que «lo que Vox tenga firmado» con los populares no les concierne porque sólo les vincula a ellos. Desde la formación de Albert Rivera se ha escenificado desde el pacto de enero un distanciamiento respecto a Vox para evitar que se les vincule con posiciones extremistas, algo en lo que se insiste aún más a pocos días de la decisiva cita en las urnas.