Los atropellos de linces cuestionan los planes de recuperación de la especie

Ejemplares de lince ibérico nacidos en el centro de cria en cautividad El Acebuche, en Doñana./
Ejemplares de lince ibérico nacidos en el centro de cria en cautividad El Acebuche, en Doñana.

Las nuevas medidas de protección no impiden que continúen produciéndose muertes

LALIA GONZÁLEZ

La recuperación del lince ibérico, uno programa comunitario de larga trayectoria en Andalucía, se ve cuestionado por las frecuentes muertes de ejemplares en atropellos. Las medidas puestas en marcha para evitarlo no parecen efectivas. La muerte de un nuevo ejemplar, el pasado viernes, ha despertado de nuevo las alarmas.

Tres linces han muerto atropellados este mes y ya son 19 en el transcurso del año, frente a los 14 registrados en 2013. Representantes de las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente mantuvieron el pasado día 16 de septiembre un encuentro con una delegación de la Comisión Europea para informar de las medidas que se están llevando a cabo para disminuir esta mortandad y se establecieron medidas a corto, medio y largo plazo, con especial incidencia en los puntos negros. Los representantes de la CE mostraron su satisfacción por el compromiso alcanzado, según la Consejería de Medio Ambiente.

La Junta atribuye el incremento de la mortandad en el aumento de la población y de las áreas de presencia, pero también en la mayor dispersión de los animales en busca de comida, dada la epidemia de EHV que sufren los conejos, su principal fuente de alimentación.

Los atropellos se registran en carreteras pero también en vías férreas. Los principales puntos negros se localizan en las vías de comunicación A-49, A4 y N-422 responsabilidad del Ministerio de Fomentoy en las A-481, A- 483 y A-421, de la Consejería de Fomento y Vivienda.

Se prevé realizar, entre otras actuaciones, la construcción de pasos de fauna, la limpieza de cauces de arroyos, la realización de desbroces en cunetas para dar una mayor visibilidad, el vallado y la revisión de todas las mallas lineales existentes en las carreteras. Además, y siempre en el marco del proyecto LIFE+ Iberlince, se contempla continuar con la práctica de suelta de conejos en zonas donde se registra un mayor declive de estos animales, principal alimento del felino intentando así evitar los movimientos dispersivos de la especie, indicó Medio Ambiente.

Pero mientras tanto, la aparición de un nuevo lince muerto, esta vez en la provincia de Jaén, ha hecho poner el grito en el cielo a la organización ecologista WWF, que habla de la «desidia» de la Consejería de Fomento y del Ministerio de Fomento ante «la masacre» que está sufriendo esta especie en las carreteras españolas. Los 19 linces muertos este año representan una «cifra histórica» que hace temer a WWF «un desastre para esta especie que está en peligro crítico de extinción». Si 2013 ya fue el peor año para la especie, con un total de 14 atropellos, la organización teme que este 2014 ponga en peligro los esfuerzos que se están realizando para recuperar al lince ibérico.

Mejora de las poblaciones

No obstante, los datos oficiales atenúan este fatalismo y hablan de mejora de las poblaciones. Según la Consejería, en estos momentos se han triplicado los ejemplares y hay 332, frente a los 311 de hace dos años. Se han duplicado en Doñana y cuadruplicado en Andújar-Cardeña.

Pweo WWF exige «evitar un daño irreversible» tanto a la Junta de Andalucía como al Ministerio de Fomento que arreglen de inmediato los puntos negros en las carreteras. Según Ramón Pérez de Ayala, responsable del Proyecto Lince de WWF España, «solo con estas actuaciones, se reduciría un 90% la mortandad de linces por esta causa». «Pero hay que tener en cuenta que arreglar los puntos negros no es suficiente para solucionar el problema a medio y largo plazo. Es imprescindible ejecutar medidas de permeabilización, como pasos de fauna y una correcta planificación territorial. Para lograr todo esto, son necesarios fondos adicionales», añade.

La entidad destaca la importancia de que la Consejería de Fomento andaluza participe en el proyecto Life IberLince, pero WWF recuerda que esta incorporación «llega con dos años de retraso y que se debe traducir en acciones sobre el terreno». Por su parte, el Ministerio de Fomento ha mostrado su intención de participar también en este proyecto, que pretende recuperar el área de presencia histórica del lince ibérico en España y Portugal. WWF lamenta que después de casi tres años de denuncias continuas sobre el problema de los atropellos de linces, las administraciones solo sean capaces de responder con buenas palabras, declaraciones de intenciones o firmas de convenios y no sean capaces de arreglar el problema, mientras las muertes de linces continúan.