Susana Díaz afronta su investidura sin ningún apoyo claro para superarla

Susana Díaz afronta su investidura sin ningún apoyo claro para superarla

La candidata socialista pronunciará un discurso con guiños a los otros partidos, como bajada de impuestos y medidas anticorrupción, para salir elegida en la segunda vuelta

MARIA DOLORES TORTOSA

El Parlamento andaluz comienza hoy el proceso de elección de la presidenta de la Junta de Andalucía. Solo hay una candidata, la socialista Susana Díaz, quien en su discurso de investidura, que dará comienzo a las 12.00 horas, trazará su programa de gobierno en cuatro ejes: la lucha contra la corrupción; empleo y recuperación económica; blindaje de las políticas sociales y financiación autonómica. Díaz avanzó ayer en la fiesta de la rosa en Chiclana (Cádiz) que presentará «el paquete más potente de lucha contra la corrupción que se ha conocido en España». Añadió que llevará «al límite» las políticas de transparencia. Un discurso que incluirá otros guiños, como la bajada de impuestos, para que PP, Podemos, Ciudadanos e IU no bloqueen su investidura.

además

Por lo pronto los cuatro han anunciado un no a la primera votación, la que requiere mayoría absoluta y tendrá lugar mañana tras la intervención de todos los líderes en el debate. El PSOE negocia de forma intensa para que en la segunda vuelta, a partir del jueves, los partidos se abstengan y salga la investidura con el voto de sus 47 diputados. Solo Ciudadanos parece estar cerca, pero con sus 9 diputados no será suficiente si solo se abstienen.

El debate andaluz es premonitorio de lo que aguarda en España tras el 24 de mayo: parlamentos fraccionados y alambicadas negociaciones para formar gobiernos. Díaz afronta su investidura sin ningún apoyo claro, pese al mes largo de negociaciones y al acercamiento esta semana de Podemos y Ciudadanos, sobre todo de este último con el que el PSOE firmará el miércoles un pacto anticorrupción. Un acto que puede resultar simbólico, ya que se trataría del primer acuerdo del PSOE con el partido de Albert Rivera.

Arenas critica un pacto «cantado»

sobre ciudadanos

El PP trata de demostrar que con el adelanto electoral Susana Díaz ha llevado a Andalucía a una situación de mayor inestabilidad. Javier Arenas califica el adelanto de «capricho» de Susana Díaz que ha provocado «la falta de gobernabilidad más grave de la historia» en Andalucía. Aún así, da por hecho el pacto entre el PSOE y Ciudadanos para que Díaz pueda ser investida presidenta de la Junta. «Está cantado», aseguró el vicesecretario de Política Autonómica del PP y antiguo presidente del partido en Andalucía. Es más, Arenas anticipa que el acuerdo podría ser «la antesala» de otro a nivel nacional en el que los socialistas y la formación de Albert Rivera unan sus fuerzas para desbancar a los populares del Gobierno nacional.

Una vez que PP e IU se han negado a negociar hasta después del debate de hoy, los socialistas se han volcado en convencer a Podemos y Ciudadanos para acortar tiempo y que el proceso no se alargue a después de las municipales. Estos han admitido avances, sobre todo tras el sacrificio de los históricos expresidentes Chaves y Griñán, pero el PSOE aún debe ceder más si quiere que les facilite la formación del nuevo Gobierno esta semana.

Ciudadanos espera oír en el discurso de Díaz propuestas suyas sobre fiscalidad e incentivos para la reactivación de la economía, sobre todo de las pequeñas y medianas empresas. El PSOE cree posible complacer a Ciudadanos también en esto.

Podemos exige que el PSOE detalle por escrito que la Junta no tendrá un euro en bancos que desahucien y que aplicará una reducción drástica de directivos y cargos políticos en las consejerías y entes instrumentales, cifrados en unos 500 por la formación morada. Las fórmulas expuestas en la misma línea por PSOE (un 5% más de ajuste en entes públicos y cláusulas sociales en los contratos con entidades bancarias para evitar desahucios) no le satisfacen. El PSOE se resiste, por ejemplo, a que todos los cargos de libre designación desde director general para abajo sean funcionarios y a ser posible sin carnet socialista.

El PSOE, con 47 diputados, necesitaría que otros ocho parlamentarios al menos escribieran el nombre de Díaz en la papeleta para sacar la investidura por mayoría absoluta en la votación de mañana. Si fracasa este primer intento, como se prevé, Susana Díaz se someterá a una nueva votación que solo requiere mayoría relativa y que el número de votos en contra no supere los de los diputados socialistas. PP (33) y Podemos (15) suman 48. Por otro lado, PP, Ciudadanos (9) e IU(5) empatarían a 47, lo que también bloquearía la elección. El PSOE requiere como mínimo 16 abstenciones para superar la investidura, que se la pueden dar solo la abstención del PP en solitario o las de Podemos y Ciudadanos juntos. IU solo sería crucial si vota con el sí en caso de que Ciudadanos se abstenga y PPy Podemos voten en contra.