Cuando la leche es un producto inaccesible

La Caixa mantiene abiertas varias líneas de donación para colaborar con esta campaña solidaria/SUR
La Caixa mantiene abiertas varias líneas de donación para colaborar con esta campaña solidaria / SUR

Obra Social La Caixa y Bancosol lanzan la quinta edición de 'Ni un niño sin bigote' para garantizar leche entre familias en riesgo de exclusión social

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Casi 22.000 niños requieren la atención del Banco de Alimentos en Málaga por encontrarse en riesgo de exclusión social. No tienen garantizados los derechos más básicos. Un simple vaso de leche, que según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) proporciona a los menores de cinco años el 21 por ciento de sus necesidades de proteínas y el ocho por ciento de calorías y nutrientes, se convierte para ellos en un producto inaccesible. El problema se agrava en las vacaciones de verano, cuando los comedores escolares limitan o paralizan su actividad. La campaña 'Ningún niño sin bigote', organizada por Obra Social La Caixa y el Banco de Alimentos, calcula que en julio y agosto estos niños necesitarán unos 175.000 litros de leche.

¿Cómo colaborar con la gran recogida de leche?

El plazo para la recogida física de leche acabó este pasado fin de semana, pero aún hay formas de colaborar con esta iniciativa. Pueden hacerse donaciones en cualquier oficina o cajero automático de CaixaBank, en CaixaBankNow o con el envío de mensajes (SMS) con la palabra LECHE al 38014. También se pueden realizar aportaciones en www.granrecogidadeleche.es. Una donación de cuatro euros aporta leche para un niño durante dos meses, mientras que con ocho euros se cubren las necesidades de lácteos para cuatro meses. Con doce euros la ayuda se prolonga durante seis meses. Estos canales de ayuda permanecerán abiertos hasta el 30 de agosto.

La responsable de Acción Social de La Caixa en Andalucía Oriental y Murcia, Yolanda Solero, destaca «el trabajo desarrollado por cada uno de los miembros del equipo de CaixaBank en Málaga», a quienes reconoce «el esfuerzo extraordinario que están realizado durante todos estos días para cubrir las necesidades alimentarias más básicas de niños y niñas que viven muy cerca de nosotros y que, sin esta labor, no podrían obtener productos básicos», como un litro de leche a la semana. Solero también agradece «a los voluntarios de La Caixa que han coordinado muchas de las actuaciones que se han celebrado».

Desde Bancosol insisten en la importancia de sacar esta campaña adelante «porque las donaciones de Navidad, cuando más solidaridad se demuestra, comienzan a agotarse a estas alturas del año». Salcedo recuerda que «a menudo tenemos los corazones blandos sólo en la época navideña, pero las necesidades hay que cubrirlas todo el año». La relación entre Obra Social La Caixa y este banco de alimentos se extiende a otros proyectos, muchos de inserción laboral: «Tratamos de cerrar el círculo para que las personas en riesgo de exclusión social tengan oportunidades reales de contratación».

La quinta edición de esta gran recogida de leche, que se extiende por todo el país, trata de abastecer las necesidades de las familias en riesgo de exclusión en torno a este producto básico. Los bancos de alimentos vuelven a lanzar un grito de socorro: tienen que duplicar las provisiones de leche después de distribuir 32,5 millones de alimentos lácteos (incluyen yogures y natillas además de leche, pero no quesos) en 2018. Este año deben reunir el doble de productos para alcanzar el objetivo mínimo recomendado por los expertos: un litro de leche por persona y semana. Los bancos de alimentos se han marcado además el reto de llegar a los tres litros mensuales de leche por niño.

En Andalucía se recogieron 138.232 litros con la acción solidaria 'Ningún niño sin bigote' desarrollada el año pasado, la mayor aportación de lácteos registrada en el Banco de Alimentos. La campaña alcanzó el récord de 1,5 millones de litros de leche en todo el país, provisiones de las que se beneficiaron más de 30.000 familias durante el verano, cifra que equivale a unas 120.000 personas en riesgo de exclusión social. El presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidro Fainé, recuerda que «asegurar una nutrición completa para todos los niños y niñas es la base para romper el círculo de la pobreza» desde la primera infancia: «Sólo con una dieta equilibrada, los menores podrán prestar toda su atención en la escuela y desarrollarse plenamente, física, social y emocionalmente, algo fundamental para conseguir la igualdad de oportunidades».

Rafael Salcedo, adjunto a la presidencia de Bancosol, el Banco de Alimentos de la Costa del Sol, que distribuye los productos entre las asociaciones de protección a la infancia, incide en que la necesidad de leche «es primordial, porque cultural y nutricionalmente es uno de los productos más demandados por las familias». El Área de Beneficiarios de este banco de alimentos se encarga del seguimiento a las entidades y personas dadas de alta, que deben contar con un informe elaborado por trabajadores sociales que certifiquen su situación de necesidad. Bancosol actúa así «como gestor y garante» de las donaciones recibidas, un punto clave en la transparencia de las campañas solidarias.

Uno de cada tres menores, en concreto el 28,3 por ciento, se encuentra en riesgo de pobreza en España, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social que indica el porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social (Arope, por sus siglas en inglés). En total, son 2,2 millones de niños y niñas. De ellos, más de 225.000 menores se benefician de la labor de los bancos de alimentos para cubrir sus necesidades nutricionales. Estos bancos, encargados de la distribución de productos básicos, atienden a 1,2 millones de personas en todo el país.

En la campaña han participado instituciones y empresas malagueñas como la Asociación Malagueña de Hosteleros (Mahos), el Málaga Club de Fútbol, la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), el Teatro del Soho CaixaBank, la Diócesis de Málaga (DECA), las Bodegas Málaga Virgen, Fuerte Group, Puerto Seco, El Pimpi, Fitoagro, Picking Málaga o Real Club Mediterráneo, además de artistas y deportistas como Antonio Banderas, Elvira Sastre o los jugadores del Málaga CF. «Son prescriptores que respaldan la campaña y la confianza a los bancos de alimentos, que somos serios y rigurosos», explica Salcedo.