Más de 1000 'Post-it' para recordar a las víctimas de violencia machista

Las estudiantes frente a su obra solidaria /SUR
Las estudiantes frente a su obra solidaria / SUR

La obra pretende visibilizar y concienciar la cifra de mujeres asesinadas mediante una obra temporal de 1,70 metros de altura

MARINA G. PEDRAZA

La violencia machista no entiende de fronteras, así lo demuestran Chiara Erecolni, Sara Castaldi y Valeria Minerva, tres alumnas italianas de intercambio que desde la Asociación Arrabal visibilizan la cifra de mujeres asesinadas por violencia machista desde 2003 mediante un mural de más de 1.000 'Post-it'.

«Cada hoja representa una mujer asesinada en España desde el 2003 por violencia machista«, explican las propias estudiantes en una carta. »Nosotros les dimos vía libre«, relata Juan de Luca, responsable de la asociación. »Trasladar sus disciplinas al servicio de los derechos sociales ha supuesto algo muy importante«, confiesa. En tan sólo dos semanas Sara, Valeria y Chiara desarrollaron este acto de visibilización. «Lo realizaron por las mañanas. En un principio fue una lluvia de ideas con datos y estadísticas. Ellas ya hicieron diferentes propuestas relacionadas con las flores o haciendo la metáfora de la personificación de la mujer», explica de Luca.

Cada color tiene un su significado preciso: «la flor amarilla y el sangre rojo representan la España; el viola del tallo es el color de la violencia sobre las mujeres; el rosa del círculo es la feminidad, oprimidas por el azul, símbolo del machismo que las hizo víctimas», detallan las estudiantes. En la lluvia de ideas la flor siempre estaba presente. «Es símbolo de renacimiento», afirman. El mural mide 1,70 metros, «como una persona de media altura». «La flor tiene el tallo roto y pierde los pétalos para testimoniar la violencia sufrida , pero se queda en pie como símbolo de esperanza», justifican.

Querían salirse de lo común, algo que «fuera memorable», detalla de Luca. «¿Una cifra tan grande cómo se podía traspasar? Si cada 'Post-it' que estamos viendo en la pared es una mujer, es para pararse a pensar», reflexiona, «Lo bonito es que no se quede en sólo una estadística».

Aunque la técnica utilizada la hace una obra temporal, el mensaje no lo es, «las víctimas no están disminuyendo», precisan las estudiantes, «por eso es importante recordarles y no permanecer pasivo antes a un fenómeno que toca no solo esas mujeres, sino todas las personas».

Sara, Valeria y Chiara realizaron aquí unas prácticas de dos semanas gracias a esta asociación, que acoge prácticas nacionales como internacionales. Estas prácticas están dentro del programa Erasmus + y se ha hecho a través de la empresa Tribeka. Ellas realizan sus estudios en Roma, en este caso en el Liceo de Arte Estatal.

La Asociación Arrabal quiere repetir este tipo de actividades. «Si se puede repetir en cada oficina o lugar público estaría bien», confiesa de Luca.

La Asociación Arrabal-AID es una entidad que desde el 1992 trabaja en la inclusión social y laboral de las personas. Atienden a todos los colectivos pero sobre todo en las que están en situación de vulnerabilidad, como es el caso de las personas sin hogar, personas reclusas o parados de larga duración. Asimismo realizan proyectos internacionales, talleres de alfabetización digital y ayudas a la creación de empresas.

Temas

Erasmus