Más de 11.000 pacientes andaluces en seguimiento especial este verano por el calor

Más de 11.000 pacientes andaluces en seguimiento especial este verano por el calor

Las personas que serán vigiladas son mayores, pacientes que viven solos o los que padecen una patología crónica de alta morbilidad

JOSÉ LUIS PIEDRA

Las altas temperaturas estivales tienen una incidencia especial en aquellos pacientes con patologías más delicadas que pueden poner en riesgo gravemente su salud, por lo que la Junta ha diseñado un plan para el seguimiento de estas personas que en Andalucía son un total de 11.428.

Esta iniciativa para garantizar la vigilancia de estos pacientes forma parte del Plan de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas activado por la Consejería de Salud y Familias con el objetivo de prevenir y minimizar las consecuencias que el calor pueda causar en la población más vulnerable.

El plan prevé un seguimiento telefónico de la situación de estas personas y permitirá identificar las situaciones y problemas de cada momento e interconectar a las enfermeras gestoras y profesionales de Salud Responde, todo ello encaminado a poner en marcha los mecanismos de control y actuación necesarios para dar respuesta a los efectos de las altas temperaturas. Las personas más frecuentes en este seguimiento son los mayores y pacientes frágiles que viven solos o padecen una patología crónica de alta morbilidad.

Este seguimiento será realizado por las enfermeras de los centros de atención primaria, que hacen esta labor continua de identificación de pacientes con mayor riesgo o mayor vulnerabilidad ante el calor. Es el caso de mayores de 65 años y pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad (insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes mellitus) o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor (psicotropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos).

A ello se suma en muchos casos que estas personas no disponen de condiciones de habitabilidad adecuadas en sus viviendas para protegerse del calor.

Junto al seguimiento telefónico que se realiza a través de Salud Responde, también se intensifican las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor, y proporcionar consejos para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas. Estas visitas y el seguimiento de telecontinuidad se realizan también a pacientes tras su alta en los centros hospitalarios.

Asimismo, desde la Consejería de Salud y Familias se establece la coordinación necesaria entre las diversas instituciones y organismos implicados (servicios sociales, centros sanitarios, residencias, organizaciones de voluntariado, 112, etcétera) para que el Plan alcance a toda la población vulnerable en Andalucía.

Niveles de afección

La Consejería de Salud y Familias establece tres grupos de riesgo diferenciados: el nivel 0 que incluye a mayores de 65 años, que tengan una o más de las siguientes patologías: EPOC, insuficiencia cardiaca, demencia, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión ó diabetes mellitus; y que tomen alguna medicación de las siguientes: diuréticos, hipotensores, anticolinérgicos, antidepresivos y psicótropos. También se incluyen aquí personas incluidas en el Proceso Asistencial Integrado del trastorno mental grave, así como niños menores de 4 años y especialmente lactantes.

El nivel 1 está integrado por mayores de 65 años, que vivan solos o con su cónyuge mayor también de 65 años, que tengan más de una de las siguientes patologías: EPOC, insuficiencia cardiaca, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión y diabetes mellitus; que tomen más de una medicación de las siguientes: diuréticos, hipotensores, anticolinérgicos, antidepresivos y psicótropos; y que tengan una vivienda difícil de refrigerar.

Por último, el nivel 2 se refiere a personas que vivan solos, que tengan más de una de las siguientes patologías: EPOC, insuficiencia cardiaca, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión y diabetes mellitus; que tomen más de una medicación de las siguientes: diuréticos, hipotensores, antidepresivos, anticolinérgicos y psicótropos; y que tengan una vivienda difícil de refrigerar y que no reciban nunca visitas.