INPAVI ayuda a más de 300 familias malagueñas a través de un reparto de alimentos, ropa y enseres de bebé

INPAVI ayuda a más de 300 familias malagueñas a través de un reparto de alimentos, ropa y enseres de bebé
E. Cabeza

La ONG lleva más de 20 años ayudando a familias en riesgo de exclusión

ELENA CABEZAMálaga

La solidaridad tiene nombre y apellidos en Málaga. Y uno de ellos es Integración para la Vida (INPAVI). Como sus propias siglas indican, esta ONG es una esperanza para la integración social de muchos malagueños. O una «inversión en sus propias vidas», como le gusta llamarlo a Eva Pascual, delegada de la organización en la capital costasoleña.

INPAVI lleva más de veinte años ayudando a cientos de familias malagueñas en riesgo de exclusión a insertarse en la sociedad. Y viene haciéndolo a través de tres programas: Entrada, Integra y DAS. Si el primero consiste en un reparto de alimentos, ropa y enseres de bebé para cubrir las necesidades básicas de las personas que requieren esta ayuda; el segundo es un proyecto psicosocioeducativo donde la ONG interviene con las familias; y el tercero es un desarrollo de actividades solidarias para que los propios beneficiarios ayuden a los demás.

Desde INPAVI son conscientes de que el primer paso para ayudar a las personas en riesgo de exclusión social es «suplir sus necesidades básicas» y, por ello, la ONG entregará a lo largo de este fin de semana 50 toneladas de alimentos, 2.800 prendas de ropa y diversos juguetes a más de 300 familias malagueñas. «Queremos ayudar a estas personas a que salgan de esa situación, pero nuestro objetivo no es sólo que salgan de ahí, también que se integren de nuevo en la sociedad y que ayuden a otros», explica Laura Chaparro, una de las voluntarias.

Los alimentos, que han sido recogidos por la propia organización y el Banco de Alimentos, son la primera esperanza para el futuro de estas familias malagueñas, que ven en INPAVI solidaridad a toneladas.