Díaz pide «lealtad y madurez» a IU para garantizar la estabilidad de Andalucía

Diego Valderas, José Antonio Castro y Antonio Maíllo, ayer en el Parlamento. :: j. m. vidal. efe/
Diego Valderas, José Antonio Castro y Antonio Maíllo, ayer en el Parlamento. :: j. m. vidal. efe

«No voy a permitir que nadie ponga fecha de caducidad al Gobierno que presido», responde sobre la amenaza de su socio de un referéndum

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

La presidenta andaluza hizo ayer un llamamiento y una advertencia a su socio Izquierda Unida después de que este tensara la cuerda de la cohabitación con la amenaza de un referéndum sobre la permanencia en el Gobierno de la Junta y llevar el debate sobre la corrupción que tanto afecta al PSOE a lo largo y tendido del Parlamento, en plenos y comisiones. Díaz pidió a IU «lealtad, responsabilidad y madurez» para garantizar la estabilidad en Andalucía. También le advirtió: «No voy a permitir que nadie ponga fecha de caducidad al Gobierno que presido».

Esta frase la repitió dos veces. Una por la mañana cuando intervino en el grupo socialista en el Parlamento antes del debate sobre el Presupuesto para 2015 y otra por la tarde, en la comparecencia ante los periodistas en La Moncloa tras reunirse con Mariano Rajoy. En la primera ocasión la frase sonó más suave, como una invitación a calmar los ánimos y como diciendo que si por ella fuera, el pacto sigue intacto. La segunda sonó más dura, como un recordatorio a IU de que es la presidenta la que tiene potestad de convocar elecciones y que la salida de IU del Gobierno en verano no tiene por qué provocar el adelanto.

Ambos partidos saben que la sangre no llegará al río por ahora y que hoy aprobarán el Presupuesto para 2015, lo que garantiza «un año de estabilidad política, social y económica», según la presidenta. Pero también PSOE e IU, que ayer se intercambiaron llamadas de teléfono en privado y reproches en público, son conscientes de que serán los últimos presupuestos que pacten.

El coordinador de IU, Antonio Maíllo, informó en los pasillos del Parlamento que la preocupación de los socialistas se centra en las propuestas sobre corrupción, que ayer él mismo matizó. El PSOE teme una 'pinza' del PP con IU sobre esta materia para debatir el fraude de los cursos de formación en un año electoral como el que viene. Maíllo, que recalcó la lealtad de IU al pacto, dio a entender que no respaldará al PP en este sentido, pero tampoco fue contundente e insistió en un debate de todos los casos, incluidos los que afectan a los populares, sin concretar si al final pedirá comisiones de investigación.

Pero el coordinador de IU, aún eufórico por el respaldo recibido de su formación el domingo, volvió a lanzar puyas contra las presidenta por sus declaraciones dos horas antes. Díaz le pidió a IU que «ponga en valor la estabilidad» y «esté a la altura» recordándole que la coalición es hoy un «espejo» sobre otro modo de enfrentarse a la crisis y de que son responsables de nueve millones de personas.

Maíllo replicó que quien había dado estabilidad al Gobierno es IU y recordó que esta formación no ha cambiado de consejeros ni de directores generales, mientras que el PSOE ha cambiado de presidente y a varios consejeros. Al mensaje de Díaz de que no iba a meterse en «líos internos» de IU, Maíllo respondió que veía «con preocupación» cómo Díaz «ha hecho reflexiones en las que no sabía cuál era su futuro», en referencia a la frase de «si el tren pasa, ya se verá», sobre el liderazgo del PSOE y las primarias.