Bancosol alerta de un «preocupante retroceso» en la recuperación de las familias

Un momento de la reunión. /Migue Fernández
Un momento de la reunión. / Migue Fernández

El banco de alimentos atiende en la actualidad en Málaga a 45.000 usuarios, cuando en los picos más severos de la crisis esta cifra escalaba a los 58.000

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Existen muchas maneras de medir la recuperación económica de las familias una vez que desde la mayoría de los sectores se da por zanjada la crisis. Los brotes verdes, que llaman. Una de estas herramientas está en el número de atenciones que entidades como Bancosol aún presta a los que han ido quedando por el camino. Y es en estas cifras donde se aprecia un dato inquietante que también confirma su presidente en Málaga, Joaquín Jiménez: «Sí hay cierta recuperación económica, pero ya estamos viendo de nuevo un preocupante retroceso». En datos, esta sensación de Bancosol, sin duda una de las instituciones más activas y acreditadas para medir estas realidades sociales cambiantes, el banco de alimentos sigue asistiendo en la provincia a 45.000 personas. «La cifra aún es muy grande», sostiene Jiménez mientras señala desde la ventana de una de las oficinas de Bancosol la impresionante nave industrial llena de palés con productos y alimentos que posteriormente se repartirán entre esos usuarios que no logran visualizar esos brotes verdes ni en sus vidas ni en sus estómagos.

Esa cantidad de 45.000 personas atendidas sigue siendo «muy grande», aunque está lejos de los picos de 58.000 que llegaron a registrar en los peores años de la crisis. Aquel escenario dantesco, sin embargo, ha dejado un panorama con poco margen para la esperanza y que dibuja el propio Jiménez haciendo uso del término «trabajador pobre». «Eso es lo que desgraciadamente nos ha dejado la crisis. Gente que no puede mantener a su familia ni siquiera en el caso de que entren dos sueldos en casa. Hay muchas personas que siguen viviendo en una situación de indignidad absoluta», denuncia Jiménez, quien constató «una paulatina bajada en las atenciones desde 2013» pero que en los últimos tiempo ha visto cómo esta tendencia ha parado en seco.

El presidente de Bancosol en Málaga exponía estas reflexiones con motivo de un encuentro que ha tenido a la sede de capital como epicentro la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL). En concreto, la entidad ha acogido la reunión que cada tres meses celebra su Comité Ejecutivo, el máximo órgano de gestión y representación de la Fesbal, y que con este gesto ha querido reconocer el trabajo que hace Bancosol en Málaga. «Son una referencia en la federación, han sido pioneros en muchos ámbitos y sin duda están entre los cinco más activos», ha celebrado esta mañana el presidente del comité, Juan Vicente Peral, en cuya plataforma se integran los 55 bancos de alimentos que en la actualidad funcionan en España. Peral ha indicado que la cifra de las personas atendidas en el ámbito estatal asciende a 1,2 millones de personas, y que el dato ha ido descendiendo a razón de un 9% al año desde 2013. Aún así, Peral ha insistido en la necesidad de seguir trabajando desde todos los frentes -tanto desde el público como del privado- y sumarse, por ejemplo, a iniciativas como la de la Gran Recogida, que cada año sirve para abrir una ventana a la realidad que viven los que aún siguen en los márgenes del camino de la recuperación.

Migue Fernández

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos