El PSOE se acerca al pacto con Ciudadanos y acepta su decálogo anticorrupción

El presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán (i), y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, el pasado martes. /
El presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán (i), y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, el pasado martes.

Los socialistas confían en alcanzar también hoy un acuerdo con Podemos que asegure la investidura de Susana Díaz

LALIA GONZÁLEZ

El acuerdo que hagan posible la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía parece más cerca después de que anoche Ciudadanos anunciara que se sentará a negociar en firme con el PSOE tras aceptar éste su pacto anticorrupción. Fuentes socialistas confirmaron un «alto nivel de entendimiento» y dijeron que harían aportaciones al documento. Los dos partidos tienen fijada una reunión para las cuatro y media de esta tarde. Por la mañana, a las 10, los socialistas se reunirán con Podemos, también con expectativas de lograr un consenso que facilite la formación de Gobierno. En la mañana del lunes comenzará el pleno de investidura, en el que Díaz debe obtener mayoría absoluta para ser elegida presidenta. En caso de no lograrlo, habrá un nuevo pleno, 48 horas después, en que le bastará con mayoría simple.

Ciudadanos comunicó anoche que el PSOE ha aceptado los diez puntos de su pacto anticorrupción pero matizó que aunque esto es «condición imprescindible» para abrir el proceso negociador, no es suficiente para hablar de gobierno, «ya que Ciudadanos no entrará en un gobieno que no presida ni ocupará cargos en él».

El portavoz de esta formación, Juan Marín, quiso poner cautelas y dijo que «de momento nada ha cambiado con respecto a nuestro voto negativo a la investidura». Ambos partidos hablarán ahora de «acuerdos puntuales sobre reactivación económica, políticas sociales, sanidad, educación y regeneración democrática, entre otras cuestiones».

El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, avanzó ya por la mañana que la coincidencia con Ciudadanos (Cs) respecto a su pacto anticorrupción «es de más del 90%», de modo que aseguró que «se está despejando el camino» del acuerdo para la investidura.

El movimiento de Ciudadanos podría influir en la posición que adopte hoy Podemos, con quien los negociadores socialistas, Juan Cornejo y Mario Jiménez, tienen cita a las diez de la mañana.

Respecto a esta reunión, Mario Jiménez, que asistió ayer a la manifestación del 1 de Mayo en Sevilla, dijo que «estamos seguros de que vamos a poder acercar posiciones a partir de los planteamientos que hizo Podemos» desde el «análisis sosegado y tranquilo» que prevé para su encuentro de esta mañana.

Jiménez ve «elementos de coincidencia» en los dos puntos que plantea Podemos, con una «batería de medidas» para «seguir profundizando en la Ley antideshaucios que paralizó la derecha», mientras que defendió que la administración andaluza es la que tiene menos políticos en relación con el número de funcionarios y con el sueldo más bajo, por lo que se mostró dispuesto a seguir en la línea de reducción ya iniciada, que consideró la mayor acometida por las autonomías.

Podemos mantuvo silencio ante la cita. Fuentes cercanas dijeron que entre sus filas continúa el debate acerca de si abstenerse en la segunda votación, aunque nada se ha decidido, siempre que encuentren flexibilidad en las filas socialistas. En cualquier caso, los negociadores no podrán decidir, sino que deberán consultar antes de pronunciarse.

En cuanto al PP-A, Jiménez le pidió que decida «si quiere ser relevante o irrelevante, si desaparece del mapa político de Andalucía o continúa en el bloque del Estatuto», le pidió que se deje «de excusas y de dos caras» e incluso dijo que «puede haber nivel de entendimiento en las propuestas que tibiamente han esbozado». Pero el PP-A no lo ve así y menos después de que, a nivel nacional, el PSOEhaya equiparado a este partido con Bildu al trazar los límites de futuros pactos. Tampoco le afecta la propuesta de reforma electoral lanzada por Díaz, ya que considera que coincide con la que ellos lanzaron hace unos meses y el PSOE rechazó.