Susana Díaz afronta la recta final con la mirada puesta en Ciudadanos

Susana Díaz, recibe al líder del PP, Juanma Moreno en el inicio de la ronda de contactos. /
Susana Díaz, recibe al líder del PP, Juanma Moreno en el inicio de la ronda de contactos.

Inicia hoy con el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, la última ronda de conversaciones para lograr su investidura

MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz afronta la recta final del plazo que la ley otorga a su investidura con una nueva ronda de negociaciones con los líderes de la oposición en un último intento de desbloquear su elección. Díaz recibe esta mañana en San Telmo al presidente del PP andaluz, Juanma Moreno. Estaba previsto que también se viera con la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, pero por problemas de agenda de esta la entrevista se traslada al martes, junto con las de Juan Marín (Ciudadanos) y Antonio Maíllo (Izquierda Unida), según confirmaron ayer tarde fuentes del Gobierno andaluz. A todos pedirá responsabilidad institucional para que la dejen formar gobierno y comenzar la décima legislatura.

La candidata socialista recibe a los partidos con un ultimátum: Deberán despejar en las entrevistas si hay voluntad de acuerdo o no para dejar vía libre a la investidura. Si encuentra que las posiciones siguen iguales de inflexibles como hasta ahora, esperará al día 5 de julio, cuando se agote el plazo de dos meses desde la primera votación dispuesto por el Estatuto de Autonomía, y convocará nuevas elecciones. «No habrá más oportunidades de negociación», sostienen fuentes de su entorno

La expectación de la nueva ronda se centra en Ciudadanos. El partido de Albert Rivera se ha mostrado dispuesto al voto afirmativo a la investidura si Susana Díaz cumple con todas sus propuestas, entre ellas la firma del documento por la regeneración democrática. La socialista asumió todas las propuestas del citado pacto anticorrupción en su discurso de investidura, como primarias y listas abiertas. El pacto no se rubricó antes del 24M al exigir Ciudadanos a última hora que Chaves debía firmar su renuncia al escaño si era imputado. Ahora Cs admite que sea Díaz la que firme que exigirá a Chaves y Griñán la dimisión. El PSOE siempre ha rechazado involucrar a los expresidentes en el acuerdo. Este es el único escollo, pero el PSOE aspira a que Díaz obtenga una solución en su entrevista con Marín este martes. Si hay acuerdo y los nueve diputados de Cs votan sí, la socialista saldrá investida con mayoría absoluta. Hasta ahora Cs solo admitía la abstención si se cumplían sus exigencias, por lo que era necesaria la participación de otros partidos.

Si se confirma el apoyo de Cs, el Parlamento podría celebrar esta misma semana la votación. Daría así por cerrado un largo periodo de incertidumbre en la política andaluza, ya que nunca antes se había prolongado dos meses y medio un gobierno en funciones y se había bloqueado más de un mes la negociación para la investidura.

El Parlamento ha rechazado hasta tres veces su confianza en Susana Díaz por el voto en contra de los cuatro partidos de la oposición, 62 diputados, frente a los 47 síes del PSOE. La última votación fue el 14 de mayo. Para salvar el trámite parlamentario Díaz necesita mayoría simple, que los votos en contra no superen los a favor. Por ello requiere que al menos 16 diputados de la oposición se abstengan o que ocho voten sí.

El PSOE, no obstante, espera que además de Ciudadanos se sumen otros partidos al menos con la abstención, ya que entiende que ninguno quiere ir a unas nuevas elecciones. Díaz recordará a todos que incluyó en su discurso de investidura propuestas de cada partido. Es posible que también concrete algunas de estas iniciativas, como las relativas a bajada de impuestos, que exige el PP, o desahucios, en las que Podemos ha puesto énfasis.

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, acude a la cita con el propósito primero de escuchar la oferta de Díaz, según dijeron fuentes de este partido a este periódico, y segundo con afán de dialogo. El PP pidió ayer a Díaz que negocie sin cronómetro y sin imposiciones, según expresó la portavoz adjunta, Patricia del Pozo. El PP puso como línea roja para abstenerse en la votación que el PSOE respete las listas más votadas en los ayuntamientos, con el objetivo de conservar las alcaldías de las siete capitales, Jerez y Marbella, en las que han ganado sin mayoría absoluta. Díaz ha insistido en desvincular la investidura de la constitución de los ayuntamientos.