La ministra de Sanidad propone revisar el protocolo de la listeria para evitar los errores cometidos

El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre. /Efe
El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre. / Efe

La Junta defiende el protocolo para todas las embarazadas mientras detecta un nuevo caso, que eleva a 206 los afectados en Andalucía, y se reduce a 40 el número de hospitalizados

JOSÉ LUIS PIEDRA

La batalla contra la crisis por la listeria, más allá de la prioritaria y urgente lucha contra el brote y la recuperación de los afectados, se libra también en el escenario político por las responsabilidades y gestión de cada una de las administraciones. Así, la ministra en funciones de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, arremetió contra el Gobierno andaluz por las informaciones contradictorias en la gestión de esta crisis durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, donde propuso revisar el protocolo de actuación contra la listeria en el marco de la Ponencia de Vigilancia de la Comisión de Salud Pública, de la que forman parte de las autonomías.

La ministra reconoció en la Cámara baja «errores» en esta gestión y lamentó «las informaciones contradictorias que se han producido», por lo que instó a acometer las mejoras necesarias para evitar estas situaciones en el futuro. Carcedo aseguró que desde el primer momento se intentó la máxima coordinación con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla, pero lamentó que hayan registrado fallos.

«No puede haber temor en reconocer que se puede mejorar, porque siempre se puede«, insistió la titular de Sanidad, que anunció que su departamento trabaja en un nuevo decreto de vigilancia en salud pública para incrementar la calidad de las notificaciones de las enfermedades de declaración obligatoria, como es el caso de la listeria. Esta iniciativa se prevé tener finalizada para finales de este año y tiene como objetivo principal agilizar la intervención de las administraciones sanitarias en estas situaciones de alerta alimentaria.

La ministra aseguró que su departamento ha cumplido con sus competencias en esta crisis e indicó que son las autonomías las únicas responsables de este proceso y reconoció que el Ministerio no tiene capacidad de inspeccionar o evaluar a otras administraciones.

Según ha explicado, los afectados en España han sido un total de 213, 206 de ellos en Andalucía. Además, se han contabilizado 3 fallecidos y 6 abortos confirmados.

Además, continuó afirmando que a día 3 de septiembre se tenían constancia de 167 cepas de casos confirmados, 19 ambientales (17 de alimentos y 1 de tabla de corte) en Andalucía, mientras que del resto de autonomías se habían recibido 12 cepas.

Según la ministra, «a día de hoy se han analizado 47 muestras, 38 de las cuales son muestras de casos confirmados y 9 cepas ambientales y en todos los casos asociados al brote, excepto 3, el estudio confirma que existe una vinculación inequívoca entre los casos clínicos analizados y las muestras de carne mechada de la empresa Magrudis analizadas«.

El Ministerio trasladó a las autoridades de la Junta la información sobre el brote, se habilitó en su web una sección de alertas donde la ciudadanía y los profesionales han podido consultar la actualización sobre esta crisis y las redes sociales de Sanidad han informado también «a diario» sobre la situación. Además, se ha mantuvo reuniones con el Consejo Nacional de Consumidores y Usuarios para «trasladarles información y escuchar sugerencias». «Por tanto, el Ministerio ha cumplido y está cumpliendo su labor de coordinación desde el primer momento», recalcó la ministra.

Protocolo para todas las embarazadas

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, defendió la ampliación del protocolo contra el brote de listeriosis a todas las mujeres embarazadas andaluzas para actuar de manera preventiva ya que el riesgo de contagio de estas mujeres en gestación es un 20% más alto que el del resto de población. El consejero destacó el carácter pionero de esta actuación a nivel mundial ya que hasta la fecha no había ningún protocolo escrito respecto a cómo actuar con las mujeres embarazadas en este tipo de casos.

Aguirre puso de relieve la necesidad de extender el nuevo protocolo de atención a todas las embarazadas asintomáticas que hayan estado expuestas al consumo de carne mechada, que hasta ahora se limitaba a las embarazadas con síntomas de infección leve, un protocolo que van a comenzar a aplicar los médicos de familia y ginecólogos tanto de la sanidad pública y privada.

Este nuevo protocolo permitirá impulsar un método de medicina preventiva actuando con precocidad para garantizar la salud de la madre y también evitar la posible afección al bebé. Según el consejero, el nuevo protocolo insta a los médicos a contactar con su cupo de embarazadas para explicarles la nueva atención médica en estos casos, consistente en el suministro de antibiótico por vía oral, con especial incidencia en las provincias donde más impacto ha tenido el brote, como son Sevilla, Huelva y Cádiz, donde habrá «un abordaje singular», precisó.

«Se les preguntará a través de un algoritmo si han comido carne mechada a partir de junio y si es así, se pondrá directamente una profilaxis de siete días con amoxicilina que no afecta al feto», explicó el consejero.

El consejero resaltó la respuesta del dispositivo sanitario y el esfuerzo de sus profesionales que está dando sus resultados, ya que el «índice de curación de la listeria se eleva al 98,6 por ciento hasta ahora», subrayó.

Un nuevo caso más

El brote de listeriosis provocado por la empresa Magrudis al distribuir carne mechada contaminada en sus instalaciones ha sumado un caso más en el ámbito de Andalucía, contabilizando ya 206 personas afectadas en la región desde su surgimiento, si bien el número de personas hospitalizadas por tal extremo en centros andaluces ha bajado de 46 a 40 en el transcurso de las últimas horas, según informó el consejero.

Esta crisis por listeriosis se ha saldado hasta el momento con la muerte de tres de las personas afectadas y seis abortos de embarazadas contagiadas al haber consumido carne mechada, cinco de estos casos en Andalucía y el último registrado el pasado miércoles en el hospital comarcal de la Costa del Sol.

En cuanto al bebé fallecido el pasado mes de enero en el hospital San Cecilio de Granada tras resultar afectado por lilsteriosis, Aguirre explicó que estamos ante «una enfermedad endémica» que deja «del orden de 40 casos» al año en Andalucía y constituye «una de las principales causas de aborto en las mujeres». Al respecto, y recordando que la listeria presenta unas «600 cepas» en el plano mundial, cada una «con su singularidad», manifestó que en estos momentos no puede determinarse si ese caso deriva «de la misma cepa» que la detectada en los productos contaminados de Magrudis.

Investigación del origen del brote

Aguirre aseveró que la Junta ha remitido al Centro de Microbiología del Hospital Carlos III de Madrid toda una serie de muestras de las cepas de «listeria endémica» de este año y del año pasado detectadas en Andalucía, al objeto de intentar averiguar «la trazabilidad» de la cepa correspondiente a los productos contaminados de Magrudis.

«Quiero saber desde cuándo viene, cuándo llegó a Magrudis y desde cuando está circulando esa cepa en Andalucía», sostuvo Aguirre, considerando que inicialmente podría tratarse del mes de julio Finalmente, aseguró que los técnicos de la Consejería de Salud y del Ayuntamiento de Sevilla están «trabajando mano con mano» y dentro de la «normalidad» para acabar con este brote.