En libertad tras robar 12 huchas con donativos para una enferma de cáncer

Las dos imputadas habrían sustraído las alcancías el mismo día que salieron del juzgado tras otro arresto por hurtos en peluquerías

J. CANO , A. PELÁEZMÁLAGA
La familia de Lorena recauda fondos para pagar su tratamiento. :: SUR/
La familia de Lorena recauda fondos para pagar su tratamiento. :: SUR

Lorena Herrera está casada, es madre de tres hijos y tiene un grave tumor cerebral que no puede ser operado. Necesita un tratamiento que cuesta 3.000 euros cada 10 sesiones, y carece de recursos económicos para pagarlo. A su familia se le ocurrió sembrar Vélez-Málaga (donde residen) con más de 200 huchas para recaudar fondos y financiar los gastos. Y lo están consiguiendo, porque los vecinos se han volcado con su caso. Pero la solidaridad se ha mezclado con la indignación al descubrir que hace unos días alguien robó 12 alcancías.

Cuando la policía investigó las cámaras de seguridad de los comercios asaltados, se encontró con dos caras conocidas. Las supuestas autoras eran dos mujeres a las que habían detenido esa misma semana por hurtos continuados en peluquerías. El jueves pasado volvieron a arrestarlas, esta vez acusadas de sustraer las huchas. Y, de nuevo, quedaron en libertad.

Todo comenzó el día 15 de mayo. En una misma mañana, y en muy corto espacio de tiempo, desaparecieron 10 de las alcancías en otros tantos establecimientos, como bares, tiendas o farmacias situadas en la zona de Camino Viejo de Málaga. «Las dos mujeres entraron y pidieron permisos para ir al servicio», relata el camarero del bar Mónica. «Cuando salieron, prosigue una de ellas me pidió una bebida y aprovecharon que me di la vuelta para coger la hucha. Después comprobamos que entraron en el aseo para abrir una hucha que habían robado en una tienda de aquí cerca». El dueño de ese comercio es José Luis Piédrola. «Nos dimos cuenta de que la habían sustraído cuando los familiares de Lorena vinieron a pedirla. Aprovecharon un momento que había mucha gente. Una de ellas entretuvo a la dependienta y la otra se encargó de cogerla».

Cuatro días después, volvieron a actuar. La policía les imputa el hurto de otras dos huchas en el municipio utilizando el mismo modus operandi. Aunque la cifra exacta de lo sustraído es imposible de calcular, los investigadores estiman que el botín podría alcanzar los 3.000 euros.

Tras visionar las imágenes de las cámaras de seguridad los comercios, los agentes comprobaron que, el mismo día que comenzaron a desaparecer las huchas, las dos mujeres habían sido puestas en libertad tras ser detenidas por hurtos en peluquería. La hipótesis que manejan los agentes es que se habrían dedicado a sustraer las alcancías en el trayecto que va del juzgado a la parada del autobús que cogieron para volver a Málaga, donde residen.

Pese al varapalo que supuso el robo, la familia ha recaudado lo suficiente para que Lorena comience el tratamiento. «No tenemos palabras para agradecer todo lo que Vélez-Málaga está haciendo por nosotros, ni para devolver todo lo que nos están dando», manifestó ayer agradecido el tío del marido de la mujer enferma, Adolfo Aragüez.