Melilla, 18 jul (EFE).- El Gobierno de Melilla ha negado hoy que se pretenda "fastidiar" a la población musulmana estableciendo condiciones para el paso de borregos marroquíes para la celebración del Aid El Kebir debido al brote de fiebre aftosa, y ha asegurado que esta Pascua Grande se celebrará "sin ningún tipo de problema".

A preguntas de los periodistas, el presidente melillense, Juan José Imbroda, se ha referido así a las críticas de Coalición por Melilla (CPM), principal partido de la oposición y de mayoría musulmana, al que ha acusado de estar haciendo "un uso torticero, retorcido y de mala fe" con su planteamiento en defensa del borrego marroquí.

Imbroda ha dicho que aunque no es un experto en religión, se ha informado y ha podido comprobar que la tradición no exige que el borrego que hay que sacrificar en la pascua del Aid El Kebir tenga que ser procedente de Marruecos, sino simplemente requiere un cordero para llevar a cabo el rito del sacrificio.

Ha señalado además que, aunque por ahora no haya constancia de que ganaderos melillenses tengan intención de importar borregos de Marruecos con las condiciones establecidas por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), "tendrán que traerlos de otro sitio" y "la fiesta se podrá celebrar en paz y sin problema".

"Corderos en España hay millones", ha recordado Imbroda al señalar que un millón y medio de musulmanes de la península celebran el Aid El Kebir con borregos criados en la península "sin ningún tipo de problema", al igual que ocurrió el año pasado en Melilla, cuando el Ministerio prohibió la entrada de animales por el brote de fiebre aftosa.

Ha afirmado que desde el Gobierno van a velar "para que se cumpla escrupulosamente la religión", y "todo lo demás es intentar herir, dividir, e intentar sacar un voto de una parte del colectivo musulmán", algo de lo que ha acusado a CPM, que con la polémica del borrego marroquí "se aferra a un motivo de carácter religioso cuando no lo tiene".

Además, ha lamentado que los cepemistas tengan opiniones "sesgadas, tendenciosas y de mala fe" con fines electorales para tener a una parte del colectivo musulmán "fidelizados o colonizados", provocando "confusión" y sin tener en cuenta que Melilla forma parte de España y "hay que cumplir las leyes y normas españolas" que ha hecho un Gobierno "legítimo y democrático".