El deportista rondeño Abel Aguilera cruzará el Lago Ness a beneficio de Fundación Andrés Olivares

Abel Aguilera, después de participar en un Ultraman de Australia./SUR
Abel Aguilera, después de participar en un Ultraman de Australia. / SUR
Acción Solidaria

Ya ha participado en otros retos como el Ironman de Lanzarote 2016 y en el Ultraman de Australia el pasado año

MARÍA GARCÍA

El deportista rondeño Abel Aguilera, cruzará a nado el mítico Lago Ness el próximo 5 de agosto en un nuevo reto solidario, ya que lo hará con el objetivo de conseguir fondos para la fundación Andrés Olivares, uno de los colectivos malagueños más activos en la lucha contra el cáncer infantil.

El rondeño, que ya ha participado en otros retos deportivos como el Ironman de Lanzarote en el año 2016 y en el Ultraman de Australia el pasado año, donde fue el único español participante, se enfrenta ahora a un reto único: en un enclave espectacular y mítico como supone el lago escocés, Aguilera tendrá que recorrer nadando unos 16 kilómetros, un reto que cuenta con la dificultad añadida del temor que le produce al rondeño «hacer deporte sobre aguas profundas».

Eso sí, «cualquier reto es pequeño si tenemos en cuenta el toque solidario del mismo» y es que bajo el lema 'Juntos contra el miedo', el rondeño se encuentra en estos días previos a su gran hazaña recaudando fondos para destinarlos a la fundación Andrés Olivares. El método es muy sencillo: una campaña de crowdfunding, difundida mediante las redes sociales gracias a la cual cualquier persona interesada podrá colaborar a través de una aportación económica que puede oscilar entre un céntimo y un euro, así como a través de la venta de camisetas. Todo es poco para un colectivo fundado por un padre, Andrés Olivares, que vivió en primera persona cómo «cuando el cáncer infantil entra en una casa es un mazazo que sacude a todo el núcleo familiar».

Él es un superviviente

El deportista rondeño más solidario también sabe en primera persona lo que es sufrir en sus propias carnes una de las peores enfermedades, ya que hace cuatro años a Aguilera le diagnosticaron un linfoma de no Hodgkin en estadio IV, un fuerte golpe que en lugar de frenarle le ha servido al rondeño como aliciente para hacer frente a retos deportivos, como el del Lago Ness, de una dureza extrema. La clave está, según el propio deportista, en enfrentarse a sí mismo, es decir, una vez superada la enfermedad, el mayor reto consiste en ponerse «a prueba uno mismo».

Lo cierto es que este solidario rondeño, que vivió, por desgracia, la dureza de la enfermedad, está convencido de que cualquier ayuda es poca para acabar con la lacra del cáncer. Él lo hará en un contexto único: el del mítico Lago Ness, rodeado de misterios y leyendas en torno a sus dieciséis metros de profundidad de agua dulce en las Tierras Altas de Escocia.

Aguilera, superviviente del cáncer, superará sus miedos y lo hará para que cada vez haya más opciones y salidas para los nuevos pacientes de una de las enfermedades más comunes del siglo XXI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos